7 claves para ser fuerte emocionalmente

La fortaleza emocional nos ayuda a superar los obstáculos y a verlos como oportunidades de aprendizaje, entre otras cosas.

La vida tiene muchos altibajos y no siempre sabemos cómo afrontarlos. El miedo y el desconocimiento son enemigos muy potentes en nuestro día a día. Ser fuerte emocionalmente (así como también mentalmente) puede ser de gran utilidad para sortear los obstáculos que aparecen sin avisar. Conoce algunas claves para fortalecer tus emociones y pensamientos en el siguiente artículo.

Por qué ser fuerte emocionalmente

Con el hecho de cambiar ciertos hábitos y percepciones sobre la vida puedes desarrollar la resiliencia: la capacidad de sobreponerte a cualquier acontecimiento adverso y seguir adelante a pesar de lo que suceda. Esta característica en la personalidad te hará ser fuerte emocionalmente, perseverante y ver “el medio vaso lleno” de las cosas. Todos tenemos problemas pero lo que nos diferencia es la manera en que actuamos ante la adversidad.

Ser resiliente no quiere decir que nada te moleste ni que no tengas problemas sino de saber cómo controlar tus emociones y de qué manera puedes usar tus habilidades para mejorar y salir airoso de cualquier situación.

Lee también: Cuando nos comemos nuestras emociones

Consejos para ser fuerte emocionalmente

Mujer fuerte

No se trata de aparentar fortaleza sino de tenerla realmente. Si tienes ganas de llorar entonces llora; si quieres gritar pues grita pero no te quedes allí parado sin hacer nada. Una vez que hayas atravesado la crisis ponte en acción y trabaja para cambiar la situación. Presta atención a estos consejos para ser fuerte emocionalmente:

1. Considera las dificultades como oportunidades

No importa cuán catastrófico sea aquello que te haya sucedido siempre tienes la posibilidad de resurgir de las cenizas, como el ave fénix. Enfócate en las oportunidades y no en las dificultades. Encuentra la forma de sacarle provecho a cada situación.

2. Identifica los desafíos

7 señales de que eres una persona de personalidad fuerte

La fortaleza emocional y mental es básicamente adaptarse a las dificultades de la mejor manera posible. Después de experimentar dolor, angustia o estrés el siguiente paso es reponerse y seguir adelante.

Perfecciona tus habilidades para luego poder elaborar planes y, por supuesto, cumplirlos. Piensa en tus metas desde una óptica positiva, controla esos fuertes impulsos de querer renunciar a tus sueños. Todo se puede lograr si se da un paso a la vez.

3. Motívate

Mantenerte centrado en aquello que te motiva es fundamental. Enfócate en esas personas o cosas por las que merece la pena luchar y aunque no lo creas eso te permitirá seguir adelante con buena disposición y fortaleza. Lo importante es saber muy bien qué quieres y cuánto puedes mejorar.

4. Acepta los fracasos

Miedo al fracaso

Por supuesto que no podemos controlarlo todo y equivocarnos también forma parte del aprendizaje. Seguro conoces el dicho que indica “el que no arriesga no gana” y podríamos añadir “el que no tiene un error no avanza”.

Si no estás dispuesto al fracaso entonces no podrás ser fuerte emocionalmente. Acepta las críticas constructivas, no dejes que los imprevistos te superen y recuerda que de todo lo malo que suceda siempre puedes encontrar una parte buena. Debes ensayar y probar muchas veces hasta que el resultado sea el que deseas. Debes permitirte equivocarte.

5. Céntrate en tus fortalezas

Si te enfocas en las cosas que haces bien podrás ser fuerte emocionalmente y más optimista. Por ejemplo, si tienes la capacidad de ordenar de forma eficaz puedes aprovechar ese “don” cuando la oficina es un desastre y tendrán una visita importante.

Tal vez una de tus habilidades es estar en contacto con gente bien predispuesta para ayudar cuando otro lo necesita. Recuerda cuáles son tus dones, potencia tus habilidades, guíate por lo mejor que tienes.

Te recomendamos leer: Una vez descubiertas tus fortalezas internas, nada ni nadie puede detenerte

6. Ignora a las personas negativas

hombre-ignorando-llamada

Lamentablemente estamos rodeados de gente que se lo pasa hablando mal de los otros o que siempre ven lo “malo” de todo. Estas personas no suman nada en tu vida y lo que es peor: restan. Ese impacto negativo no te permite ser fuerte emocionalmente porque copias sus hábitos. No dejes que los pesimistas te influencien.

Si alguien te dice que no puedes hacer algo demuéstrale que estaba equivocado. Y mejor aún: demuéstrate a ti mismo que los demás no tenían razón. Aléjate de aquellos que ven problemas en lugar de soluciones.

7. Mantén estables tus emociones

Si bien esto puede parecer difícil, se puede lograr con paciencia. La felicidad no reside en estar las 24 horas del día con una sonrisa de oreja a oreja sino en mantener un estado de ánimo equilibrado.