7 consejos clave para cuidar los riñones

Además de evitar hábitos perjudiciales, como el tabaco, debemos llevar una dieta sana y equilibrada y realizar ejercicio de forma regular, para ayudar a expulsar toxinas de nuestro organismo.

Los riñones desempeñan un papel fundamental en la salud. Son los responsables de filtrar toxinas y producir orina para desintoxicar el cuerpo de aquellas sustancias que no necesita.

Además, su función también contribuye a regular la presión arterial y el equilibrio hidrosalino, y estimula la producción de glóbulos rojos en la sangre.

Debido a esto, mantener los riñones en óptimo estado, es esencial para gozar de buena salud a nivel general.

Por esta razón, se han compartido una serie de recomendaciones claves con las que se invita a todos a cuidar su salud renal. ¡Descúbrelas!

¿Por qué cuidar los riñones?

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos años han incrementado los casos de pacientes con insuficiencia renal crónica y otros problemas renales. Estos se asocian con mayor riesgo de diabetes, sobrepeso y patologías cardiovasculares.

Además, los riñones están considerados como los principales filtros de la sangre. Estos facilitan su limpieza reteniendo los nutrientes que el organismo sí puede aprovechar.

cuidar los riñones

Te ofrecemos una serie de pautas que ayudarán a mantenerte en un buen estado de salud renal:

1. Hacer actividad física

Hacer actividad física

Los beneficios del ejercicio van más allá de regular el peso corporal.  El organismo activa su metabolismo y facilita la eliminación de sustancias tóxicas presentes en el torrente sanguíneo.

A través de este hábito se apoya la reducción de la presión arterial, y disminuye de forma significativa el riesgo de desarrollar una enfermedad renal crónica.

Lee también: 6 maneras naturales de prevenir enfermedades renales

2. Controlar los niveles de azúcar en la sangre

El descontrol y aumento en los niveles de azúcar en la sangre, está asociado con el mayor riesgo de padecer daños renales.

Esta enfermedad ocasionada por la diabetes se conoce con el nombre de nefropatía diabética. Comienza a ocurrir desde mucho antes de que aparezcan los primeros síntomas.

A medida que avanza va ocasionando una serie de alteraciones en la orina. Destaca por la presencia de pequeñas cantidades de proteína en la misma.

De hecho, en Estados Unidos la diabetes es la causa más común de insuficiencia renal.

3. Regular la presión arterial

Reducir-la-presión-arterial

La presión arterial alta también tiene una relación muy estrecha con los problemas en los riñones. Cuando está en niveles elevados, esta hace que el corazón trabaje más y, con el paso del tiempo, puede terminar perjudicando algunos vasos sanguíneos del cuerpo.

Al llegar a dañar los vasos de los riñones, hay una gran probabilidad que estos dejen de eliminar los desechos y el exceso de líquido del cuerpo.

Como consecuencia se puede producir una insuficiencia renal. Esta enfermedad obliga a la persona a recibir un trasplante de riñón o un tratamiento de diálisis.

4. Adoptar una alimentación saludable

Tal y como ocurre con las demás partes del cuerpo, los riñones requieren de una adecuada nutrición para conservarse en buen estado a lo largo de la vida.

En este sentido, se aconseja basar la dieta en alimentos saludables como las frutas y verduras, alimentos que apoyan a los riñones en su función.

Algunas de las recomendadas son:

  • Arándanos.
  • Sandía.
  • Melón.
  • Apio.
  • Espárragos.
  • Berenjena.
  • Ajo.

5. Moderar el consumo de sal

Consumo-de-sal

El consumo excesivo de sal es una de las causas principales de retención de líquidos y dificultades en los riñones.

Si bien el cuerpo necesita esta sustancia en pequeñas cantidades, la mayoría de personas la ingieren de forma excesiva, y a mediano y largo plazo sufren las consecuencias.

Los riñones son capaces de eliminar hasta 5 gramos de sal al día. De este modo, al ingerir más se ve obligado a almacenarla.

Esa acumulación  en varios órganos y tejidos del cuerpo es una causa potencial de enfermedades. Entre ellas la insuficiencia renal, hipertensión y patologías hepáticas.

6. Incrementar el consumo de agua

El consumo diario de agua es uno de los mejores hábitos para mantener el buen funcionamiento de los riñones.

Este preciado líquido participa en la producción de orina. También en el proceso mediante el cual estos órganos eliminan las toxinas del cuerpo.

Los expertos recomiendan ingerir alrededor de dos litros de agua al día. Así se reduciría el riesgo de padecer enfermedades renales.

Visita este artículo: 13 problemas causados por no beber suficiente agua

7. No fumar

No-fumar

El tabaquismo no solo afecta la salud del sistema respiratorio, sino que tiene un impacto negativo a nivel renal.

Los efectos de este hábito afectan los vasos sanguíneos del riñón. Además conlleva a desarrollar otros factores de riesgo como la hipertensión arterial o la diabetes.

Los fumadores tienen hasta dos veces más riesgo de sufrir insuficiencia renal, incluyendo los fumadores pasivos.

Poniendo en práctica todos estos consejos no solo estarás cuidando tu salud renal, sino que mejorarás tu calidad de vida en general.

 

  • Marquez, D. F., Ruiz-Hurtado, G., & Ruilope, L. (2017). The impact of antihypertensives on kidney disease. F1000Research. https://doi.org/10.12688/f1000research.9916.1
  • Cumberbatch, M. G., Rota, M., Catto, J. W. F., & La Vecchia, C. (2016). The Role of Tobacco Smoke in Bladder and Kidney Carcinogenesis: A Comparison of Exposures and Meta-analysis of Incidence and Mortality Risks. European Urology. https://doi.org/10.1016/j.eururo.2015.06.042
  • Karalius, V. P., & Shoham, D. A. (2013). Dietary Sugar and Artificial Sweetener Intake and Chronic Kidney Disease: A Review. Advances in Chronic Kidney Disease. https://doi.org/10.1053/j.ackd.2012.12.005
  • Perkovic, V., Heerspink, H. L., Chalmers, J., Woodward, M., Jun, M., Li, Q., … Zoungas, S. (2013). Intensive glucose control improves kidney outcomes in patients with type 2 diabetes. Kidney International. https://doi.org/10.1038/ki.2012.401
  • Johansen, K. L. (2005). Exercise and chronic kidney disease: Current recommendations. Sports Medicine. https://doi.org/10.2165/00007256-200535060-00003