7 consejos clave para evitar el cáncer o detectarlo a tiempo

Daniela Castro 28 febrero, 2016
Llevar una vida sana es fundamental para evitar el cáncer. Los chequeos médicos frecuentes nos ayudarán a detectar cualquier anomalía y con un diagnóstico precoz conseguiremos minimizar el riesgo

El cáncer es una de las enfermedades crónicas más temidas por los seres humanos y, por desgracia, es una de las que más se diagnostican al año.

Ocurre cuando algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin control, proliferándose en los tejidos que las rodean.

Casi cualquier área del cuerpo humano lo puede desarrollar, y en algunos casos puede comprometer varios órganos al mismo tiempo.

Entre sus principales causas están los factores genéticos, pero las investigaciones también sugieren que hay hábitos o cambios en el cuerpo que pueden favorecer su aparición.

El consumo excesivo de tabaco, el alcohol y la obesidad son solo algunos de los factores que pueden tener algún tipo de relación.

En este sentido, se cree que mediante la adopción de ciertas costumbres se puede disminuir el riesgo o, por lo menos, detectarlo de manera oportuna. ¿Te interesa conocerlas?

1. Evitar el tabaco

Dejar-de-fumar

El consumo excesivo de tabaco es la causa de, por lo menos, un 30% de los cánceres diagnosticados en el mundo.

Los compuestos tóxicos que contiene se van acumulando en el organismo y van deteriorando las células sanas.

Un fumador que logra dejar este hábito logra reducir el riesgo de forma significativa desde los primeros años.

Se estima que entre cinco y diez años después de dejar de fumar, las probabilidades de cáncer disminuyen a los mismos niveles de los no fumadores.

Lee también: 8 razones por las cuales debes dejar de fumar

2. No ingerir bebidas alcohólicas en exceso

Las personas que toman bebidas alcohólicas en exceso no solo tienen riesgo de dañar su hígado, sino que pueden desarrollar tipos de cánceres como:

  • De boca.
  • De garganta.
  • De esófago.
  • De laringe.
  • De seno.

El riesgo incrementa conforme aumente su ingesta diaria o semanal. Debido a esto, se recomienda tomar con moderación y solo de forma ocasional.

En bebidas como el vino tinto se hna encontrado activos como el resveratrol, un tipo de antioxidante que protege el cuerpo contra los radicales libres.

Eso sí, no quiere decir que se pueda ingerir en exceso; los hombres pueden tomar entre una y dos copas al día, mientras que las mujeres solo una.

3. No caer en el sedentarismo

Hacer ejercicio

El sedentarismo ralentiza el metabolismo y es una causa potencial de enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad y varios tipos de cánceres.

La práctica diaria de ejercicio previene entre un 30% y un 50% las probabilidades de desarrollar tumores malignos.

4. Combatir la obesidad

Las personas que padecen obesidad no solo tienen una disminución notable en su calidad de vida, sino que están en un alto riesgo de desarrollar cánceres como:

  • De mama.
  • De colon.
  • De recto.
  • De esófago.
  • De riñón.
  • De páncreas.

El perder por lo menos un 10% del total de peso corporal reduce de forma significativa las probabilidades y evita el desarrollo de otras enfermedades.

5. No exponerse de forma prolongada al sol

No exponerse de forma prolongada al sol

Se ha dicho una y mil veces que la exposición directa al sol aumenta el riesgo de cáncer de piel por el daño celular que causan los rayos UV.

Es cierto que un poco de sol ayuda a sintetizar la vitamina D, pero este debe evitarse al máximo entre las 11:00 y las 16:00 horas.

En caso de no tener otra alternativa, siempre se debe utilizar un protector solar, incluso después del bronceado.

6. Hacer pruebas de detección

Tanto hombres como mujeres deben iniciar constantes chequeos médicos para asegurarse de que todo en su cuerpo está bien.

Las mujeres deben hacerse la citología vaginal y detecciones VPH regulares que incluso permiten detectar las alteraciones que, en un período de 10 a 15 años, se pueden convertir en cáncer.

Los hombres, por su parte, deben hacerse un screening de próstata para detectar un posible cáncer en fases precoces.

Visita este artículo: ¿Por qué es importante realizarse la citología?

7. Mamografía tras llegar a la menopausia

Mamografía tras llegar a la menopausia

La disminución en la producción de hormonas femeninas tras llegar a la menopausia aumenta de forma considerable el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

La mamografía es una forma eficaz de detectarlo de forma oportuna, incluso cuando aún no se tiene síntoma alguno.

Su realización anual disminuye las probabilidades de que llegue a etapas avanzadas y es una de las mejores formas para actuar de manera oportuna.

Las mujeres que tienen antecedentes familiares tienen que iniciarlas en edades más jóvenes.

Muchos no se alcanzan a imaginar cuán útil es tener todos estos consejos en cuenta. Si aún no los has realizado, más te vale empezar a considerarlos desde ahora. ¡Está en tus manos!

Te puede gustar