6 trucos para fortalecer tu sistema inmunitario

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganeli el 14 enero, 2019
Brunilda Zuñiga · 25 febrero, 2017 · Última actualización: 17 febrero, 2019 17 febrero, 2019
Algo tan sencillo como mantenernos hidratados o dormir bien nos ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico. Hazlo por tu salud.

El sistema inmunológico constituye la barrera defensiva que tiene nuestro cuerpo para protegernos de cualquier ente que pueda hacernos daño. Por eso, fortalecerlo debe ser una de nuestras prioridades si deseamos ser personas sanas.

Sabemos cómo cuidar, por ejemplo, de los dientes y de la piel. Sin embargo, se insiste bastante menos en los hábitos que nos ayudarían a fortalecer el sistema inmunológico. Su importancia es lo que nos ha llevado en esta ocasión a querer hablarte justo de las defensas. Descubrirás aquí, pues, consejos bastante sencillos y altamente recomendados para disfrutar de una mejor calidad de vida en general.

1. Duerme no menos de 7 horas

Dormir mejor sin pastillas

Más que un placer, dormir es una necesidad, porque es indispensable para que tu cuerpo se mantenga sano. Cuando dormimos, las células se regeneran y el cuerpo se recupera del desgaste diario. Esto se debe, en parte, a que durante ese tiempo los anticuerpos del sistema inmunológico combaten los agentes patógenos. Así las cosas, cuando no dormimos lo suficiente, le estamos quitando al cuerpo la oportunidad y el tiempo necesario para su recuperación.

Ahora ya lo sabes: En tu lista de cosas que hacer para mantenerte sano, debes dormir 7 horas cada noche. Así estarás favoreciendo al sistema inmunológico.

Si te interesa ampliar información, puedes leer también: 7 consecuencias de dormir poco.

2. Come más frutas cítricas y vegetales crudos, y menos carnes y lácteos

Las verduras y frutas en general contienen altos niveles de antioxidantes que contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico. Cuando consumes la dosis adecuada de cítricos o bayas, puedes estar seguro de que obtienes la vitamina C y antioxidantes que requieres. Así, al consumir una dieta rica en vegetales y frutas crudas te aseguras de que tu cuerpo está en mejores condiciones para evitar potenciales enfermedades.

Tu sistema inmunológico depende del correcto funcionamiento del intestino. De ahí que consumir mucha carne, huevos o lácteos, condicione negativamente el estado de las defensas. En cambio, los alimentos de rápida digestión como frutas y verduras hacen que se eliminen las proteínas con mayor rapidez.

3. Pratica ejercicios regularmentete-gusta-correr

El ejercicio es de gran ayuda para reducir las posibilidades de contraer enfermedades crónicas y epidémicas. Hacer ejercicio físico no tiene por qué implicar el gasto de mucho tiempo ni dinero.

Piensa en esto: Tienes 24 horas al día, de las cuales 7 son para dormir. ¿De verdad que no puedes destinar 30 minutos a ejercitarte? Basta con reservar una hora al día para hacer algo que te apasione: bailar, practicar yoga, caminar, andar en bicicleta o correr. Cualquier actividad física te ayudará a fortalecer el sistema inmunitario, te hará sentir increíblemente bien y lleno de energía.

Además, el ejercicio es una de las formas más efectivas de luchar contra el estrés. Por ello, al ejercitarte no solo estarás propiciando la mejora de tu salud, sino que hará que te sientas más feliz. Aprovecha, pues, cualquier rato que te quede libre para hacer un poco de ejercicio. Treinta minutos continuos de ejercitación física son tan eficaces como tres lapsos de 10 minutos cada uno.

4. Mantente hidratado

Beber 8 vasos de agua al día, como mínimo, son indispensables para mantenerte hidratado. Así estás fortaleciendo también tu sistema inmunológico. Que alrededor del 80% de nuestro cuerpo sea agua explica que, sin ella, nuestro organismo no pueda eliminar eficazmente las toxinas y otras impurezas que se acumulan a lo largo del día. Y, al no eliminarse, las toxinas quedan circulando en nuestro torrente sanguíneo, lo cual termina por debilitar el sistema inmunitario.

Por otro lado, la deshidratación provoca que tus órganos no funcionen correctamente. Es como dejar la puerta abierta a las enfermedades. Nuestra recomendación, por tanto, es que consumas al menos 2 litros de agua diarios. Te aconsejamos llevar contigo una botella de agua siempre.

5. Mantén una correcta higieneducha

Es el consejo que nos han dado desde pequeños para mantenernos alejados de las enfermedades. Teniendo en cuenta que los agentes patógenos están por todos lados, la higiene es sumamente necesaria.

Las principales recomendaciones son:

  • Cuando no tengas agua a mano, usa gel antibacteriano.
  • Evita llevarte las manos a la boca.
  • Báñate todos los días.

Recuerda elegir los productos de limpieza que no contengan sustancias químicas peligrosas para la salud. Siempre será mejor optar por sustitutos naturales.

Te recomendamos leer: Cómo tratar los principales problemas en la boca.

6. Di no al cigarrillo

Fumar o simplemente inhalar humo afecta a todos los órganos del cuerpo y debilita tu sistema inmunitario. En este sentido, cada vez son más las ciudades en las que se prohíbe fumar en los espacios públicos.  Y es que el tabaco está entre las causas más frecuentes de  la hipertensión y varios tipos de cáncer, particularmente los relacionados con el sistema respiratorio. Además, si estás intentando fortalecer tu sistema inmunitario, el tabaco echará por tierra todos tus esfuerzos.

A modo de conclusión

Sigue estos 6 consejos y experimentarás una mejoría notable en tu calidad de vida. Anímate y deja atrás los hábitos que perjudican tu salud y, en particular, el sistema inmunológico.

  • Agerberth, B., and Gudmundsson, G. H. (2006). “Host antimicrobial defence peptides in human disease”, Current Topics in Microbiology and Immunology, 306: 67-90.
  • Lozano Soto, F. (2012). “Introducción al sistema inmunológico, sus principales elementos y la respuesta inmunitaria”. En Farreras y Rozman. Medicina Interna. Barcelona: Elsevier, pp. 2453-2488.
  • Pancer, Z., and Cooper, M. D. (2006). “The evolution of adaptive immunity”, Annual Review of Immunology, 24: 497-518.