6 tratamientos medicinales para curar el hígado graso naturalmente

Además de incluir estos tratamientos en nuestra rutina diaria es fundamental que adoptemos una dieta saludable y que practiquemos ejercicio de forma regular para evitar la acumulación de grasa.

El hígado graso o esteatosis hepática es un trastorno bastante común hoy en día, producto de una dieta alta en grasas y un estilo de vida sedentario. No obstante, con una dieta adecuada se puede curar el hígado graso de una manera completamente natural.

Se estima que uno de cada cinco adultos la padecen y una de las mayores preocupaciones es que gran parte de ellos no saben de su existencia por falta de síntomas específicos. Algunos estudios aún continúan estudiando en la actualidad la prevalencia de esta enfermedad.

Por fortuna, en la mayoría de los casos no se produce en forma grave y casi siempre se puede revertir su impacto mediante la adopción de algunos hábitos saludables. Hoy descubriremos algunos de ellos.

¿Qué es el hígado graso?

Se trata de un trastorno que se produce cuando la grasa representa entre un 5% y 10% del peso total del hígado.

Gran parte de los diagnósticos se les dan a los pacientes que padecen de diabetes o que están en una edad promedio de 45 – 50 años. Dependiendo de su causa, el hígado graso está clasificado en dos tipos y de ahí depende su tratamiento.

Hígado

 

Te recomendamos leer: Frutas adecuadas para combatir el hígado graso

1. Hígado graso por alcohol

Está causado por el consumo excesivo de alcohol, que conduce al daño del hígado haciéndolo incapaz de descomponer las grasas que allí se van acumulando.

La buena noticia es que se puede revertir en un periodo de hasta 6 semanas, siempre y cuando la persona deje para siempre el hábito de beber alcohol. De lo contrario, el trastorno puede seguir avanzando hasta desarrollar cirrosis.

2. Hígado graso no alcohólico

En este caso su principal causa es la obesidad, condición que se desarrolla como resultado de una mala alimentación y falta de ejercicio. Por lo tanto, un cambio drástico podría curar el hígado graso.

Así mismo, puede tener origen en la diabetes tipo 2, el colesterol alto, lo niveles altos de triglicéridos y el síndrome metabólico.

¿Se puede curar el hígado graso de forma natural?

Los tratamientos medicinales alternativos son uno de esos buenos complementos que se pueden tener en cuenta cuando se quiere curar esta afección para prevenir enfermedades crónicas.

En este artículo vamos a compartir contigo una serie de remedios 100% naturales que pueden ayudar a hacerle frente a esta condición para impedir su avance y que desemboque en consecuencias peores.

1. Alcachofas

Este vegetal es muy bajo en calorías y tiene una acción diurética que apoya la eliminación de líquidos retenidos para mejorar el funcionamiento del organismo en general.

Alcachofa para curar el hígado graso

Su capacidad para controlar los niveles de colesterol alto y azúcar en la sangre es uno de sus principales beneficios contra el hígado graso, ya que ayuda a disminuir la absorción de grasa.

La mejor forma de consumirla es en su estado natural o en preparaciones ligeras como al horno o cocida. Se aconseja su ingesta mínima 2 veces por semana.

2. Toronja

Este popular cítrico no solo es bueno para bajar de peso y prevenir la diabetes, sino que también apoya el alivio de la esteatosis hepática.

Descubre: Consume jugo de toronja después de las comidas y pierde peso fácilmente

Un compuesto de la toronja conocido como la naringenina podría ser la responsable de facilitar la oxidación de compuestos grasos. El zumo de toronja 100% natural es la mejor manera de disfrutar de todas sus propiedades.

3. Rábanos

Bajos en calorías, los rábanos tienen una acción antiinflamatoria y depurativa que contribuye a curar el hígado graso.

Su consumo frecuente ayuda a curar el hígado graso, pues disminuye la grasa corporal e impide que se siga acumulando en este importante órgano. Los rábanos se suelen incluir crudos en ensaladas y batidos.

Rábanos

4. Remolacha

Esta hortaliza tiene una poderosa acción depurativa que facilita la eliminación de grasa y otras sustancias de desecho que se acumulan cuando el hígado no trabaja en óptimas condiciones.

Su consumo crudo en zumo natural o batidos es la mejor alternativa para aprovechar al máximo sus propiedades. No obstante, se puede hervir en un poco de agua para preparar ensaladas y otras recetas.

5. Diente de león

La infusión de diente de león se ha ganado uno de los primeros lugares dentro del catálogo de remedios naturales para depurar el organismo y mejorar el funcionamiento hepático.

Sus propiedades nutricionales ayudan a depurar el hígado para eliminar las sustancias de desecho y aumenta el metabolismo para facilitar la quema de grasas. Una infusión de diente de león 3 veces al día es suficiente para obtener este beneficio.

6. Cardo mariano

El cardo mariano es una de las plantas más populares en el tratamiento de la esteatosis hepática. Su extracto contiene un compuesto conocido como silimarina, activo medicinal que podría proteger el hígado contra los radicales libres.

En tiendas naturistas ofrecen este producto en cápsulas o extracto natural. Cualquiera que sea la elección, debe tener como mínimo 80% de silimarina.

Ahora que ya sabes cómo curar el hígado graso esperamos que te animes a iniciar este cambio en tu dieta que no te supondrá ningún esfuerzo y que te va a beneficiar.