7 consejos de alimentación para tratar el reflujo gastroesofágico

Para controlar el reflujo gastroesofágico es esencial limitar el consumo de algunos alimentos irritantes que producen acidez; asimismo, es conveniente comer varias veces al día y tomar probióticos.

Seguir una buena alimentación es una de las claves para tratar el reflujo gastroesofágico. Aunque es necesario poner en práctica otros hábitos, mantener una dieta saludable puede garantizar el control del síntoma, sobre todo cuando tiende a ser recurrente.

Esta condición se desarrolla cuando los ácidos estomacales consiguen retornar hacia el esófago y la boca debido a un debilitamiento del esfínter esofágico. Se describe como una sensación de ardor a nivel del esternón, que puede acompañarse con dolor torácico y agruras.

Si bien suele ser leve, y rara vez representa otras patologías graves, es necesario prestarle atención para que no se convierta en un trastorno crónico. Por eso, además de seguir las recomendaciones médicas, es importante adoptar medidas preventivas con la dieta.

¿Cuáles son las causas de reflujo gastroesofágico?

Reflujo

La causa principal del reflujo gastroesofágico es la producción excesiva de ácidos gástricos. Estos jugos producen una inflamación y debilitamiento del músculo que rodea la parte inferior del esófago (esfínter esofágico), lo cual permite su paso hacia la parte superior.

Factores de riesgo

  • Obesidad o sobrepeso (aumento de la presión intraabdominal)
  • Estado de embarazo
  • Alteración de la capacidad de vaciamiento esofágico
  • Hernia de hiato
  • Inmadurez del cardias
  • Cirugía del esófago
  • Trastornos de tejido conjuntivo, como esclerodermia
  • Consumo de cigarrillo y alcohol
  • Ingerir comidas irritantes y picantes
  • Tomar café y bebidas estimulantes
  • Algunos medicamentos como la aspirina

Ver también: Remedios naturales más efectivos para tratar el reflujo

Síntomas de reflujo gastroesofágico

Una fuerte sensación de ardor en el pecho, generalmente después de comer, es el síntoma común del reflujo gastroesofágico. Sin embargo, esta condición suele venir de la mano con otras incomodidades que se pueden prolongar por algunas horas.

  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para deglutir las comidas
  • Regurgitación de alimentos o líquidos agrios
  • Sensación de tener un nudo en la garganta
  • Tos crónica
  • Problemas del sueño (si el reflujo es nocturno)

Cómo tratar el reflujo gastroesofágico con la alimentación

Modificar los hábitos alimentarios es una medida que puede prevenir y tratar el reflujo gastroesofágico. No hay que ignorar que muchos casos se desencadenan por mantener una dieta poco saludable y rica en alimentos ácidos e irritantes. ¿Qué debes hacer?

1. Consumir jugo de aloe vera

Aloe vera

Las propiedades calmantes y antiácidas del jugo de aloe vera pueden ayudar a tratar el reflujo gastroesofágico de forma natural. Esta bebida saludable neutraliza la acción de los ácidos en el sistema digestivo y ayuda a restablecer el pH alterado.

Entre otras cosas, tiene efectos antiinflamatorios y regenerativos que disminuyen la irritación del revestimiento estomacal para evitar complicaciones como las úlceras o gastritis. Sin embargo, se debe tomar con moderación, ya que actúa como laxante.

2. Limitar la ingesta de irritantes

Mantener una alimentación rica en alimentos irritantes es una causa habitual de este problema. Por eso, si el objetivo es combatirlo y evitar que reaparezca, es esencial limitar al máximo su ingesta. Los detonantes más populares son:

  • Carnes embutidas
  • Harinas refinadas
  • Dulces y bollería
  • Condimentos picantes
  • Comidas enlatadas
  • Frituras y snacks de paquete
  • Carminativos como ajo y cebolla
  • Cítricos y tomate
  • Café y productos con cafeína
  • Lácteos enteros
  • Mantequilla y grasas vegetales

3. Comer cinco veces al día

Porciones reducidas

El buen hábito de dividir las porciones para hacer cinco comidas al día también incide de forma positiva en el tratamiento de este síntoma. Esto permite disminuir las cantidades en cada plato para facilitar la digestión y mantener el control sobre la producción de ácidos.

4. Masticar bien

Comer despacio y masticar bien las comidas es determinante para tratar el reflujo gastroesofágico. Aunque muchos lo pasan por alto, tragar los alimentos muy enteros dificulta la digestión y altera la segregación de ácidos estomacales.

5. Ingerir alimentos probióticos

Los alimentos probióticos contienen ‘cultivos vivos’ de bacterias que ayudan a mantener un equilibrio del pH del estómago. Por ende, cuando hay una alteración de ácidos que produce reflujo, lo ideal es aumentar su consumo como parte del tratamiento. Algunas opciones disponibles son:

  • Kéfir
  • Yogur natural
  • Col fermentada
  • Fermentado de piña
  • Chucrut
  • Cebollas lactofermentadas

Lee también: 7 alimentos que debes evitar si sufres de reflujo ácido

6. Beber agua con limón en ayunas

Agua con limón

La ingesta de agua tibia con limón en ayunas es uno de los remedios tradicionales para tratar el reflujo gastroesofágico. De hecho, desde siempre se ha recomendado como aliada para la digestión. Su efecto alcalino neutraliza los ácidos y hace más ligero el proceso de digestión.

7. Evitar comer antes de dormir

Uno de los errores de la dieta que son detonantes de reflujo ácido es el consumo de comidas copiosas e irritantes en las horas previas al descanso. Si bien puede parecer ‘inofensivo’, facilita el retorno de los ácidos a la boca y desencadena otras molestias digestivas.

Dado que el cuerpo permanece en una posición tumbada, los ácidos pueden subir con facilidad a través del esófago. Por eso, lo mejor es comer unas tres horas antes de ir a la cama y tomar solo alimentos livianos.

¿Sufres este síntoma de manera recurrente? No olvides que, además de seguir estos consejos, debes evitar el cigarrillo y el estrés. Si aun así sigue representando una molestia, consulta al médico para determinar si se debe a alguna causa subyacente.