6 ventajas y 7 desventajas de la copa menstrual

La copa menstrual se patentó a principios del siglo XX. Es una alternativa al uso de toallas sanitarias o tampones femeninos, aunque su uso no está tan extendido

La copa menstrual es una alternativa al uso de toallas sanitarias o tampones femeninos. Como su nombre indica, es un pequeño recipiente, o copa, que se inserta en el interior de la vagina durante la menstruación.

Este recipiente pequeño crea un vacío en el que se recolectan los fluidos del periodo y debe retirarse y cambiarse cada 8 a 12 horas para seguir con las actividades diarias. Suele estar fabricada con materiales inocuos como silicona médica, látex o elastómero medicinal, entre otros.

Los orígenes de la copa menstrual

Aunque pudiera parecer ser una alternativa novedosa, no es así. La copa menstrual se patentó a principios del siglo XX, aunque su origen se remonta al año de 1867.

Su baja rentabilidad se debía principalmente a la escasez de materiales apropiados, como el látex. Además, su diseño aún era muy rudimentario e innovador para la época. No obstante, hoy en día se han presentado las condiciones para regresar al mercado.

Ahora bien, ¿cuáles son algunas ventajas y desventajas de la copa menstrual? A continuación te lo contamos.

Te interesará leer: ¿Qué es el síndrome de shock tóxico asociado con los tampones? ¡Cuidado!

Ventajas de la copa menstrual

1. Son una buena inversión

Copa menstrual.

A pesar de su precio, que suele ser un promedio de 15 euros (18 dólares), dependiendo del tipo de kit, la copa menstrual no deja de ser una buena inversión. Tanto las toallas femeninas como los tampones son desechables, mientras que la copa menstrual puede usarse una y otra vez.

De hecho, tiene una vida útil de 10 a 15 años, en función de los cuidados que se le presten. Así pues, el dinero que inviertes en comprar una copa menstrual lo recuperarás en tres o cuatro meses al dejar de comprar productos femeninos desechables.

2. Puedes reutilizarlas

Como sabes, la industria de los productos desechables produce miles de toneladas de desperdicios que tardan en desintegrarse cientos de años, de 150 a 60. Si cada una de las 315 millones de mujeres en el mundo usa 25 tampones o toallas por ciclo menstrual, al año se desecharían cerca de 94 500 millones de compresas.

De modo contrario, solo necesitarás unas cuantas copas menstruales a lo largo de la vida, dejando de producir miles de toneladas de desechos y ayudando al ambiente.

3. Son higiénicas

Gracias a las propiedades de sus materiales, la copa menstrual atrae menos bacterias que los tampones. No seca, irrita ni maltrata tu cuerpo.

4. Te sentirás muy cómoda

Mujer haciendo estiramientos.

La copa menstrual puede utilizarse durante largos periodos de tiempo dependiendo del flujo de la persona. Normalmente se recomienda usarla durante 8 a 12 horas. Incluso puede utilizarse durante la noche o hasta cuando se realiza ejercicio de alto rendimiento y flexibilidad.

De hecho, los accidentes se reducen al mínimo, pues el mecanismo de sellado al vacío al interior de la vagina impide derrames, de modo que brinda mayor comodidad y seguridad durante el periodo.

5. Sin riesgos y muy seguras

Las compresas o tampones están elaborados a partir de químicos sintéticos muy procesados y dañinos, por ejemplo, las dioxinas. Las dioxinas son sustancias muy tóxicas que se producen de manera no intencionada en procesos que manejan sustancias cloradas, entre ellos, el papel blanqueado, tampones o productos cosméticos y farmacéuticos.

Por el contrario, la copa menstrual no tiene ningún químico dañino o blanqueador. No absorbe ni libera ningún tipo de sustancias en el cuerpo, por lo que son totalmente seguras.

6. De uso prolongado

La copa menstrual es anatómica puesto que se adapta a las paredes vaginales sin posibilidades de fuga a pesar del movimiento de su portadora.

Conoce: Compresas, tampones: Inconvenientes y peligros

Desventajas

1. La talla cambia de acuerdo a la fase de cada mujer

Tallas de copas menstruales.

Cada mujer es diferente y por eso existen distintas tallas de copas menstruales. El tamaño dependerá de la edad, constitución física, la cantidad del flujo o si tienes hijos por parto natural o no.

2. No es muy sencilla de poner las primeras veces

A pesar de ser antigua, la copa menstrual es un producto innovador que recientemente se distribuye en distintos países del mundo. Eso la convierte en un producto nuevo y por tanto, no tan fácil de usar. Sin embargo, el método de uso es muy similar al del tampón.

Si ya has probado anteriormente con él, el uso de la copa menstrual no se volverá complicado. Además, con la práctica, se volverá mucho más simple y rápido.

3. Precio de inversión

Como te comentamos anteriormente, las copas menstruales no son de lo más económico en el mercado con respecto al precio de otros productos tradicionales. Esto se debe a la calidad de diseño y materiales.

No obstante, es una inversión que puede recuperarse en pocos meses.

4. Cambiar y lavar

La copa menstrual es reutilizable y debe cambiarse después de determinado tiempo. Esto incluye lavarlas con agua y jabón. El problema es que, si no estás en casa, este proceso puede volverse complicado.

Puedes encontrar algunos trucos para que esto no suceda, como cambiarlas antes de salir de casa para lavarlas allí mismo y no en un lugar público.

5. Requiere mayores cuidados de limpieza

Cada mes, una vez que haya terminado tu ciclo menstrual, debes desinfectarlas, aun cuando sean de buenos materiales. Esto se logra poniéndola a hervir en agua durante 5 minutos para esterilizarla y evitar riesgos.

Además, cada cambio requiere de buena limpieza en las manos para manejarla apropiadamente y evitar alguna infección interna.

6. Incomodidad al cambiarla

La copa menstrual funciona por sellar al vacío. Algunas mujeres no saben que es necesario romper el vacío que crea al pellizcar la parte baja del producto.

De otro modo, la experiencia con la copa menstrual será incómoda.

7. Aprobación sanitaria

Copa menstrual aprobada por la sanidad.

En algunos países algunas marcas de copas menstruales no cuentan con registro sanitario ante las autoridades correspondientes.

Es muy importante verificar su calidad, los materiales de fabricación y efectos secundarios que puedan producir y, más importante aún, que cuenten con la aprobación sanitaria para no perjudicar la salud de quien la utiliza.

También lee: 6 irregularidades del periodo menstrual que no debes ignorar

Conclusiones

La copa menstrual es una alternativa innovadora para las mujeres. Hasta la fecha, se presenta como un producto femenino libre de riesgos.

Si bien tiene numerosas ventajas, también es necesario conocer las desventajas que supone su empleo. Es un producto que requiere de mucha limpieza y conocimientos para utilizarla apropiadamente.

Si tienes alguna duda al respecto, puedes consultar con tu ginecólogo o médico especialista para comprobar si este producto puede serte de utilidad o no.