7 aspectos que tu depresión no quiere que sepas

Valeria Sabater · 3 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 7 marzo, 2019
Lo que importa es el aquí y ahora. No te ancles en el pasado ni te preocupes en exceso por el futuro. Deja que el sol ilumine tus días.

La depresión es un trastorno mental muy común entre la población, además, es una de las principales causas de baja laboral en muchos países del mundo. También es interesante saber que, entre las medicaciones más vendidas en el mundo, están los antidepresivos. Basados en cifras de la Organización mundial de la salud, (OMS), se estima que cada año se eleva su administración entre un 10 y un 15 %.

No todas las personas con depresión tienen los mismos síntomas. Así lo explica el siguiente estudio, el cual continúa explicando que la cantidad de síntomas, su gravedad, su frecuencia y su duración varían de una persona a otra. También explica que pueden depender de la enfermedad que tengan. Los síntomas también pueden variar dependiendo de la etapa de la enfermedad, expresa.

Entonces, pueden surgir varias preguntas, unas de ellas son: ¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Es la vida cada vez más complicada y nosotros más vulnerables?.

La verdad es que no hay un «por qué» claro y concluyente que nos ofrezca una sola respuesta. Podríamos decir que cada persona es única y que no hay dos depresiones iguales.

Es por ello que a día de hoy, es muy difícil y complejo ofrecer estrategias que sirvan por igual a todos los pacientes. Sin embargo, se pueden tener en cuenta algunas sencillas reflexiones que pueden ser de gran ayuda al momento de enfrentarnos a esta realidad, bien sea como pacientes o acompañantes de alguien que lo posea.

A continuación, nos enfocamos un poco en 7 puntos que consideramos pues, pueden ser de tu interés. ¿Nos acompañas?.

7 puntos claves a saber sobre la depresión

En este estudio, se explica de manera minuciosa que, en cuanto a la presentación clínica de la depresión, debe considerarse que es un cuadro generalmente definido por la presencia persistente de un estado de ánimo disfórico, que suele tener una duración superior a 1 mes. Aquí, continúa exponiendo el estudio, se asocian síntomas ansiosos y depresivos.

En base a esta pequeña explicación, te mostramos los siguientes puntos:

1. Autoestima, ¿una clave?

Autoestima y depresión

Por medida natural, las personas vemos la vida y la interpretamos según nuestra autoestima. Si la misma es baja, solemos tener episodios como por ejemplo, enfocarnos en que los demás consiguen cosas que a uno se le escapan.

Entonces, se empieza a convertir en algo «normal» verse a si misma como alguien que no se merece determinadas cosas, o más aún, que no tiene «capacidad» suficiente para conseguirlas.

Es sumamente importante conocer lo positivo que resulta tener una alta autoestima, como lo explica este estudio, es un factor importante a considerar en la vida de las personas en general, pero sobre todo, en el tema del desempeño y de las actitudes hacia las actividades académicas y laborales.

Continúa explicando que la autoestima de una persona es la consideración que tiene hacia sí misma. Señala este estudio, en base a información obtenida de otros estudios que, ha sido denominada como el vestigio del alma y que es el ingrediente que proporciona dignidad a la existencia humana.

Así mismo, expone que, la autoestima se desarrolla a partir de la interacción humana, mediante la cual las personas se consideran importantes una para las otras. El yo evoluciona por medio de pequeños logros, los reconocimientos y el éxito.

Lee: 4 hábitos de amor propio que toda mujer debe adoptar

2. La depresión quiere que creas muchas cosas, pero…

Diversos estudios aseguran que, la depresión no va a durar toda la vida. Ciertamente depende de varios factores, pero si enfocamos el día a día de un modo más racional, haciendo lo posible por ocuparnos para ir desechando los pensamientos negativos, y además encontramos interés en lo cotidiano, pues, serían excelentes avances frente a esta situación.

3. Nuestro presente es muy importante

Felicidad

El pasado ya no está, no existe, se ha ido. ¿De qué te sirve focalizar tu atención en esos días del ayer que solo te ocasionan sufrimiento?

No vale la pena, al igual que tampoco debemos caer nunca en pensar en el futuro de modo fatalista. No podemos anticipar todo lo que pueda ocurrir, por mucho que a veces queramos. Es bueno aprender a vivir el aquí y el ahora con intensidad y felicidad.

4. Pedir ayuda, a las personas indicadas y a tiempo, siempre será positivo

Este punto es muy importante y hasta determinante cuando se sospecha que se tiene depresión. Es sumamente recomendable buscar ayuda profesional y, posteriormente, apoyarse en familiares y amigos que de verdad sepan escuchar, que siempre aciertan con sus palabras y que saben reconfortarnos.

Por ejemplo, este estudio explica que el espectro afectivo es sumamente importante en la mejora de los pacientes, ya que constituye, no sólo una fuente de apoyo necesaria, sino que también es la que podría ayudar a acelerar el proceso de mejora, en la medida en la que se enfrenta este padecimiento. Es decir, con el apoyo correcto, será más llevadero y fácil de resolver.

5. La depresión quiere mantenernos encerrados en casa

Es sabido que la depresión causa aislamiento. Es por esta razón que se dice que «le encanta la oscuridad y las ventanas cerradas, además del silencio, ahí donde encerrarte con sus pensamientos negativos y fatalistas.»

Contrario a ello, se trata de «no escucharla» y salir a caminar cada día durante una media hora como mínimo. Así mismo, permite que el aire te envuelva, que el sol te acaricie con su calidez y que la gente te hable. Rodéate de vida, de movimiento, de luz y de la alegría cotidiana.

6. A tu depresión le encanta la «comida poco saludable»

Evitar engordar si comemos dulces

En uno de los estudios previamente citados, hacen alusión a lo expuesto por Maslow (citado por Santrock en el 2002), donde expresa que la mayoría de las personas que no han desarrollado un alto nivel de estima, nunca llegan a autorrealizarse.

Esto mismo, hace que pierdan un sentido de responsabilidad sobre si mismos, y por ende, sus decisiones. Trayendo consigo pensamientos de tipo: «Mientras más fácil, mejor…no importa si me afecta. Total, la vida es vacía.» Consumir alimentos de calidad es uno de esos casos.

Las bollerías, los snacks, las comidas precocinadas, los refrescos… Todo ello son alimentos que sacian nuestra ansiedad y que nos aportan ese placer momentáneo pero, en realidad, lo que hacen es favorecer nuestro desequilibrio químico y alimentar aún más a esos neurotransmisores que intensifican nuestra depresión.

Empieza a consumir más fruta y verdura fresca, agua, infusiones, consume avena… Sigue una dieta saludable que te permita sentirte mejor y acumular menos toxinas.

7. ¿Decidir decirle NO a la depresión?

emociones

Decir no a la depresión requiere fuerza y valentía, pero no solo eso. No estamos frente a un malestar estomacal o un episodio pasajero.

Se trata de un estado del cuerpo que está determinado por niveles de serotonina, tal y como lo explica este estudio, el cual expresa que los trastornos depresivos constituyen un amplio espectro de enfermedades psiquiátricas del estado de ánimo de difícil diagnóstico alrededor de unos criterios sindrómicos.

Además, continúa exponiendo que al padecer de depresión (y desarrollar trastornos de ansiedad), se tiende a tener una baja considerable de serotonina, la hormona que, en concepto popular, es la encargada de la felicidad a nivel químico.

No te vas sin leer: 3 consejos para aumentar la resistencia sexual

Consideraciones finales

La depresión te inmoviliza y te hace un ser cada vez más limitado e incapaz. Vencerla es posible. Sin embargo lo más determinante hasta este punto, es primero aceptar el problema y enseguida pues, buscar ayuda profesional.

La ayuda de un psicólogo o un psiquiatra será determinante en este proceso, esto determinará el tiempo y los pasos a seguir para poder vencerle.

  • Beck, A. T., Rush, A. J., Shaw, B. F., & Emery, G. (1983). Terapia cognitiva de la depresión. Brouwer.
  • Dio Bleichmar, E. (1992). La depresión en la mujer. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría.11(39), 283-289.
  • Pérez Álvarez, M., & García Montes, J. M. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para la depresión. Psicothema, 13 (3).