6 usos curativos de la ortiga, ¿mito o realidad?

Yamila Papa Pintor·
23 Octubre, 2019
La ortiga podría ayudarnos tanto en casos de estreñimiento como de gastroenteritis. Conoce sus propiedades.

La ortiga es una planta que puede ofrecer diversas ventajas al organismo. Es muy simple de identificar en un campo, por el borde dentado que presentan sus hojas. Es silvestre y no mide más que un metro de alto.

Si bien es cierto que le han atribuido una mala fama por sus pelos urticantes, también hay que destacar sus bondades potenciales. Descubre en este artículo algunas propiedades de la ortiga para la salud.

Los siguientes posibles efectos de la ortiga no están ciento por ciento comprobados y, de todos modos, podrían no ser igualmente efectivos en todas las personas. Por eso, es fundamental la consulta médica ante cualquier síntoma de los problemas que enumeraremos a continuación.

1. La ortiga podría ser hemostática

Esto quiere decir que la ortiga tiene la capacidad potencial de ayudar a detener las hemorragias, al actuar como un vasoconstrictor. En este sentido, se detalla en estudios como este que este efecto todavía no tiene la evidencia científica suficiente como para ser comprobado.

Con base en estas supuestas propiedades, tradicionalmente se indica a la ortiga como un posible tratamiento para la metrorragia, un sangrado en el útero de la mujer, o la hemofilia, una enfermedad hereditaria que se caracteriza por provocar hemorragias internas o externas muy abundantes.

Y además, podría ser de ayuda y se ha usado históricamente en casos de dismenorrea (la menstruación dolorosa y complicada), hemoptisis (expulsión de sangre por las vías respiratorias debido a una sangrado en los pulmones) y trastornos de la menopausia.

Consulta con tu médico de confianza si padeces síntomas de cualquiera de estas afecciones; nunca recurras a remedios caseros sin su aprobación.

Según las creencias populares, para poder ayudar en el tratamiento de estos problemas es preciso beber una cucharada al día de zumo de ortiga fresca. Se obtiene picando y tamizando la planta, o bien se adquiere en una tienda de medicina natural. Si la hemorragia es nasal, se podría utilizar un método más sencillo: empapar un algodón con ese zumo e introducirlo en la nariz.

2. Estimula la acción del aparato digestivo

La ortiga hace trabajar correctamente al páncreas, a la vesícula biliar y al estómago, por lo que mejora en general a todo el sistema digestivo. Esto se logra debido a la histamina que contiene en sus pelos (conocidos como “urticantes”).

La histamina aumenta las secreciones de jugo gástrico, las enzimas y el ácido clorhídrico, que sirven para desmenuzar mejor los alimentos que contienen lípidos o proteínas.

Conoce 6 señales que te alertan problemas en la vesícula biliar

A su vez, la ortiga contiene mucílagos, una fibra que favorece los movimientos peristálticos intestinales al contraer los músculos, haciendo que el bolo alimenticio pase más rápido al sistema excretor. Es decir que podría funcionar como un laxante; sus efectos fueron comprobados, pero en animales.

La medicina tradicional indica beber una infusión hecha con dos cucharadas de hojas secas por cada litro de agua, antes de las comidas o tres veces al día. Recuerda, sin embargo, que este remedio no reemplaza el tratamiento médico de ninguna manera.

3. Es astringente

La ortiga ofrece una gran cantidad de taninos, sobre todo en su raíz, por lo que podría ser buena para el tratamiento de la diarrea, según estudios. Esta sustancia tiene la capacidad de transformar las proteínas de los alimentos en productos más resistentes a la descomposición.

Para parar una diarrea, las creencias populares recomiendan realizar una infusión con la raíz seca de ortiga, que se hierve por diez minutos y se bebe para conseguir mejoras. Úsala en todo caso como complemento para el tratamiento médico y siempre con la anuencia del profesional.

Visita este artículo: El primer día de gastroenteritis, cuidados básicos

4. Es antiarterosclerótica

Esta patología del sistema circulatorio es provocada por la aparición en las arterias de los ateromas. Se trata de cúmulos lipídicos (colesterol) que se van adhiriendo a la pared interna, por lo que la circulación de la sangre se ve obstaculizada al disminuir el diámetro de paso, lo que aumenta también la presión arterial.

Cuando se forman coágulos y taponan las arterias pueden causar embolia, infartos, etc. Para evitarlo, podría ser positivo consumir ortiga, según investigaciones realizadas en pacientes diabéticos. Se debe a que contiene una gran cantidad de clorofila, que normaliza los niveles de presión arterial según la NCAGR.

El tratamiento en este caso es preparar un zumo de ortiga (licuado); se debe complementar con un control de la dieta reduciendo el consumo de sal y grasas. Una cucharada de zumo por día es la dosis óptima y se obtiene picando, tamizando o licuando la planta, según indican recetas populares transmitidas con el paso del tiempo.

5. La ortiga es antianémica

Cuando la concentración de hierro disminuye en nuestra sangre, se produce la anemia. El consumo frecuente de ortigas podría colaborar en la recuperación de este hierro. 

Lee: Los increíbles beneficios de la clorofila

Existen otras causas para la anemia, como ser falta de vitaminas y minerales. Esto también podría ser tratado con la ortiga (en conjunto con los suplementos que recete el médico), ya que ofrece, entre otros nutrientes, calcio, silicio, zinc, potasio y algunas vitaminas.

Para ayudar a tratar y reducir la anemia, la medicina tradicional indica beber un caldo vegetal que se obtiene cocinando ortigas y otras verduras (puerro, zanahoria, acelga) con agua. Consulta con un profesional de la salud sobre la conveniencia y la frecuencia de consumo de esta receta.

6. Es depurativa y diurética

Sin dudas, es una de las propiedades más destacadas de la ortiga, y las que más se promociona en las tiendas de medicina natural. Al respecto, existen estudios que hablan de su uso histórico con finalidad diurética.

En teoría, la ortiga aumenta la producción de orina debido a la clorofila, el potasio y los ácidos orgánicos que contiene. Además, a menudo sirve para perder el apetito, por lo que podría ser útil para las dietas para bajar de peso o reducir la ansiedad por la comida.

Por este efecto, la ortiga serviría para eliminar el agua que se acumula en el cuerpo, y por ello está presente en muchos planes alimentarios de invierno. Puede contribuir también en el tratamiento del reumatismo, la retención de líquidos (por ser diurética), la hidropesía y la ascitis.

Dado que también podría ser buena para eliminar las toxinas de la sangre, es normal que se la recomienda para el colesterol, la diabetes o para eliminar el exceso de ácido úrico. A su vez, se le atribuyen efectos no totalmente comprobados para rebajar el nivel de azúcar en sangre, favorecer la expulsión de piedras en los riñones y mejorar la circulación.

Según las recetas tradicionales, para esto es preciso realizar una decocción de la raíz seca de ortiga por 10 minutos y beber tres tazas al día. También se puede hacer una infusión con un litro de agua y dos cucharadas de hojas secas de la planta y beber antes de cada comida.

  • İlhami Gülçin Ö; İrfan Küfreviolu; Münir Oktay; Mehmet Emin Büyükokuroǧlu. 2004. Antioxidant, antimicrobial, antiulcer and analgesic activities of nettle (Urtica dioica L.) https://doi.org/10.1016/j.jep.2003.09.028
  • Nadiya jan, Khan & Zarafshan, Khan & Singh, Sukhcharn. (2016). Stinging nettle (Urtica dioica L.): a reservoir of nutrition and bioactive components with great functional potential. Journal of Food Measurement and Characterization. 10.1007/s11694-016-9410-4.