7 claves para que la ruptura no afecte a tu estado psicológico

13 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Aunque es normal estar triste, debes procurar que la ruptura no afecte en exceso a tu vida. Puedes permitirte un periodo de duelo, pero luego debes seguir adelante. Te contamos más en el siguiente artículo.
 

Para que una ruptura no afecte al estado psicológico de las personas es preciso actuar de inmediato. Frente a una separación amorosa, entregarse a la sensación de angustia puede ser grave.

Relaciones de años o de poco tiempo, con o sin hijos… cualquier vínculo en el que hubo una fuerte conexión necesita de un proceso de asimilación. Muchos problemas surgen, principalmente, cuando las personas se quedan petrificadas ante el estado emocional posterior a la ruptura.

De esta manera, les asaltan dudas de todo tipo, la mayoría de ellas irracionales. Pensamientos como “me quedaré sola/o”, “no volveré a estar con nadie”, “no lo voy a superar”… Son fruto del estado emocional del momento, pero se superan; siempre se superan.

¿Cómo lograr que la ruptura no afecte a tu estado psicológico?

 

1. Distancia verdadera

Para que la ruptura no afecte a la vida en general, la distancia debe ser real y en todos los ámbitos. Las fotografías y objetos que recuerden a esa pareja deben ser guardados. Pertenecen al pasado y por lo tanto, no hay que exhibirlos como actuales.

El contacto debe cortarse por completo, excepto en la situación en la que haya hijos en común, en cuyo caso deben establecerse ciertos límites. Es imprescindible, para cuidar la salud, evitar encuentros o intentar conocer detalles de su vida.

Las aplicaciones sociales son muy utilizadas hoy en día y brindan mucha información. No hay que caer en la tentación de visitar su perfil y mucho menos comentar.

Lee este artículo: ¿Cómo manejar una ruptura en las redes sociales?

2. Ocupar el tiempo libre

Sobre todo en las primeras fases de la separación, hay que mantener la mente ocupada. Lo mejor es inscribirse en actividades divertidas o iniciar la práctica de algún deporte. Crear espacios para la satisfacción personal con algún pasatiempo o simplemente con amigos.

 

Las responsabilidades y los entretenimientos no permiten que los pensamientos se estanquen en la ruptura. Así, la razón le gana a los sentimientos hasta que uno se sienta en condiciones de armonizar.

Además, salir y hacer cosas nuevas otorga el beneficio de conocer a otras personas y agrandar el campo social. Tal vez te sorprendas de lo positivo que resulta un aire diferente.

3. Agradecer lo bueno

Suele suceder que en algunas fases de la ruptura se cree que ya nada tiene sentido, todo se ve oscuro. Una buena técnica para salir de ese pozo de negatividad es recordar lo bueno que se tiene.

Toma un papel y agradece por cada punto positivo: estar vivo, tener un trabajo, gozar de buenas amistades y todo lo que se cruce por tu mente. Aunque algunos duden de este método, funciona y muy bien.

4. Cuidar la salud

Elegir una rutina de comidas saludables y hacer ejercicio renueva las energías. Poner la atención en el cuidado del cuerpo es una forma de elevar la autoestima y no dejarse vencer por el dolor.

 

Asimismo, también es una distracción investigar sobre recetas nuevas y compartir con otras personas lo aprendido. Comenzarás a sentirte más activo  y verás que la vida de soltero no está nada mal.

5. Tiempo para el duelo

No hay que salir a buscar un nuevo compañero que ocupe el lugar del anterior para no sentirse solos. El duelo es un proceso por el que se debe pasar tarde o temprano y no se evita utilizando a otra persona.

Las emociones están para ser expresadas y no está mal que llores o te enojes. Es una forma de limpiar el interior para dejar espacio a una vida nueva. Aprender a vivir solos es el primer paso para retomar una vida en pareja.

6. Buscar apoyo en los seres queridos

Los amigos o familiares más cercanos están ahí para darte el apoyo que necesitas. Buscar ayuda o contención en ellos es una clave para que la ruptura no afecte a la mente. Conversar sobre los miedos, la desazón y las preocupaciones actuales permite el desahogo.

 

Siempre hay alguien que sabe escuchar y que, además, tiene una mirada más objetiva de la situación. Sus palabras o un simple abrazo se convierten, en momentos, en lo más importante para una persona triste.

De la misma forma, en muchas ocasiones se recomienda buscar ayuda en un psicólogo. Esto sucede en aquellas ocasiones en las que la persona es incapaz de seguir con su vida de forma normal.

No te pierdas: Mi círculo de amigas, mi apoyo social y emocional

7. Poner límites a los familiares

En las relaciones de pareja en las que las familias de ambos están muy involucradas, es necesario poner límites. La separación es de dos y los demás deben guardarse sus opiniones. Evitar que se entrometan es lo más sano para todos.

Se trata de una cuestión de respeto y educación que favorece a los recién separados y a su entorno. Si se permite que todos comenten, el duelo nunca acaba y, aún peor, todo se torna más difícil.

La felicidad está en uno mismo

Conseguir que una ruptura no afecte al estado emocional de las personas depende de ellas mismas. Lo importante es no transitar por ese proceso solos ni colocarse en el papel de víctimas.

 

Más allá de los motivos de la separación, lo importante es el modo en el que se enfrente la situación. La vida sigue y depende de cada uno mantenerse dignos y volver a encontrar la felicidad.

 
  • Sánchez Aragón, Rozanna., Martínez Cruz, Rebeca. (2013).Causas y Caracterización de las Etapas del Duelo Romántico. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2007471914703783