6 tips y recomendaciones para una manicura en casa perfecta

Dado que las grasas de las cremas pueden dificultar la fijación del esmalte, cuando nos hidratemos las manos debemos evitar la zona de las uñas

Las manos son una parte importante de nuestra belleza y presentación personal. Por eso, para mantenerlas bonitas, limpias y bien presentadas, existen centros que ofrecen la realización de manicura.

Este procedimiento mima las manos y le da una hermosa apariencia a las uñas.

En la actualidad, muchas personas se han especializado en este tipo de tratamientos de belleza con el fin de ayudar a mejorar el estado de las manos y uñas de forma regular.

Sin embargo, ya sea por problemas de tiempo o económicos, algunas personas no pueden acudir al salón de belleza y es entonces cuando buscan otras alternativas.

Pasos para una manicura en casa perfecta

A continuación, queremos compartir algunas recomendaciones básicas para realizar una manicura casera perfecta en caso de no poder acudir a un profesional, ya sea por cuestiones económicas o de tiempo.

1. Elimina el esmalte anterior

El primer paso será eliminar esos restos de esmaltes que suelen quedar adheridos a las uñas de una manicura anterior.

Elige un quitaesmalte suave para las uñas, ya que hay algunos que contienen compuestos agresivos que las pueden debilitar.

Empapa un algodón con el producto y luego aplícalo con una leve presión durante un minuto para disolver el producto anterior y así retirarlo con facilidad.

Evita frotarlo hacia un lado y otro porque lo único que vas a lograr es manchar los dedos.

Ver también: Los efectos peligrosos y perjudiciales de morderse las uñas

2. Lima para darles forma

Lima-para-darles-forma

La lima es el elemento estrella de la manicura. Permite darle forma a las uñas antes de trabajar con las cutículas y con el resto de productos.

Se deben elegir limas de cartón ya que las metálicas tienden a debilitar y quebrar la uña con facilidad.

Para limar, haz el movimiento en la misma dirección, evitando el famoso zigzag que puede dañar la uña. Muévela desde los lados hacia el centro de manera muy suave, dándole la forma deseada.

Evita limar la superficie de las uñas ya que estarás  eliminando su capa protectora y las debilitarás.

3. Sumerge las manos en agua caliente

Sumerge

El agua caliente ayuda a relajar las manos y a suavizar las cutículas para que sea más sencillo tratar esta parte de las manos.

Los expertos recomiendan evitar cortar las cutículas, ya que esta tiene una función protectora en la uña y, al cortarlas, crecerán cada vez más duras.

En este paso, eliminaremos las que están adheridas a la superficie de la uña, utilizando una crema específica y un palito de naranjo.

4. Hidratar y aplicar una base

Después de sumergir las manos en agua se debe aplicar una crema hidratante, sin tocar las uñas porque la grasa de estos productos puede dificultar la fijación del esmalte.

Antes de aplicar el color, recuerda utilizar una buena base para evitar decoloraciones amarillentas y de esta forma pulir la superficie.

5. Aplicar el esmalte

Aplica-el-esmalte

Elige el color de esmalte que más te guste y aplícalo empezando desde el centro de la uña hacia afuera, antes de dar otras dos pinceladas a los lados.

Lo ideal es aplicar dos capas para que el color quede brillante y perfecto. Para ello, aplica primero una y espera a que se seque para aplicar la otra.

Debes evitar ponerle más capas porque lo único que vas a lograr es que el esmalte no se adhiera de forma adecuada a la uña y se caiga rápidamente.

6. Terminar con un brillo secante

Para terminar una manicura perfecta, espera unos segundos a que el esmalte se seque y luego aplícale unas gotas de esmalte secante sin color para una máxima duración y un toque de brillo extra.

Para tener en cuenta

Las manos y las uñas están expuestas a factores que las pueden ensuciar, afectar su salud y darles una apariencia poco agradable. Por esto, se recomienda hacerse una manicura como mínimo una vez por semana.

Si tienes las uñas frágiles, se debe evitar el uso de esmaltes agresivos, ya que podrían empeorar el problema. En este caso, lo mejor es limpiarlas y utilizar un producto fortalecedor antes de darles color.