6 trucos sencillos para limpiar la cocina

Lorena González·
16 Septiembre, 2020
Utilizar los productos adecuados o fórmulas caseras de forma asertiva, se pueden obtener muy buenos resultados en poco tiempo. ¡Limpiar la cocina no tiene por qué resultarte un problema!

Limpiar la cocina es algo que a muchas personas les cuesta puesto que no saben por dónde empezar o qué producto utilizar para remover la grasa y la suciedad, sin deteriorar las superficies, terminar todo en poco tiempo y, además conseguir un resultado impecable.

Ciertamente, si hay una zona de la casa que se ensucia con mucha más frecuencia que las demás esa es, sin duda alguna, la cocina.

A continuación te presentaremos algunos trucos que te pueden ser de utilidad a la hora de ponerte manos a la obra con este espacio de la casa que es fundamental que siempre esté bien limpio. 

1. La encimera debe ser lo primero a la hora de limpiar la cocina

Limpiar la encimera de la cocina debe ser lo primero.

Las encimeras son una de las zonas más susceptibles de mancharse. Están hechas de diversos materiales, por lo que es importante asegurarse de que se adquiere un producto adecuado que no dañará esta zona de la cocina. Para ello es fundamental leer la composición de los mismos.

Por ejemplo, en el caso de que tu encimera sea de mármol, puedes limpiarla y hacer que quede impoluta mezclando: el jugo de 1 limón, agua tibia y 1 vaso entero de alcohol de 70º o agua oxigenada (250 ml).

Procedimiento

  • Mezcla el alcohol o el agua oxigenada con el limón y también la cantidad que necesites de agua tibia.
  • Verás cómo, si frotas un poquito, eres capaz de sacar gran brillo a esta zona.

2. Siguiente paso: las campanas extractoras

Las campanas extractoras son otra de las zonas peliagudas de la cocina y hacer una limpieza a fondo en esta parte de la casa es importante. Es una área en la que se acumula gran parte de suciedad y su limpieza requiere de cierto empeño.

En el caso de que tengas una campana extractora de acero, debes saber que para dejarla limpia y completamente desinfectada necesitas un poco de ginebra. Se trata de un truco superútil que también te servirá para limpiar cualquier electrodoméstico o utensilio de acero.

Descubre: 12 usos del bicarbonato de sodio para la limpieza del hogar

3. Ahora, a sacar brillo a los utensilios de la cocina

Ollas y sarténes colgadas
Limpiar acero

Si tus cubiertos están oxidados hay un modo de rescatarlos y conseguir que vuelvan a lucir brillantes. Tan solo necesitarás media cebolla y un poco de sal.

Procedimiento

  • Para recuperar el brillo de tenedores y cucharas puedes usar media cebolla con sal y frotarla sobre las zonas deterioradas.
  • En su defecto, también puedes emplear agua y jabón para lavar los platos. Ambos trucos serían útiles para tal fin.
  • En el caso de que los utensilios sean de cerámica, podrás limpiarlos con un poco de amoniaco y detergente.
  • Si los tienes de madera lo mejor será que los intentes blanquear con agua tibia mezclada con agua oxigenada.

Nota importante: hay expertos en salud alimentaria y otras ciencias, como Deborah García Bello, que afirman que no es recomendable tener utensilios de cocina de madera, puesto que acumulan una gran cantidad de bacterias. 

4. No hay que olvidarse de limpiar el quemador de gas

Al limpiar la cocina no hay que olvidarse del “corazón” de todo, es decir, la vitrocerámica o quemador de gas. Si en lugar de vitrocerámica tienes un quemador de gas tendrás que limpiarlo ayudándote de jabón y agua. Eso sí, no debes olvidar que se deben limpiar solo cuando están fríos.

Cuando hayas terminado, colócalos en su lugar de nuevo y podrás usarlos con total normalidad. Esta zona de la cocina no requiere de una limpieza diaria, pero sí debes mantener una limpieza periódica. En el mercado se pueden encontrar desengrasantes específicos que te ayudarán a acabar con la grasa y la suciedad en esta zona de la cocina de manera mucho más rápida y efectiva .

5. Los muebles de la cocina también hay que repasarlos

Limpiar muebles de la cocina

En el caso de los muebles de cocina puedes preparar un limpiador casero, tan solo deberás mezclar: 1 taza de agua (250 ml), media de vinagre y media de vodka. Esta es una mezcla muy útil a la que sacarás mucho partido.

Procedimiento

  • Para que queden limpios y libres de todo tipo de grasas mezcla todos los ingredientes, agítalos para que se mezclen y vierte en un atomizador.
  • Además, podrá actuar como desinfectante si añades un par de gotas de aceite de eucalipto.
  • Con una mezcla tan sencilla podrás eliminar los restos de cal y además las manchas de grasa que puedan haber en la cocina.

Lee: Cómo usar el vinagre blanco en la limpieza del hogar

6. Ojo con la cal

Para poder olvidarte de la cal no dudes en probar mezclando: agua y dos bolsas de ácido cítrico (200 g aproximadamente, la cantidad que variará en función del tamaño y la cantidad de cal que haya).

Procedimiento

  • Para limpiar tendrás que llenar 2/3 de la tetera o el recipiente escogido con agua fría.
  • Abre la bolsita de ácido cítrico y añade al agua.
  • Lleva a ebullición durante 3 o 5 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado tendrás que revisar si se ha desprendido el sarro o no.
  • Acto seguido, retira tu tetera del fuego y muévela de un lado a otro; los restos de sarro que caigan te mostrarán la eficiencia de la limpieza.
  • Después de limpiar, desecha el agua sucia y también enjuaga la tetera.
  • Por último, solo tendrás que verter agua limpia, hervirla de nuevo y volver a tirarla.
  • Después, repite el procedimiento 2 veces antes de volver al uso normal.

Este es un truco sencillo que te permitirá tener tus utensilios de cocina libres de restos de cal.

Lee: 5 maneras de utilizar bicarbonato de sodio y limón en la limpieza del hogar

Limpiar la cocina no tiene por qué ser una tarea que te tome horas ni demasiado esfuerzo. Con los productos correctos, determinación y agua caliente, se pueden obtener buenos resultados en un lapso de tiempo breve.

Recuerda poner a desinfectar tus paños y utensilios de limpieza (esponjas, cepillos, etc.) una vez que hayas finalizado. Para ello, solo tendrás que sumergirlos en un cubo con agua hirviendo, un poco de bicarbonato de sodio o un chorrito de amoniaco.

  • Departamento Nacional de Planeación (DNP). (2004). Cosméticos y aseo. Cadenas Productivas Estructura, Comercio Internacional y Protección.
  • Limpieza, P. D. E. (2012). Limpieza y desinfección Cap.7. Instituto Nacional de Aprendizaje. https://doi.org/10.1016/B978-84-458-1898-5.50007-9
  • Kahrs, R. (2013). Principios generales de la desinfección. Organización Mundial de Sanidad Animal.