6 usos fantásticos del bicarbonato de sodio

¿Sabías que el bicarbonato de sodio es una de las soluciones más eficaces para mantener limpio todo tipo de aparatos bucales? Asimismo, nos puede servir para lavarnos los dientes

Productos como el , el agua oxigenada, el vinagre de manzana, el bicarbonato de sodio o el aceite de coco son empleados en diversas tareas, todo gracias a su versatilidad, el poco daño causado sobre el medio ambiente y su fácil acceso.

Hoy vamos a centrarnos en el bicarbonato de sodio. Al ser un producto presente en prácticamente cualquier cajón de las cocinas de todo el mundo se encuentra a la mano para su fácil uso.

En el artículo de hoy vamos a hablar de 6 usos fantásticos para los que podemos utilizar este producto. ¡No se los pierdan!

1. Exfoliar la piel

Exfoliante-casero

En diversas ocasiones no se tienen las herramientas adecuadas para realizar una exfoliación cutánea apropiada.

Es en ese momento cuando el bicarbonato de sodio puede suplir apropiadamente cualquier tipo de producto cosmético destinado a este uso.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Juntaremos ambos ingredientes en un recipiente adecuado hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Podemos utilizarla en cualquier parte del cuerpo, también en el rostro.
  • Para exfoliar adecuadamente basta con poner un poco en las manos y realizar un masaje mediante movimientos circulares.
  • Se deja actuar por algunos minutos y luego se enjuaga con agua a temperatura ambiente.

Ver también: Cómo tener una piel más saludable

2. Proteger las axilas

axilas

Las personas emplean el bicarbonato de sodio como alternativa natural por diversas razones, una de ellas por su economía.

No obstante, muchos no lo hacen por no tener dinero para adquirir un desodorante de marca, sino por los beneficios que les brinda el producto en cuestión.

El bicarbonato protege las axilas de la aglomeración bacteriana, de forma que evita malos olores e irritación.

Lo mejor de todo es que es una alternativa natural.

3. Aliviar la acidez y llenura

La pesadez suele hacerse presente luego de consumir un alimento de características fuertes. Este, en términos generales, provoca acidez estomacal o indigestión.

Cuando estos problemas aparecen se deben consumir alimentos o remedios antiácidos, tales como la leche o las sales de frutas. No obstante, dado que no siempre se cuenta con ellos, también puede elaborarse un sencillo remedio con el bicarbonato de sodio.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
  • El jugo de ½ limón

Preparación

  • En un recipiente pequeño se exprime el jugo del medio limón. A continuación, se vierte la cucharada de bicarbonato de sodio y se mezcla.
  • Se recomienda consumirlo de un solo trago.

Te recomendamos leer: Cómo combatir la acidez y la gastritis con algunos remedios caseros

4. Proteger los dientes

lavarse-los-dientes

Las personas carentes de recursos para conseguir una pasta dental pueden recurrir al bicarbonato de sodio para elaborar una completamente eficiente.

Incluso hay quienes prefieren optar por esta alternativa, gracias a su fácil preparación y los beneficios obtenidos.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Deberemos mezclar ambos ingredientes. La idea de la combinación es obtener una pasta densa, similar a la que se utiliza para lavar los dientes regularmente.
  • Una vez preparada se aplica en el cepillo y se realiza el proceso normal de cepillado. Este debe durar aproximadamente 3 minutos.

5. Proteger aparatos dentales

Si seguimos con la idea de la salud oral, cabe mencionar un uso bastante útil del bicarbonato con respecto a este tema.

Posiblemente sea una alternativa, pero este se ve más como una opción primaria al carecer de ideas para proteger los objetos alojados en la boca, tales como cajas de dientes, retenedores o prótesis dentales, entre otras.

Este producto goza de propiedades antibacterianas y, por tal razón, contribuye a combatir la presencia de cuerpos extraños alojados en estos artefactos.

Además se encarga de remover partículas de alimentos, a la vez que elimina sus olores y minimiza las posibilidades de infección.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • En primer lugar se calienta el vaso con agua hasta que alcance una temperatura tibia.
  • A continuación, se mezcla con la cucharada de bicarbonato y se vierte en un recipiente donde quepa el artefacto bucal que queremos limpiar o desinfectar.
  • Deberemos dejarlo allí por unos minutos.
  • Para terminar, basta con asearlo con un cepillo de cerdas suaves, y como nuevo.

6. Lavar productos de cocina

Gracias a sus ya mencionadas propiedades antibacterianas, este producto es bastante apropiado para lavar cualquier objeto de la cocina, desde el recipiente más pequeño hasta la olla más grande.

Aparte de ello, el bicarbonato de sodio también puede emplearse en la limpieza de superficies, como las encimeras y paredes de cerámica.

Las cantidades dependerán de las zonas que queramos limpiar.