7 beneficios que puedes disfrutar por tomar agua de pera

¿Sabías que el agua de pera puede ser tu mejor aliada para perder peso? Además de aportarnos fibra, nos ayuda a aumentar la sensación de saciedad y a controlar el hambre.

La pera es una de las frutas más refrescantes, dulces y nutritivas que nos ofrece la naturaleza. El agua de pera, un producto menos conocido que los zumos de manzana o naranja presenta beneficios para el organismo que quizá desconoces.

La forma tradicional de ingerirla es en su estado natural, o bien, mediante la combinación con otras frutas y vegetales en un licuado. Sin embargo, el agua de pera funcionaría como diurético y depurativo para eliminar los desechos tóxicos que dificultan las funciones de los principales órganos del cuerpo.

También es una forma alternativa de disfrutar su alto contenido de fibra y vitaminas del grupo B, C y E. Además es fuente de minerales como el magnesio,fósforo y potasio.

Teniendo en cuenta que muchos desconocen cuáles son sus beneficios para mejorar la salud, a continuación los damos en detalles junto con su receta. ¡Pruébala!

1. Mejora la salud intestinal

Mejora la salud intestinal

Por su aporte significativo de fibra dietética, su consumo regular favorece la salud intestinal. A nivel de colon destacaremos su efecto prebiótico, el cual favorece la regeneración celular normal.

Por otra parte, nos ayuda al favorecer que las toxinas liberadas durante la digestión sean eliminadas sin dañar la mucosa intestinal. En este sentido se habla de potencial anticarcinógeno (Vilcanqui-Pérez & Vílchez-Perales, 2007).

Además mejora el tránsito lento, evitando la acumulación de desechos y trastornos comunes como el estreñimiento.

No olvides leer: Importancia de cuidar la flora intestinal para evitar problemas digestivos

2. Fortalece el sistema inmunológico

Tener un sistema inmunológico fuerte es sinónimo de menos episodios de gripe u otras infecciones virales.

El agua de pera contiene vitamina C, esencial para mejorar las defensas y ayudar al organismo a reponerse ante estos tipos de afecciones.

3. Apoya la reducción del colesterol

Colesterol-malo

Cada pieza mediana de pera proporciona hasta 2,3 gramos de fibra alimentaria soluble. Durante el proceso digestivo llevado a cabo en el intestino delgado, la fibra acúa enlenteciendo el tránsito y disminuyendo la absorción de lípidos. Además disminuye el colesterol el cual se consume durante la digestión.

Por ello, consumir agua de pera con frecuencia puede aportar a nuestro sistema digestivo un factor preventivo para determinadas enfermedades cardiovasculares como los accidentes cardiovasculares o la diabetes. 

4. Es saciante

Muchas personas evitaron durante mucho tiempo esta fruta al pensar que sus azúcares naturales influyen en el aumento de peso. Lo cierto es que se trata de un alimento muy bajo en calorías, por cada 100 gramos contiene 41 kilocalorias.

Un vaso de su agua de pera entre comidas aportaría al organismo entre 5 y 6 gramos de fibra soluble. Debido al alto contenido en fibra alimentaria cuando alcanza el estómago produce un enlentecimiento del vaciado. De esta forma prolonga el tiempo en el que nos sentimos saciados por la comida.

5. Relaja los músculos

La pera contiene hasta 130 miligramos de potasio por cada 100 gramos. Por su capacidad para conducir la electricidad,el potasio juega un papel fundamental en la regulación de las contacciones musculares y la función cardiaca y digestiva.

Su consumo equilibrado, gracias a alimentos como el agua de pera, puede ayudarte a prevenir calambres, problemas estomacales, debilidad o fatiga. Además actúa como regulador del ritmo cardíaco y la presión sanguínea.

6. Previene el envejecimiento prematuro

Previene el envejecimiento prematuro

La piel también se beneficia si consumes agua de pera. Su riqueza en antioxidantes puede actuar contra el daño oxidativo de los radicales libres, principal causa del envejecimiento prematuro.

También participa en el aumento de la producción de colágeno gracias a su significativo aporte de vitamina C. El colágeno es esenciar a la hora de mantener la piel tersa y saludable.

7. Previene la diabetes tipo 2

Las antocianinas presentes en las peras reducen los niveles de azúcar en la sangre y el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes. Adicionalmente al efecto de las antocianinas, por su contenido en fibra, ayudará a regular los niveles glucosa en sangre.

¿Quieres conocer más? Lee: Los 7 consejos más eficaces para prevenir la diabetes

¿Cómo preparar agua de pera?

Cómo preparar agua de pera

La preparación del agua de pera es muy sencilla y precisa pocos ingredientes. Podemos consumirla como alternativa saludable para hidratar el organismo y nutrirnos al mismo tiempo.

Ingredientes

  • 4 peras verdes
  • El jugo de 2 limones
  • 12 hojas de albahaca
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Primero lava bien las peras y retírales el corazón, sin pelarlas.
  • Luego, agrégalas en el vaso de la licuadora junto al jugo de limón, la albahaca y el agua. Si quieres lo puedes endulzar, aunque recomendamos evitar el azúcar.
  • Procesa todo durante unos minutos y, por último, agrégale hielo al gusto.

Modo de consumo

  • Puedes distribuir el agua para dos o tres tomas al día, entre comidas para favorecer la absorción de sus nutrientes.

Son muchos los beneficios que se obtienen del consumo del agua de pera o su forma natural. Un aporte equilibrado en nuestra dieta de productos como este puede ayudarnos a mantener nuestro cuerpo aún más sano. ¡Anímate a prepararla!

 

  • Fulgencio Vilcanqui-Pérez, Carlos Vílchez-PeralesFibra dietaria: nuevas definiciones, propiedades funcionales y beneficios para la salud. RevisiónArchivos Latinoamericanos de Nutrición Volumen 67, No. 2, Año 2017. Obtenible en: http://www.alanrevista.org/ediciones/2017/2/art-10/ Consultado el: 05/11/2018
  • Hernández, A., Martínez, C., & Hernández, M. T. (1995). Fibra alimentaria: Concepto, propiedades y métodos de análisis. Alimentaria: Revista de tecnología e higiene de los alimentos, (261), 19-30.
  • Olagnero, G., Abad, A., Bendersky, S., Genevois, C., Granzella, L., & Montonati, M. (2007). Alimentos funcionales: fibra, prebióticos, probióticos y simbióticos. Diaeta25(121), 20-33.
  • Escudero Álvarez, E., & González Sánchez, P. (2006). La fibra dietética. Nutrición hospitalaria21, 61-72.
  • Cicardo, V. H. (1947). Importancia biologica del potasio.