El 69: cinco formas de hacer esta placentera postura sexual

El 69 es la postura sexual para realizar sexo oral con más adeptos en todos los tiempos y las variantes surgen como respuesta a las necesidades de mayor comodidad e inventiva.

El 69 es un clásico para la práctica del sexo oral. Hombre y mujer pueden disfrutar de los mejores estímulos linguales en sus genitales al mismo tiempo. Aunque para algunos no resulta demasiado cómoda, es la más conocida y popular. Se trata de una forma en la que ambos amantes pueden controlar el ritmo de los besos.

Descubre en este artículo algo más sobre el 69: cinco formas de realizar esta postura sexual. Descubre cuál es la que más te gusta y no tengas miedo a probar cosas nuevas.

5 formas de hacer el 69

Al igual que en el resto de las actividades de la vida de una persona, el sexo puede volverse rutinario. Hacer siempre lo mismo o de igual manera, con el tiempo se torna aburrido. Se pierde el interés y hasta llega el momento de perder el deseo o hacerlo por compromiso.

Para que esto no suceda y las parejas vivan el sexo en plenitud hay que experimentar con variantes. El sexo oral es un modo de conectar con el otro y llegar juntos a donde lo imaginen. Puede ser una previa al coito o el acto sexual por excelencia ese día. Eso no es relevante si lo practican poniendo todos los sentidos a disposición para que el clímax sea la cumbre del encuentro.

Si son de las personas que ya se cansaron de colocarse uno encima del otro para hacer el 69, seguro les vendrá bien este artículo. Podrán experimentar nuevas formas sin perder la base. Y, lo mejor, seguirán encontrando nuevas sensaciones con las maravillas del sexo oral.

¿Quieres conocer más? Postura 42: nueva posición sexual para practicar el sexo oral

1. Semiacostados

La postura del 69

Uno se sienta al borde de la cama y tumba el cuerpo hacia atrás dejando los pies apoyados en el suelo. El compañero aparece desde atrás gateando como un bebé. Llega con su cabeza hacia los genitales y baja los propios a la boca de quien se encuentra debajo.

De este modo, lenguas y caderas manejan el ritmo de esta ardiente postura sexual. De hecho, el cuerpo tiene mayor libertad para acompañar con otros movimientos.

2. De lado

En segundo lugar, podemos imitar el 69 original, pero poniéndose cada uno a un costado del otro. Evita incomodidades y resulta más sencillo para personas con sobrepeso.

También, en los casos en que existe mucha diferencia de tamaño entre los amantes se puede optar por esta posición. Ninguno debe soportar el peso del otro y los músculos están más relajados y distendidos.

3. Incorporar otros estímulos

La postura del 69

El 69 se basa en el sexo oral compartido. Estimular otras zonas erógenas al mismo tiempo que se besa el clítoris o el pene puede resultar muy excitante.

Las manos tienen libertad absoluta para explorar y encender a la pareja. Acariciar el ano y, si están de acuerdo, ingresar la punta de un dedo en él, los hará ver las estrellas.

4. Sumar lubricantes o cremas

Convertir a la sesión sexual en un postre erótico parece una locura de película. Pero es una realidad que los más sencillos amantes pueden vivir de manera sencilla.

Colocar lubricantes dulces o cremas hechas en casa y luego quitarlas con la lengua y labios es la opción. Es probable que a partir de ese día tengan antojos de un postre más seguido.

Visita este artículo: Mejores posturas para el sexo anal

5. Los acróbatas

Las delicias del 69

Quienes se tienen más confianza o, mejor dicho, tienen un cuerpo más preparado, lo pueden hacer de pie. La mujer se suspende y toma con sus brazos la cadera de su hombre. Él la sostiene por las piernas y pasan uno minutos diferentes con besos mojados. Ayuda apoyarse contra una pared para que el peso sea menor.

Siempre que existan ganas de seguir y de conocer, es posible descubrir nuevos placeres al hablar de sexo. Según sean las condiciones físicas de cada persona y los elementos que se atrevan a utilizar, hay variantes por probar. Es importante tener confianza en el otro para proponer nuevas ideas. A veces, puede que surjan en el mismo acto y otras, se planifican.

Cada pareja a su gusto

Hay parejas que son felices compartiendo planes para los próximos encuentros sexuales. Incluso, preparan cuerpo y mente para la nueva experiencia que piensan realizar. Otras se entregan y que salga lo que los cuerpos indiquen en ese momento. Sumar juguetes sexuales, espejos, ropa erótica o vídeos pornográficos favorece a los cambios.

El 69 seguirá siendo el clásico de los clásicos, no hay dudas. Saber hacerlo de la forma que mejor le quede a cada pareja convierte al 69 en un acto más interesante. No ir directo a la postura también es una opción que se recomienda. El precalentamiento de los cuerpos con caricias y otros estímulos permite gozar el doble el sexo oral.