7 comidas deliciosas que puedes incluir en tu dieta

Daniela Echeverri Castro·
03 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
03 Febrero, 2020
Disfrutar cada día de comidas deliciosas y sanas no solo nos ayudará a darnos un gusto y maximizar nuestra sensación de bienestar, también nos ayudará a mantener un peso adecuado.
 

Mantener una dieta sana no tiene por qué ser sinónimo de pasar hambre o tomar alimentos y combinaciones insípidas, porque lo cierto es que sí se pueden disfrutar de comidas deliciosas.

Aunque es cierto que es importante moderar el número de calorías, hay preparaciones llenas de buen sabor que se pueden comer sin remordimientos. Algunas recetas permiten controlar esa sensación de ansiedad por comer que conduce a cometer excesos, y pueden aportar energía para tener un mejor rendimiento físico y mental.

Lo mejor de todo es que son perfectas para aquellas personas que no tienen mucho tiempo. Se elaboran en cuestión de minutos y sus ingredientes son fáciles de encontrar.

A continuación te comentaremos 7 buenas recomendaciones para que no dejes de añadirlas a tu dieta.

1. Cremosa tostada de aguacate

Pizza al huevo y aguacate

Una simple tostada con aguacate puede ser el bocado perfecto para calmar la sensación de hambre a la hora de la merienda. De hecho, acompañada con un huevo cocido, también es una gran opción para disfrutar comidas deliciosas en el desayuno.

Esta sencilla combinación de ingredientes aporta hidratos de carbono y ácidos grasos esenciales que sirven como fuente de “combustible” para el cuerpo. Contiene vitamina E y omega 3, nutrientes que promueven el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

 

Descubre: Cómo preparar una deliciosa pizza de aguacate

2. Ensalada verde

¿Quieres comer algo ligero y 100 % saludable y ligera? Una buena opción son las ensaladas porque no pasan de moda, admiten diversas combinaciones y además pueden ayudarte a aumentar tu consumo de alimentos vegetales y otros alimentos nutritivos, como los frutos secos por ejemplo.

Los vegetales frescos contienen grandes cantidades de sustancias antioxidantes, vitaminas y minerales que refuerzan las defensas para evitar enfermedades. Su alto contenido de fibra mejora la digestión y prolonga la sensación de saciedad para evitar la ansiedad por comer y los respectivos “picoteos” de comestibles industriales que están llenos de calorías. Se pueden combinar con atún, carnes magras, huevos y otras fuentes de proteínas y grasas saludables.

3. Sopa de verduras, el entrante perfecto para tus comidas deliciosas y sanas

Las sopas y las cremas pueden formar parte de muchas comidas deliciosas. Por ello, vale la pena darles una oportunidad. Aportan varios nutrientes esenciales, ayudan a saciar el apetito y, además, se elaboran fácilmente.

 
  • La combinación de vegetales le brinda al organismo fibra dietética, antioxidantes e hidratos de carbono de fácil asimilación.
  • Las sopas y cremas se pueden preparar con añadidos de carnes o legumbres. Son energéticas, hidratantes y reconfortantes. Además, se pueden tomar con un toque de queso rallado o unos cuantos picatostes.

4. Pasta con verduras

La pasta integral con verduras es una de esas comidas deliciosas que pueden incluirse en la dieta, incluso cuando el objetivo es bajar de peso. Prepararla no quita demasiado tiempo, contiene interesantes nutrientes y se prepara con mucha facilidad.

La pasta integral contiene carbohidratos que aumentan la sensación de energía y el rendimiento. Combinada con vegetales brinda una dosis extra de vitaminas y minerales que protegen el organismo. Para no dañar su calidad nutricional, es mejor evitar añadidos de grasas saturadas como crema de leche, mantequilla o queso.

Descubre: Deliciosas recetas de pasta bolognesa

5. Pechuga de pollo a la parrilla

pechuga de pollo

La pechuga de pollo a la parrilla no ha tenido tanta fama porque algunos la catalogaron como insípida. Lo cierto es que es una de las carnes más saludables y puede prepararse en un plato lleno de sabores deliciosos.

 

La clave está en marinar el pollo con anticipación a su preparación. Así, con hierbas y especias, se le puede dar un sabor fuerte y exquisito. Otra opción, aunque con más calorías, es hacerlo con cebolla caramelizada o en salsa.

6. Lasaña de berenjenas

¿Buscando un plato diferente y delicioso? ¿Qué tal una lasaña con berenjenas? Aunque la receta típica supone una comida alta en calorías, esta opción con verduras es más ligera y perfecta para cualquier ocasión.

En lugar de pasta de harina se utilizan las berenjenas como capas para darle forma a la lasaña. El interior se rellena con verduras, legumbres y una salsa blanca con queso.

Adicionalmente se le agrega cebolla, ajo, espinacas y los ingredientes que se deseen. ¿El resultado? Un plato saciante lleno de fibra, vitaminas y minerales.

7. Patatas horneadas

Patatas

En lugar de comprar paquetes de patatas fritas, ¿por qué no preparar unas deliciosas patatas horneadas para el almuerzo o la merienda? Basta con cortar las patatas en tiritas o rodajas, y hornearlas hasta que estén blandas o crujientes. Luego, antes de servirlas, se pueden rociar con especias como el cilantro o el orégano. Este sencillo y delicioso aperitivo calmará esos antojos que suelen arruinar la dieta.

 

Comer sano no implica renunciar a lo delicioso

Como acabas de notar, comer sano no significa restringir los sabores o grupos de alimentos ni resignarse a comer preparaciones insípidas. En realidad con hacer combinaciones sanas, moderando siempre las porciones.

Si tienes dudas acerca de cómo llevar una dieta equilibrada, acorde las necesidades de tu organismo, consulta con un nutricionista.