6 trucos prácticos para reducir la grasa de las caderas

El consumo de agua es fundamental para evitar la retención de líquidos y la acumulación de desechos, dos de los factores que dificultan la pérdida de peso

Para mala suerte de muchas, las caderas es uno de los lugares del cuerpo donde más tiende a acumularse la grasa. La mala alimentación, el sedentarismo y, en general, los malos hábitos conllevan a tener más peso de lo debido, lo que aumenta el riesgo de enfermedades y disminuye la calidad de vida.

Debido a esto, es determinante hacer un cambio total en la rutina y procurar incorporar buenas costumbres que ayuden a adelgazar. Con respecto a las caderas, resulta esencial practicar varios tipos de ejercicios, además de seguir otros buenos consejos que ayudan a lograr mejores resultados.

En esta ocasión queremos compartir 6 trucos efectivos que todas pueden tener en cuenta para empezar a quemar la grasa localizada en esta zona.

Medidas que debes adoptar para reducir la grasa de las caderas

1. Hacer ejercicio cardiovascular

Mujer haciendo ejercicio cardiovascular

A través del ejercicio cardiovascular se le puede dar un impulso al metabolismo para que aumente la capacidad para gastar energía y quemar grasas. Este tipo de actividad va de la mano con el entrenamiento de fuerza, que es aquel que sirve para tonificar.

Algunos ejercicios cardiovasculares que puedes hacer en casa son:

  • Bailar.
  • Saltar la cuerda.
  • Subir y bajar escaleras.
  • Saltos en cruz.
  • Sentadillas y abdominales.
  • Levamiento de piernas.
  • Movimiento de bicicleta.

En lo posible han de hacerse a un ritmo relativamente rápido, y completar entre 3 y 4 series por semana, cada una de 45 minutos.

2. Reducir el consumo de sodio

El consumo excesivo de sodio es uno de los mayores impedimentos para perder peso. Aunque este no promueve la acumulación de grasa, sí es un obstáculo para perderla con facilidad. Al almacenarse en el cuerpo causa retención de líquidos e hipertensión arterial.

Por otra parte, el consumo de grandes cantidades de sodio también es un desencadenante de la celulitis, afección cutánea que le da una apariencia de naranja a la piel de las caderas.

3. Incrementar el consumo de agua

Beber agua tibia

Este líquido tan preciado no solo es esencial para el adecuado funcionamiento de los órganos, sino que influye en su desintoxicación y rendimiento. La deshidratación disminuye el rendimiento físico y mental, lo que reduce la habilidad del cuerpo para gastar energías.

También conlleva a sufrir de retención de líquidos y acumulación de desechos, dos factores que, de una u otra forma, impiden llegar al peso deseado. Es esencial beber entre 6 y 8 vasos de agua al día, incluyendo la que proviene de las frutas y vegetales.

4. Decir NO a las bebidas azucaradas

Ningún ejercicio o alimento saludable va a ser eficiente si no se hacen a un lado las bebidas azucaradas. Estas son las responsables de los altos índices de azúcar en la sangre y, por ende, de las alteraciones metabólicas que dificultan la pérdida de peso.

Cuando se toman en exceso acaban por convertirse en grasa en lugar de actuar como combustible del cuerpo.

5. Aumentar el consumo de proteínas

Mujer bebiendo agua

Muchos ignoran la importancia de incluir una buena cantidad de proteínas en su alimentación. Este nutriente le da energía al cuerpo, pero, sobre todo, participa en la pérdida de peso y la formación de masa muscular.

La clave está en saber elegir alimentos sanos que las contengan en buenas proporciones y prescindir de las que están en comidas con altos índices de calorías.

6. Incrementar el consumo de antioxidantes

Los alimentos ricos en antioxidantes son uno de los mejores remedios para desintoxicar el cuerpo y prevenir enfermedades.

Entre estos se incluyen:

  • Brócoli: rico en vitamina C, vitamina A, fibra, calcio y ácido fólico.
  • Espinaca: con proteínas, vitaminas, minerales y fibra.
  • Col o repollo: con cualidades anticancerígenas y cantidades significativas de vitaminas A, B1, B2, B6, C, niacina, calcio, fósforo, magnesio, yodo y potasio.
  • Manzana: que además de vitaminas y minerales contiene un tipo de fibra llamada pectina que reduce las grasas.
  • Plátano: con azúcares naturales que aumentan las energías para mejorar el rendimiento físico.
  • Cítricos: ricos en vitamina C y E, potasio, pectina y otras sustancias antioxidantes.

La combinación de todos estos trucos es la forma más efectiva de conseguir buenos resultados en cuestión de semanas. Lo importante es incorporarlos en la rutina y ser constantes con cada uno de los esfuerzos.