7 comidas deliciosas que puedes incluir en tu dieta

La clave para disfrutar de la dieta y que esta no nos resulte aburrida es encontrar métodos de cocción saludables y aliñar los platos con especias para aportarles sabor

Para llevar una dieta saludable no debes limitar tus comidas a la combinación de alimentos insípidos. Aunque es cierto que es importante moderar el número de calorías, hay preparaciones deliciosas que se pueden comer sin remordimientos.

Preparar estas recetas permite controlar esa sensación de ansiedad que conduce a comer en exceso; además, supone una fuente significativa de energía para tener un mejor rendimiento físico y mental en las actividades de la jornada.

Lo mejor de todo es que son perfectas para aquellas personas que no tienen mucho tiempo. Se elaboran en cuestión de minutos y sus ingredientes son económicos y suelen estar en la despensa del hogar.

¿Te animas? Descubre 7 buenas recomendaciones para que no dejes de añadirlas en tu dieta.

1. Cremosa tostada de aguacate

Pizza al huevo y aguacate

Una simple tostada con aguacate puede ser el bocado perfecto para calmar la sensación de hambre a la hora de la merienda. De hecho, acompañada con alimentos como el huevo cocido, también es una gran opción para el desayuno.

  • Esta sencilla combinación de ingredientes aporta hidratos de carbono y ácidos grasos esenciales que sirven como fuente de “combustible” para el cuerpo.
  • Contiene vitamina E y omega 3, nutrientes que promueven el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

Visita este artículo: Cómo preparar una deliciosa pizza de aguacate

2. Ensalada verde

¿Quieres comer algo ligero y 100 % saludable? ¡Las ensaladas no pasan de moda! Cuando se elaboran con vegetales verdes tienen múltiples beneficios tanto para la salud, como para el peso corporal.

  • Los vegetales frescos contienen grandes cantidades de sustancias antioxidantes, vitaminas y minerales que refuerzan las defensas para evitar enfermedades.
  • Su alto contenido de fibra mejora la digestión y prolonga la sensación de saciedad para evitar los “picoteos” de platos llenos de calorías.
  • Se pueden combinar con atún, carnes magras, huevos y otras fuentes de proteínas y grasas saludables.

3. Sopa de verduras

Una buena sopa para el alma… y legumbres también

Hay decenas de recetas de sopas de verduras que complementan la dieta. Se trata de un plato típico, ideal para el almuerzo o la cena, que aporta importantes nutrientes esenciales y un fuerte efecto saciante.

  • La combinación de vegetales le brinda al organismo fibra dietética, antioxidantes e hidratos de carbono de fácil asimilación.
  • Es energética, fortalece las defensas y ayuda a aligerar el proceso de digestión.
  • Se puede preparar con añadidos de carnes o legumbres.

4. Pasta con verduras

No quita demasiado tiempo, contiene interesantes nutrientes y se prepara con mucha facilidad. La pasta con verduras es un plato ligero que puede incluirse en la dieta regular, incluso si el objetivo es perder peso.

  • La pasta integral contiene carbohidratos que aumentan la sensación de energía y el rendimiento.
  • Combinada con vegetales brinda una dosis extra de vitaminas y minerales que protegen el organismo.
  • Para no dañar su calidad nutricional, es mejor evitar añadidos de grasas saturadas como crema de leche, mantequilla o queso.

Lee también: Deliciosas recetas de pasta bolognesa

5. Pechuga de pollo a la parrilla

pechuga de pollo

La pechuga de pollo a la parrilla no ha tenido tanta fama porque algunos la catalogaron como insípida. Lo cierto es que es una de las carnes más saludables y puede prepararse en un plato lleno de sabores deliciosos.

  • La clave está en marinar el pollo con anticipación a su preparación. Así, con hierbas y especias, se le puede dar un sabor fuerte y exquisito.
  • Otra opción, aunque con más calorías, es hacerlo con cebolla caramelizada o en salsa.

6. Lasaña de berenjenas

¿Buscando un plato diferente y delicioso? ¿Qué tal una lasaña con berenjenas? Aunque la receta típica supone una comida alta en calorías, esta opción con verduras es más ligera y perfecta para cualquier ocasión.

  • En lugar de pasta de harina se utilizan las berenjenas como capas para darle forma a la lasaña.
  • El interior se rellena con verduras, legumbres y una salsa blanca con queso.
  • Adicionalmente se le agrega cebolla, ajo, espinacas y los ingredientes que se deseen.
  • ¿El resultado? Un plato saciante lleno de fibra, vitaminas y minerales.

7. Patatas horneadas

Patatas

En lugar de comprar paquetes de patatas fritas, ¿por qué no preparar unas deliciosas patatas horneadas para el almuerzo o la merienda?

  • Basta con cortar las patatas en tiritas o rodajas, y hornearlas hasta que estén blandas o crujientes.
  • Luego, antes de servirlas, se pueden rociar con especias como el cilantro o el orégano.
  • Este sencillo y delicioso aperitivo calmará esos antojos que suelen arruinar la dieta.

Como acabas de notar, comer sano no significa restringir los sabores o grupos de alimentos. Basta con hacer combinaciones sanas, moderando siempre las porciones.