7 claves para afrontar y superar la infertilidad

La infertilidad puede afectar la vida en pareja ya que implica un duelo emocional. Conoce algunas claves para afrontar y superar este problema en pareja, sin culpas, sin reproches, y buscando alternativas para cumplir el deseo de ser padres.

Tener hijos es parte del proyecto de vida de muchas personas. Sin embargo, en la búsqueda por cumplir con ese proyecto, algunas se topan con un problema que puede obstaculizar su proyecto: la infertilidad.

Al recibir el diagnóstico de infertilidad, tras exámenes médicos específicos, las personas deben asumir la imposibilidad de concebir. Esto puede implicar transitar un duelo emocional complejo.

El proceso incluye aceptar la situación y, posiblemente, buscar otras alternativas. De hecho, en la actualidad existen alternativas para tener hijos que pueden ayudar a la pareja a atravesar este momento y salir fortalecidos.

Lee también Azoospermia: cuando el esperma carece de espermatozoides

tratamiento médico por infertilidad

¿Cómo puede influir la infertilidad en la pareja?

La imposibilidad de tener un hijo puede suponer para la pareja una crisis muy complicada, que requerirá de apoyo psicológico para que no afecte la convivencia y la relación.

La forma en la que cada miembro asume la situación puede provocar problemas en la relación, puesto que la intensidad del duelo es diferente en cada persona. En la mujer posiblemente se sume un factor de frustración biológica o corporal.

Cómo-puede-influir-la-infertilidad-en-la-relación-de-pareja

Otros de los problemas que se pueden presentar incluyen:

  • Episodios de estrés y ansiedad.
  • Sentimientos de culpa.
  • Aislamiento social.
  • Problemas de comunicación.
  • Dificultades en el aspecto.

Lee también 9 actividades que puedes hacer en pareja para innovar tu relación

Consejos para afrontar un problema de infertilidad

Cuando existe el deseo de concebir puede ser muy difícil aceptar la infertilidad y superar los problemas emocionales que provoca la noticia.

Para hacerle frente a esta dificultad es esencial adoptar una buena actitud y estar dispuestos a superarlo en conjunto. 

Los siguientes consejos pueden ayudar en este proceso:

1. Mantener la comunicación

Mantener-la-comunicación

Hablar con la pareja tras recibir el diagnóstico es una de las primeras medidas que se deben tomar.

La unión y empatía por las emociones del otro desempeñan un papel determinante para evitar los sentimientos negativos y tratar de encontrar alternativas.

2. Solicitar ayuda de expertos

Los especialistas podrán aclarar las dudas relacionadas con el tema. Ellos compartirán experiencias similares de otras parejas y, especialmente, informarán sobre las alternativas que tienen para ser padres.

3. Buscar información

En la actualidad hay diferentes tratamientos y procesos médicos para aumentar sus posibilidades de concebir. Ya que no siempre dan resultados positivos, un especialista podrá asesorarlos.

4. Prepararse para los momentos difíciles

Es importante fortalecerse emocionalmente para aquellos momentos en los que, por ejemplo, haya que tener contacto con una mujer embarazada o un bebé.

En este sentido, las mujeres son las más afectadas, por sentir la frustración de no poder tener un proceso natural de gestación.

5. Tratar de evitar el estrés

Pensar todo el tiempo en este problema puede ser un motivo de estrés y ansiedad. Para evitarlo lo mejor es mantenerse ocupados, hacer actividades que generen placer y pasatiempos para relajarse.

Lee también: Remedios naturales para el estrés crónico

6. Tener una actitud positiva

Tener-una-actitud-positiva

Disfrutar el presente y ver el futuro con una actitud positiva es esencial para encontrar una solución al problema. Sobre todo, las crisis que pueden aparecer en pareja.

Hay que tratar de evitar poner toda la atención en las causas de la infertilidad, y enfocarse en los aspectos positivos de la vida cotidiana, en experiencias gratificantes.

7. Continuar un plan de vida normal

Si no hubo la posibilidad de un tratamiento o el intento fracasó, el plan de vida feliz no debe cambiar. La vida en pareja involucra muchos sueños por cumplir que aún siguen vigentes. Incluso, el de ser padres por otros caminos.