6 trucos para cortarle las uñas al bebé

Lucía Ramírez 8 junio, 2018
Cortarle las uñas al bebé es una labor que no se puede evadir por más miedo que se tenga de herirlo o lastimarlo. En este artículo te compartimos algunos trucos para superar el temor y no morir en el intento.

Una de las labores aparentemente sencillas en la vida de los padres es cortarle las uñas al bebé. Y decimos aparentemente porque los recién nacidos son muy delicados, especialmente su piel y si no lo hacemos bien incluso podemos lastimarlo.

Por qué cortarle las uñas al bebé

Alrededor del tercer mes de embarazo, el bebé ya tiene uñas en los dedos de sus manos y pies. Por esa razón, cuando nace, el pequeño ya tiene uñas a veces un poco largas.

Generalmente estas son blandas. Por ello, en algunas ocasiones no es necesario cortarle las uñas al bebé puesto que se rompen o se caen por sí solas.

Durante este periodo, algunos padres deciden ponerle manoplas para no arriesgarse a cortarle las uñas al bebé. No obstante, con el pasar del tiempo las uñas se fortalecerán y crecerán.

Cortar las uñas del bebé.

De hecho, en el caso de las manos, se recomienda cortarle las uñas al bebé cada semana; con respecto a las uñas de los pies, se sugiere que sea cada mes.

Si no se controla el tamaño de las uñas, el pequeño podría rasguñarse por sí solo. Así que cortarle las uñas al bebé es una acción que no se puede evadir por siempre. Por consiguiente, en este artículo te compartimos 6 trucos para cortarle las uñas al bebé de manera sencilla.

Lee: Mi bebé tiene un sarpullido, ¿qué es?

1. Usa las herramientas adecuadas

Actualmente existen herramientas específicas para el uso de los bebés: tijeras, limas y cortaúñas. Por ejemplo, las tijeras con puntas redondeadas son los instrumentos más populares y tradicionales entre los padres ya que previenen el peligro de hacer algún pinchazo accidental.

También existen cortaúñas eléctricos que liman las uñas del bebé por medio de vibraciones. Estos han llamado la atención de los padres puesto que no hay riesgo de hacerle daño al pequeño. Aunque una desventaja es que se invierte un poco más de tiempo en el proceso.

Sin embargo, para cortarle las uñas al bebé no necesitas comprar utensilios sumamente especializados. Esta labor también puede realizarse simplemente con una lima de cristal limando las aristas que pudieran producirle rasguños a tu pequeño.

2. Aprovecha sus siestas

Los bebés generalmente son inquietos y se mueven de manera imprevisible. Por este motivo, puedes aprovechar la calma mientras duermen para cortarle las uñas al bebé, especialmente cuando se utilizan las tijeras o los cortauñas.

Bebé durmiendo.

Este truco suele ser de los más efectivos, por eso resulta tan popular. Sin embargo, no debes confiarte. Sujeta a tu pequeño con firmeza para que no lo lastimes en caso de que despierte o se mueva repentinamente.

3. Después del baño: un buen momento

Otro truco efectivo es aprovechar el momento posterior al baño. Además de relajar al bebé, el agua permite que las uñas estén más blandas y flexibles. Así pues, cortarle las uñas al bebé implicará menos molestias. De hecho, será mucho más rápido.

Te puede interesar: ¿Cómo bañar a un bebé recién nacido?

4. Empuja la yema del dedo hacia abajo

Algunos padres temen que, al cortarle las uñas a los bebés, puedan hacerle alguna herida. No obstante, puedes medir de mejor manera la dimensión del corte si empujas la yema del dedo hacia abajo y solo recortas la parte de la uña que se despegue del dedo del pequeño.

Se recomienda cortarle las uñas al bebé siguiendo la línea natural del crecimiento de las uñas pero redondeando sutilmente los bordes de los extremos, o bien limarlos, para que el pequeño no se rasguñe con ellos.

Por otra parte, es importante cuidar el tamaño de la cortadura ya que si se hacen muy cerca de la piel pueden lastimar el dedo del pequeño e incluso infectar la herida. Así que procura dejar un pequeño espacio entre la uña y la piel antes de cortar.

5. Vigila la limpieza

La limpieza es un aspecto importante a la hora de cortarle las uñas al bebé. Por tal motivo, debes procurar que tus herramientas y utensilios estén limpios.

De hecho, una vez que hayas terminado de cortar las uñas, debes retirar los restos que se hayan producido ya que pueden resultar peligrosos para el pequeño.

Higiene del bebé.

Como los trozos de uña son muy pequeños, estos pueden terminar en la boca del bebé o incluso en sus ojos. Así que debes limpiar sus manos con una toallita húmeda, al igual que su ropa y el área en donde lo colocaste para cortar sus uñas.

Además, evita a toda costa utilizar la boca y dientes para cortarle las uñas al bebé. En la boca viven cerca de 50 mil millones de bacterias, algunas de ellas son muy peligrosas, como los estreptococos. Si haces esto, tu bebé estaría en contacto con dichas bacterias y seguramente desarrollará alguna infección. Por favor, no lo hagas.

6. Trabajo en equipo

Conforme el bebé va creciendo, es muy probable que sea más inquieto y se mueva más. Por esa razón, te vendría bien un poco de ayuda extra. Mientras una persona sujeta su mano o pies con suavidad y firmeza, la otra persona puede cortarle las uñas al bebé de manera más rápida y sencilla.

Algunos padres colocan al pequeño en sillitas altas. Mientras un padre distrae al bebé jugando o bailando, el otro puede cortarle las uñas con mayor facilidad. En realidad, el método dependerá de la creatividad de los padres y el trabajo en equipo.

El hábito para cortarle las uñas al bebé

Como ves, cortarle las uñas al bebé no es una labor tan sencilla. Sin embargo, con estos trucos esperamos haberte ayudado. Si los sigues, te sentirás más segura a la hora de realizar las tareas de higiene de tu pequeño.

No debes olvidar que, como toda habilidad, necesitas vencer el miedo y practicar el corte de uñas. Entre más lo hagas, ganarás más seguridad y perfección de la técnica.

En tu experiencia, ¿tienes algún truco que te haya funcionado? ¡Nos encantaría saberlo!

Te puede gustar