6 variedades de frutos secos que aumentan tu energía

28 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
El consumo diario de frutos secos ayuda a mejorar la respuesta inmunológica ante virus e infecciones comunes, así como también refuerza el sistema inmunológico para prevenir diversas enfermedad.

Las propiedades y el aporte nutricional de los frutos secos son, por lo general, reconocidos y valorados por los profesionales de la alimentación. En este artículo te decimos que tipos de frutos secos aumentan tu energía. No te lo pierdas.

Los frutos secos son el mejor representante de los alimentos energéticos que aportan energía de larga duración, ocupan poco espacio y aportan muchas calorías combinados con la fibra que retrasa su absorción y prolonga la acción energética.

¿Qué son los frutos secos?

Frutos secos
Además de ser ricos en grasas saludables, los frutos secos contienen importantes vitaminas y minerales esenciales.

Los frutos secos son una fuente de energía muy interesante para nuestro organismo. De hecho, se deben consumir en porciones que se adecuen a las necesidades dietéticas diarias.

Asimismo, estos frutos contienen ácidos grasos esenciales como, por ejemplo, el oleico, el linoleico y el linolénico que el cuerpo humano no puede producir y tienen que ser suministrados en la dieta diaria. Estas grasas saludables contribuyen de forma significativa a su poder energético.

El consumo diario de frutos secos ayuda a mejorar la respuesta inmunológica ante virus e infecciones comunes. De esta forma, refuerzan el sistema inmunológico para prevenir diversas enfermedades, en especial aquellas de tipo estacional que se originan por los cambios bruscos de clima.

Frutos secos que aumentan tu energía

1. Almendras

Son un alimento mediterráneo muy nutritivo para los deportistas por su aporte de energía en forma de carbohidratos y grasas sanas, junto a las proteínas vegetales. Un puñao de unos 30 gramos aportan 162 calorías junto a fibra insoluble, vitamina E antioxidante y vitaminas B implicadas en el metabolismo energético.

También son ricas en minerales como el calcio, potasio, fósforo, selenio y hierro. Así, son un alimento muy nutritivo, por eso la leche que se obtiene de triturar las almendras dulces se utilizaba antiguamente para sustituir la leche materna o para aquellas personas con problemas de intolerancia a la lactosa.

Lee también: Receta casera y fácil para preparar leche de almendras

2. Avellanas

Avellanas
Las avellanas destacan por su contenido en ácido fólico, por lo que son especialmente recomendables para consumirse durante el embarazo.

Es un fruto maleable que permite ser consumido de varias maneras y no tiene un sabor invasivo. Contiene ácido fólico, que previene los defectos en el tubo neural (feto-embarazo). Así, también podría ayudar a prevenir el cáncer de colon, enfermedades renales y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Además de aportar mucha energía, es destacable su contenido en grasas insaturadas y vitamina E, por lo que ayudan a prevenir y reducir la inflamación de los tejidos durante los entrenamientos. También aportan hierro, magnesio, manganeso y fibra. Por todo ello, son todo un reconstituyente en marcha.

3. Frutos secos que aumentan tu energía: Cacahuetes

Son ricos principalmente en ácido fólico, proteínas e isoflavonas. Proceden de una planta leguminosa, y su aporte nutritivo también consta de grasas omega 6 y fibras. Así, su contenido lo convierte en un gran colaborador para reducir el colesterol y es un alimento saludable para el corazón.

Pueden ser consumidos crudos o incorporados como crema de cacahuete. Untar 30 g de crema de cacahuate en tostadas, permite obtener aproximadamente 10 g de proteína. Además, esta crema ofrece un gran aporte calórico, calcio y hierro, por lo que es muy aconsejable consumirla en el desayuno.

4. Nueces de Brasil

Las nueces de Brasil se destacan por su alto contenido en minerales, principalmente en selenio, por lo que su consumo debe ser controlado. Además, es rico en vitamina E, un antioxidante natural que ayuda positivamente a la hora de reducir los efectos tan negativos de los radicales libres.

Son frutos altamente energéticos y nutritivos (ideales para deportistas) y contienen ácidos grasos saludables en grandes proporciones. Un puñado de nueces de Brasil aportan una importante cantidad de fibra y proteínas.

Lee también: ¿Por qué comer frutos secos?

5. Nueces

Nueces
Algunos artículos han evidenciado el efecto cardioprotector de consumir nueces diariamente.

Además de aportar energía, uno de sus beneficios más importantes es su colaboración en la protección del corazón. Son los frutos secos que mayor cantidad de ácidos grasos Omega 3 poseen. Si bien son alimentos grasos, la mayor parte es grasa poliinsaturada, mejorando los parámetros cardiovasculares sin alterar el peso.

Además, poseen vitaminas, proteínas y fibras, y ayudan a bajar de peso gracias a sus propiedades antioxidantes y saciantes. Las nueces también contienen fibra soluble, nutriente muy importante para combatir el estreñimiento. Ayudan a mejorar el sueño y los niveles de serotonina.

6. Frutos secos que aumentan tu energía: Pistachos

Son uno de los frutos secos más ricos en hierro, vitamina E y potasio (1.000g/100g). Aportan el 43 % de la Cantidad Diaria Recomendada de proteína vegetal, de la que destaca su contenido en el aminoácido arginina, que estimula la función inmunológica.

En cuanto a las vitaminas y minerales son ricos en vitamina B1, vitamina B6, calcio, magnesio, fósforo y cobre. Además, su aporte de ácido oleico y otras grasas sanas contribuye a que su consumo mejora la sensibilidad a la insulina, favoreciendo el aporte de glucosa a las células.

Finalmente, en este artículo te hemos contado los principales frutos secos que aumentan tu energía. Sin embargo, recuerda que hay muchos más que además de aportarte energía te ayudarán a proteger tu sistema cardiovascular y regular tus niveles de colesterol.

  • Salas-Salvadó, J. (2005). Frutos secos, salud y culturas mediterráneas. Editorial Glosa, SL.
  • Meritxell, N., Ruperto, M., & Sánchez-Muniz¹, F. J. (2004). Frutos secos y riesgo cardio y cerebrovascular. Una perspectiva española. Archivos Latinoamericanos de Nutrición, 54(2), 137-148.
  • Sleiman-Figueroa, R., Salvadó, J. S., & Rodrigo-Provedo, L. (2002). Efecto de los frutos secos sobre la salud: alimentos clave en la prevención de diferentes enfermedades. ANS. Alimentación, nutrición y salud, 9(2), 51-58.
  • Luna-Guevara, J. J., & Guerrero-Beltrán, J. A. (2010). Algunas características de compuestos presentes en los frutos secos y su relación con la salud. Temas Selectos Ing. Alimentos, 4, 37-48.