6 trucos para comer sano sin que tus compras se encarezcan

La compra de alimentos naturales en mercados locales puede resultar mucho más económica que la de los envasados. Además nos aseguramos de la procedencia ecológica del producto

No podemos negar que muchos de los alimentos ecológicos y saludables que venden en el mercado tienen precios más elevados que los procesados.

Esto explica por qué algunas personas llevan un plan de alimentación incompleto, rico en calorías y con sustancias artificiales que le hacen daño a la salud.

No obstante, es un asunto que genera controversia, ya que un buen comer no siempre es sinónimo de gastar grandes sumas de dinero.

De hecho, hay compras muy económicas que permiten llevar una dieta balanceada y con todos los nutrientes necesarios para el organismo.

En esta ocasión te queremos compartir 6 interesantes trucos que te ayudarán a hacer mejores elecciones alimentarias en tu lista de compra, sin que eso implique encarecerla.

¡Toma nota!

1. Compra porciones moderadas o congela

Compra porciones moderadas o congela

Si compras en porciones moderadas evitarás que los alimentos se echen a perder y, por lo tanto, desperdiciarás menos.

En caso de no contar con suficiente tiempo para ir con frecuencia al mercado puedes optar por congelar o usar algún método de conservación.

Casi todos los tipos de frutas y verduras se pueden almacenar por varias semanas en el congelador para prolongar su vida útil.

Con este truco podrás aprovechar las temporadas de los alimentos, ya que podrás adquirirlos a precios más bajos para tenerlos disponibles por varias semanas.

2. Incrementa el consumo de agua

Ya hemos perdido la cuenta de las veces que hemos hablado sobre la importancia de incorporar, por lo menos, dos litros de agua en la alimentación diaria.

Sin embargo, como sabemos que muchos suelen olvidarlo, destacamos una vez más que es uno de los hábitos más sanos (y baratos) que podemos tener.

El agua no solo apoya el funcionamiento de los principales sistemas del organismo sino que participa en la purificación de la sangre y la hidratación.

Tomar de 6 a 8 vasos al día es la forma más eficaz de aprovechar todos sus beneficios para la salud.

No olvides leer: Beber agua antes de comer puede ayudarte a perder peso

3. Compra en los mercados locales

Compra en los mercados locales

¿Quieres alimentos 100% orgánicos y baratos? No dejes de adquirirlos en los mercados locales que realizan los pequeños productores.

Te sorprenderás al comprobar que sus productos son mucho más saludables, están libres de pesticidas peligrosos y tienen precios más asequibles.

Sumado a esto, tendrás la ventaja de elegir los que más te gusten y podrás disfrutar de increíbles promociones.

4. Planifica tus comidas

En un principio, la tarea de planificar las comidas semanales puede parecer tediosa. Lo cierto es que no es tan complicado y es una gran forma de asegurarse un menú saludable y controlado en calorías.

Las ventajas de adoptar este hábito es que podrás ahorrar al momento de adquirir exclusivamente los ingredientes que necesitas y, cuando sea hora de comerlos, no tendrás que invertir tanto tiempo en su preparación.

Por otro lado, tendrás una reducción en el consumo de gas, electricidad y agua, ya que elaborarás varias cantidades en un mismo momento.

5. Anímate a cultivar en casa

Anímate a cultivar en casa

Es muy probable que no cuentes con un jardín grande o espacios para hacer tu propio huerto. Sin embargo, eso no quiere decir que no puedas tener uno en casa.

Si estás cansada de pagar grandes sumas para poder comer unas hierbas frescas, verduras y algunas frutas, anímate a sembrar en macetas para interiores.

Esta opción es muy entretenida, fácil de llevar a cabo y da como resultado un suministro interminable de plantas que utilizas con frecuencia en tus platos.

Lo mejor de todo es que podrás recolectar cada cierto tiempo y, si te sobra, puedes aplicar algún método de almacenamiento para que duren mucho más.

Lo importante es que tengas en cuenta el tipo de tierra que necesita cada especie, los fertilizantes y el clima.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 alimentos curativos que puedes cultivar en casa

6. Empieza a sustituir alimentos

Seamos claros: en ocasiones no se trata de precios, sino más bien de gustos. Hay quienes ponen de excusa de los costos porque temen hacer a un lado esos suculentos platos cargados en grasa, azúcares y sodio.

Sin embargo, hay diferencias de precios mínimas y opciones sanas incluso más económicas que las cargadas en calorías.

Por ejemplo, las proteínas que se obtienen de las carnes rojas y los embutidos pueden sustituirse por las que provienen de las legumbres, los frutos secos y los huevos, entre otros.

También puedes cambiar los enlatados por productos frescos, por ejemplo verduras, pescado y maíz.

Poniendo en práctica estos simples consejos te darás cuenta de que mejorar tus costumbres alimenticias no implica gastar demasiado.

Anímate a hacer estos simples cambios y descubre tú misma todos los beneficios.

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar