7 alimentos bajos en grasa que no son tan buenos como parecen - Mejor con Salud

7 alimentos bajos en grasa que no son tan buenos como parecen

Aunque a través de la publicidad nos intenten convencer de que las opciones light son más ligeras y sanas, lo cierto es que lo mejor siempre serán las alternativas caseras

En las últimas décadas la industria alimentaria nos ha hecho creer que los alimentos “bajos en grasa” o “light” son una buena opción para llevar una dieta saludable y controlada en calorías.

Si bien en cierto que estos productos hacen un aporte calórico menor que sus versiones normales, en realidad no todos son tan buenos como parecen.

Mientras que las frutas y los vegetales son naturalmente bajos en grasa, los procesados contienen azúcares, añadidos químicos y una amplia variedad de sustancias que pueden resultar perjudiciales.

Además, dado que muchos piensan que se pueden comer de forma excesiva, pueden convertirse en enemigos potenciales del peso y la salud.

Por estas razones, es muy importante saber identificarlos y, asimismo, disminuir o evitar su consumo habitual.

A continuación te compartimos los 7 más comunes para que los tengas en cuenta desde ahora.

1. Cereales para el desayuno

Desayuno.

En sus etiquetas suele destacar propiedades saludables como “contiene granos enteros” o “es rico en fibra”.

No obstante, aunque así sea, se trata de un alimento lleno de azúcares refinados o jarabe de maíz rico en fructosa que, como algunos ya lo saben, pueden ocasionar graves trastornos metabólicos.

Su consumo habitual, en especial en una comida tan importante como el desayuno, puede provocar obesidad, enfermedades del sistema cardiovascular y diabetes tipo 2.

Ver también: Desayunos para depurar el organismo después de una cena pesada

2. Yogur bajo en grasa

El yogur se reconoce en todo el mundo como uno de los alimentos más saludables que se pueden añadir en la dieta.

Pese a esto, muchas de las presentaciones que venden en el mercado carecen de beneficios y pueden resultar dañinas para el cuerpo.

Los etiquetados como “light” o “bajos en grasas” y que, además, tienen sabores añadidos, son presentaciones poco nutritivas que suelen contener azúcares y conservantes químicos.

3. Mantequilla de maní baja en grasa

Mantequilla de maní

Está comprobado que la mantequilla de maní tiene beneficios para el control del apetito y el peso corporal, dado que es saciante y contiene ácidos grasos esenciales.

Su ingesta regular contribuye a controlar los niveles de colesterol alto y previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

El problema es que las presentaciones que dicen ser bajas en grasa suelen contener jarabe de maíz y otros compuestos químicos dañinos.

Por lo tanto, para no dejar de disfrutar sus propiedades lo más conveniente es consumir la receta casera y natural, que es mucho más saludable.

4. Barras de cereal

Las barras de cereal se han posicionado como uno de los aperitivos más consumidos en todo el mundo.

Esto dado que muchas compañías aseguran que son una alternativa saludable para calmar el hambre en los momentos de ansiedad.

Lo cierto de todo es que muchas contienen azúcares refinados, pocas proteínas y muchos añadidos conservantes que no son para nada saludables.

Si bien de momento frenan el deseo de comer, su bajo aporte de fibra y proteína hace que la sensación de hambre reaparezca en poco tiempo.

5. Aderezos para ensaladas

salsas para ensaladas

Los aderezos para las ensaladas son un complemento perfecto para mejorar el sabor de los vegetales crudos.

Aunque las recetas caseras son la mejor alternativa, muchos prefieren las opciones “light” que venden en el mercado porque piensan que son la alternativa más sana.

Lo cierto es que estas contienen grasas saturadas y pocos nutrientes de alto valor, lo cual puede influir en el desarrollo de trastornos del metabolismo.

Mientras que las opciones naturales aportan vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, las salsas industriales contienen azúcares, conservantes y pocos nutrientes.

6. Smoothies o bebidas con sabor a café

Los smoothies o bebidas comerciales con sabor a café contienen muchos azúcares refinados y compuestos grasos que no son saludables.

Aunque las recetas naturales son una fuente de antioxidantes y nutrientes, los que vienen envasados suelen contener jarabe de fructosa y una alta concentración de calorías que ayudan a ganar peso.

Además, muchos de sus añadidos son adictivos, lo cual conduce a su ingesta diaria y excesiva.

Te recomendamos leer: ¿Cuánto debes caminar cada día para perder peso?

7. Cremas para untar light

Crema-untar

La margarina, el queso y otras cremas para untar bajas en grasa no son la mejor opción para disfrutar los sándwiches y recetas similares.

Estos son alimentos procesados que, además de grasas saturadas, contienen azúcar, químicos y demasiadas calorías en comparación con las recetas caseras.

Incluirlas en la dieta aumenta la sensación de hambre y el riesgo de sobrepeso y obesidad.

En conclusión, aunque sus etiquetas y la publicidad les den una apariencia saludable, ingerir estos alimentos de forma excesiva puede resultar perjudicial.

Procura elegir siempre las recetas naturales para disfrutar de las bondades de los ingredientes orgánicos.