7 alimentos que puedes consumir para mejorar tu circulación

Una dieta sana y equilibrada es fundamental para conseguir una circulación óptima y evitar la acumulación de sustancias perjudiciales, que puede derivar en problemas graves.

Una de las formas más fáciles de mejorar la circulación de la sangre consiste en atender correctamente las necesidades nutricionales. Esto quiere decir que es necesario hacer una revisión de los hábitos alimenticios y corregir todo aquello que no esté brindando beneficios para la salud.

Las correcciones dietéticas más comunes vienen a ser las siguientes:

  • Aumento del consumo de agua (ya que no se suele beber la cantidad suficiente para hidratar al organismo).
  • Aumento del consumo de verduras y frutas.
  • Reducción del consumo de frituras, golosinas, cafeína y, en general, alimentos con una bajo aporte nutricional.
  • Introducción de alimentos ricos en nutrientes que favorecen la salud cardiovascular.
  • Sustitución de la sal por hierbas aromáticas y otros condimentos para sazonar los alimentos.

Alimentos para mejorar tu circulación

1. Jengibre

La raíz de jengibre es una especia muy popular en el tratamiento alternativo de los problemas que interfieren con la circulación de la sangre. Contiene una sustancia activa conocida como ‘gingerol’ que, al ser asimilada en el cuerpo, actúa como un antiinflamatorio y analgésico.

Este compuesto participa en la eliminación del colesterol malo (LDL) que se acumula en las arterias y, de paso, promueve la eliminación de las toxinas que viajan a través del torrente sanguíneo.

El jengibre

Te puede interesar: 6 estrategias para reducir el consumo de colesterol desde tu cocina

2. Sandía

Conocida en todo el mundo como una de las frutas más refrescantes, la sandía es una fruta que se puede consumir de forma regular para combatir la inflamación y la retención de líquido derivada de las afecciones circulatorias. Concentra grandes cantidades de un antioxidante llamado licopeno, cuyos efectos en el cuerpo restablecen el flujo de la sangre.

Su alto contenido de agua le confiere un poderoso efecto diurético que colabora en la expulsión de los líquidos que inflaman los tejidos. Este efecto reduce el riesgo de presión arterial alta y, de hecho, ayuda a prevenir la formación de coágulos.

3. Cúrcuma

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma es una especia valorada por su poder antiinflamatorio, analgésico y anticoagulante que, desde la antigüedad, ha servido para complementar el tratamiento de muchas afecciones que ponen en riesgo la salud cardiovascular.

Su principal activo, la curcumina, reduce los niveles de colesterol en las arterias y mejora el paso de la sangre a través de estas. Sus potentes antioxidantes inhiben el daño ocasionado por los radicales libres y previenen las enfermedades circulatorias relacionadas con la retención de toxinas.

4. Manzana

La manzana es uno de los alimentos conocidos como “venotónicos”, ya que su ingesta actúa como un tónico natural para las venas y capilares. Su alto aporte de fibra y antioxidantes refuerza las arterias y mejora la capacidad del cuerpo para transportar la sangre hacia todos sus sistemas.

Contiene pectina y polifenoles, ambos asociados con la protección del músculo cardíaco y el cerebro. Su ingesta habitual, por lo menos de una pieza al día, favorece la reducción del colesterol malo (LDL) y otras sustancias de desecho que se acumulan en la sangre.

5. Pimientos

Cómo preparar aceite natural de pimienta de cayena

Los pimientos rojos contienen una sustancia llamada capsaicina que, en el cuerpo, ejerce una potente acción analgésica y antiinflamatoria. Estas propiedades benefician la salud del corazón y el sistema circulatorio, promoviendo la eliminación del colesterol y los coágulos.

También concentran otros antioxidantes como los carotenos y la vitamina C, necesarios para evitar el estrechamiento de los vasos sanguíneos.

6. Ajo

Utilizado con múltiples fines culinarios y medicinales, el ajo es uno de los alimentos vasodilatadores y anticoagulantes que benefician la circulación de todo el cuerpo.

Sus compuestos sulfurosos mejoran el proceso de oxigenación y, al mismo tiempo, ayudan a remover las sustancias tóxicas que se retienen en la sangre. La alicina, su compuesto activo, evita la formación de placa en las paredes arteriales y reduce el riesgo de obstrucción e hipertensión.D

Descubre: 8 alimentos que debes evitar si padeces de hipertensión

7. Pescados grasos

Pescado azul

Los pescados grasos son una excelente fuente de omega 3, un tipo de grasa saludable que se ha relacionado con la disminución del colesterol y otros problemas cardíacos. Este lípido, que se absorbe solo mediante la dieta, promueve la limpieza de las arterias y disminuye las dificultades circulatorias.

Además, dado que se unen con los aminoácidos y antioxidantes que contiene este alimento, son ideales para prevenir las enfermedades causadas por las toxinas y el exceso de inflamación. Algunas variedades recomendadas son:

  • Salmón.
  • Atún.
  • Sardinas.
  • Caballa.
  • Arenque.
  • Bacalao.

Otras formas de mejorar tu circulación

Además de disfrutar estos alimentos con mayor regularidad en tu dieta, recuerda que debes mejorar otros hábitos de vida para poder conseguir la mejoría que deseas.

En este sentido, será necesario reducir al mínimo el consumo de golosinas, bebidas energizantes, alcohol, cafeína, grasas saturadas y grasas trans. Asimismo, deberás aumentar tu ingesta de agua.

Por otra parte, no dejes de lado la práctica de deporte, ya que te ayudará a sentirte mejor, día a día. Si no sabes cómo iniciar una rutina, conversa con tu médico, para que te dé algunas recomendaciones y, si lo consideras, consulta con un entrenador personal.

Recuerda que, si decides consultar con el entrenador, deberás informarle si tienes alguna condición médica, para que la tenga en cuenta y diseñe un plan de ejercicios apropiado para ti.