6 vacunas imprescindibles para la salud

30 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
Las vacunas se crean mediante las formas debilitadas o muertas de los microbios, sus toxinas o sus proteínas. Es fundamental recurrir a ellas para evitar complicaciones de salud.

A lo largo de nuestras vidas tenemos que colocarnos varias vacunas para prevenir enfermedades que podrían tener graves consecuencias en nuestra salud. Por lo tanto, son una de las medidas de protección más importantes por las que podemos optar.

En otras palabras, las vacunas son preparaciones biológicas que nos brindan inmunidad ante las enfermedades. Son creadas a base de agentes que se asemejan a los microorganismos causantes de la enfermedad o de formas debilitadas del mismo.

Una vez se coloca la inyección, los agentes ingresan en el organismo, estimulando así el sistema inmunitario para que este aprenda a reconocer la amenaza, destruirla y crear un registro de la misma.  Dicho registro permite reconocer y destruir con mayor facilidad cualquier microorganismo asociado en el futuro, protegiendo así al cuerpo de padecer la enfermedad.

Veamos cuáles son las vacunas que debemos ponernos en la edad adulta.

1. La gripe estacional, una de las vacunas más importantes

vacunas gripe

La influenza estacional o gripe es una enfermedad contagiosa causada por virus, pero más seria que un resfriado común. Esta se puede transmitir a través de tos, estornudos o secreciones nasales.

Cualquier persona puede contraer la influenza estacional. Normalmente suele durar algunos días y raramente suele complicarse. Sin embargo, hay que estar atentos en el caso de niños, ancianos y pacientes inmunodeprimidos.

Algunas de las complicaciones que pueden sufrir son:

  • Diarrea.
  • Fiebre alta.
  • Neumonía.
  • Dolor de estómago.
  • Infecciones de oído.
  • Ataques epilépticos.

Al ser una infección vírica no se puede tratar con antibióticos, lo mejor es prevenirla y para ello la mejor forma es recibir una de estas vacunas por año.

Te interesa saber: ¿Debemos vacunar a los niños? Mitos y verdades sobre vacunas

2. Herpes zóster

También conocida como «culebrilla», es una afección causada por el virus varicela zóster, el mismo que causa la varicela. Es importante saber que cualquier persona que haya contraído o recibido vacunas contra la varicela puede desarrollar herpes zóster.

Y es que, aunque el virus se encuentre en estado inactivo, es capaz de reactivarse con el tiempo y derivar en la conocida como culebrilla, causando:

  • Dolor.
  • Ampollas.
  • Erupciones (sobre todo a un lado del cuerpo y el rostro).

Si no es tratado correctamente, este virus podría causar una serie de complicaciones tales como:

  • Neumonía.
  • Ceguera y problemas auditivos.
  • Encefalitis y hasta incluso la muerte.

Es importante vacunarse contra la vacuna del herpes zóster después de los 60 años de edad. Además aquellas personas que recibieron vacunas contra esta enfermedad deben volver a vacunarse para prevenirla.

3. Tos ferina

vacunas tos ferina

La tos ferina es una infección bacteriana similar a un resfriado común, pero con el tiempo puede acabar causando: vómitos, tos severa y dificultad para respirar. Si no se trata correctamente puede acabar causando complicaciones como:

  • Ataques de tos prolongados e intensos (dificultando la alimentación y la respiración).
  • Neumonía.
  • Ataques epilépticos y daño cerebral.
  • Y en casos más extremos puede causar la muerte del paciente.

A pesar de que los índices de tos ferina han bajado notablemente después del desarrollo de la vacuna, es usual que haya epidemias cada tres o cinco años.

En consecuencia es necesario vacunarse contra la tos ferina una vez cada diez años para evitar esta patología.

Descubre: La vacuna y la importancia para los niños

4. Tétanos

El tétanos es una infección causada por una bacteria llamada Chlostridium tetaniAfecta los músculos y cursa con:

  • Fiebre.
  • Presión arterial alta.
  • Inflexibilidad del abdomen.
  • Espasmos musculares severos.
  • Trabadura de la mandíbula y rigidez en el cuello.

Cuando el tétanos se complica puede generar fracturas en la columna vertebral o en los huesos más largos del cuerpo. También puede producir el coma y la muerte. Por esto mismo, es importante vacunarse contra el tétanos una vez cada diez años.

5. La difteria

vacunas tétanos

La difteria es una infección bacteriana grave. Se puede contraer de la tos o estornudo de una persona infectada. También se puede infectar al entrar en contacto con un objeto, como un juguete, contaminado con la bacteria.

Dentro de sus síntomas, cabe destacar la formación de membranas grisáceas, densas y espesas en la mucosa que bloquean las vías respiratorias, además de fiebre, tos y ronquera.

Al igual que en el caso anterior, es recomendable vacunarse contra la difteria una vez cada diez años. 

6. Neumocócica

La enfermedad neumocócica es causada por la bacteria neumococo. Puede afectar de forma simultánea a varios sistemas del organismo, desde el respiratorio hasta el digestivo.

Cuando se complica puede llegar a causar: sordera, daño cerebral, pérdida de extremidades y la muerte. Por esto es necesario que los adultos mayores de 65 años y los menores de 65 años con determinadas afecciones reciban al menos dos vacunas.

Conclusión

Las vacunas son una buena forma de proteger nuestro cuerpo de aquellas enfermedades que pueden causarnos daños irreversibles e incluso la muerte. Por esto es de vital importancia que acudas a tu médico de confianza para informarte mejor de la vacuna que te corresponde y, por supuesto, colocártela.

  1. 2018 recommended immunizations for adults by age in easy-to-read format. (2018). cdc.gov/vaccines/schedules/easy-to-read/adult-easyread.html
  2. 2018 recommended immunizations for children from birth through 6 years old. (2018). cdc.gov/vaccines/parents/downloads/parent-ver-sch-0-6yrs.pdf
  3. Adacel TDAP- clostridium tetani toxoid antigen (formaldehyde inactivated), corynebacterium diphtheriae toxoid antigen (formaldehyde inactivated), bordetella pertussis toxoid antigen (glutaraldehyde inactivated), bordetella pertussis filamentous hemagglutinin antigen (formaldehyde inactivated), bordetella pertussis pertactin antigen, and bordetella pertussis fimbriae 2/3 antigen injection, suspension. (2017). dailymed.nlm.nih.gov/dailymed/drugInfo.cfm?setid=a41b7601-34f2-4a88-a406-f53011fb7de1