6 usos tópicos del árnica que no sabías

Los extractos de árnica contienen sustancias antiinflamatorias y analgésicas que pueden calmar dolores severos como el que produce la artritis. Además, su uso tópico ayuda a combatir la inflamación y mala circulación

Los usos tópicos del árnica se han aprovechado desde la antigüedad como una solución contra los golpes, reumatismos e infecciones. Esta planta, que se conoce por sus vistosas flores amarillas, se sigue destacando dentro de la medicina natural.

De hecho, hoy en día muchos de sus extractos se utilizan en la fabricación de pomadas, geles y otros productos terapéuticos que, por lo general, tienen como objetivo calmar las hinchazones y dolores.

Sin embargo, algunos siguen prefiriendo su preparación en remedios de origen natural, ya que es bastante económico y permite aprovechar al 100 % sus propiedades.

¿Aún no sabes para qué y cómo se utiliza? A continuación compartimos en detalle sus principales efectos en el organismo y algunas de las aplicaciones externas más relevantes.

Propiedades medicinales del árnica

Árnica.

Los extractos de árnica contienen principios activos de acción antibacteriana y antiinflamatoria que se emplean en el tratamiento de las contusiones, quemaduras y problemas articulares.

El árnica contiene unas sustancias conocidas como lactonas sesquiterpénicas, que se distinguen por su capacidad para disminuir la inflamación y el dolor. También aporta otros elementos beneficiosos como el timol y la antoxantina.

Gracias su contenido de inulina se le atribuyen propiedades gastroestimulantes, hipoglucémicas, inmunoestimulantes y probióticas. Además, tiene la capacidad de limpiar los desechos inflamatorios y el ácido láctico, responsables de muchas dolencias.

Otras propiedades reconocidas del árnica incluyen:

  • Cicatrizante
  • Emoliente
  • Astringente
  • Antimicrobiana
  • Antioxidante
  • Anticoagulante

Lee también: Propiedades del árnica para tratar los dolores

Beneficios y aplicaciones en la salud del árnica

No es para nada extraño que las aplicaciones en la salud del árnica estén muy extendidas. Gracias a sus interesantes propiedades, la planta ha servido como base para muchos tratamientos alternativos.

  • Gracias a su capacidad para estimular la circulación, acelera el alivio de golpes, contusiones y hematomas.
  • Sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas previenen y combaten algunas infecciones cutáneas.
  • Reduce los desgarros, dolores musculares y luxaciones.
  • En compresas y ungüentos ayuda a calmar los dolores de la artritis reumatoide.
  • Previene las estrías en el embarazo.
  • Cura úlceras no abiertas y eccemas de la piel.
  • Sus agentes antimicrobianos combaten las infecciones bucales y de la garganta.
  • Regula el pH de la zona vaginal y disminuye síntomas como la comezón y flujo abundante.
  • Disminuye la producción excesiva de sebo en la piel y combate el acné.

Usos tópicos del árnica que debes conocer

Los usos tópicos del árnica son los más destacados debido a su efectividad. Aunque en algunos tratamientos se emplea de manera interna, no se recomienda su ingesta debido a su alta toxicidad.

Las maneras de aprovechar la planta varían de acuerdo a su finalidad. Por esta razón, queremos compartir 6 formas interesantes de prepararla para solucionar algunas afecciones y dolencias.

1. Remedio para el reumatismo

Árnica para el reumatismo.

Los extractos de árnica que se obtienen en este remedio natural tienen un efecto analgésico y antiinflamatorio que reducen los dolores causados por el reumatismo. Además, se puede usar en caso de golpes o torceduras.

Ingredientes

  • 1 cucharada de raíz y hojas de árnica (15 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Vierte la raíz y hojas de árnica en una olla con agua, y ponlas a hervir.
  • Pasados 5 minutos, retira la cocción y espera que repose.

Modo de uso

  • Sumerge un paño limpio en el líquido y aplícalo como compresa sobre las zonas afectadas.
  • Déjalo actuar entre 30 y 40 minutos.
  • Repite su uso hasta sentir una mejoría.

2. Remedio para los dolores musculares

El árnica mejora la circulación y disminuye los dolores musculares que aparecen debido a la tensión o los sobresfuerzos. También tiene un efecto analgésico y antiespasmódico y evita posibles inflamaciones.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de manteca de karité (40 g)
  • 10 gotas de tintura de árnica

Preparación

  • Pon a derretir la manteca de karité y mézclala con la tintura de árnica.
  • Tras obtener un producto homogéneo, déjalo reposar hasta que se solidifique.

Modo de uso

  • Frota la pomada sobre las áreas doloridas.
  • Repite su uso 2 veces al día.

3. Terapia para los pies cansados

Pies cansados.

Uno de los usos tópicos del árnica más conocidos es el tratamiento para los pies cansados. Debido a sus efectos, se recomienda como aliado para mejorar la circulación y reducir el edema.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de árnica (45 g)
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

  • Agrega las flores de árnica en un barreño que contenga las tazas de agua hirviendo.
  • Déjalo reposar alrededor de 10 minutos o hasta que esté a una temperatura soportable.

Modo de uso

  • Sumerge los pies durante 20 minutos.
  • Úsalo cada vez que sientas cansancio.

4. Tratamiento para el dolor de neuralgia

Aplicar árnica de manera tópica puede disminuir ese dolor severo de la neuralgia. Sus principios activos relajan la zona afectada y estimulan la circulación para evitar la inflamación.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de tintura de árnica (5 ml)
  • 5 cucharadas de agua (75 ml)

Preparación

  • Diluye la tintura de árnica en las cucharadas de agua.

Modo de uso

  • Frota la solución sobre las áreas en que sientes dolor.
  • Repite la operación 2 o 3 veces al día.

Visita este artículo: 5 causas de los pinchazos en la cabeza

5. Remedio para las varices

Varices.

El árnica no tiene compuestos milagrosos para desaparecer las venas varices. Sin embargo, su uso externo es un gran complemento para reactivar la circulación en las zonas donde se dificulta el retorno venoso.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de tintura de árnica (5 ml)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (45 ml)

Preparación

  • Mezcla la tintura de árnica con el aceite de oliva hasta obtener un producto homogéneo.

Modo de uso

  • Frota el remedio sobre las venas varices y masajea durante 5 minutos.
  • Deja que se absorba y retira los residuos con un paño húmedo.
  • Úsalo por lo menos 3 veces a la semana.

6. Tratamiento para las quemaduras

Las propiedades antimicrobianas y cicatrizantes del árnica son ideales para promover la curación de las quemaduras superficiales. También ayuda a calmar el ardor y disminuye el riesgo de infección.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de tintura de árnica (5 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Diluye la tintura de árnica en una taza de agua fría.

Modo de uso

  • Empapa un paño limpio de algodón con el preparado y aplícalo en la zona afectada.
  • Úsalo todos los días hasta que la piel se cure.

En conclusión, podemos emplear el árnica en el tratamiento de varios problemas de salud externos. Además, resulta útil tanto en su forma natural como en extractos o aceites esenciales.

¿Cuál de estos usos tópicos del árnica has probado en casa? Si aún no compruebas por ti misma sus beneficios, no dudes en incluirla en tu botiquín.