7 consejos para comer sano cuando estás de viaje

Cuando hablamos de comer sano no podemos olvidar que también las bebidas cuentan. En lugar de tragos con alcohol o refrescos procura optar por el agua

Cuando quieres llevar una vida sana, salir de viaje puede suponer una preocupación en vez de un motivo para distraerte y pasar un buen rato.

Esto se debe a que estamos acostumbrados a que viajar es sinónimo de comida chatarra, tanto en carretera como en un viaje en avión.

Quizás piensas que por querer tener un régimen alimenticio sano probablemente no disfrutarás el viaje, te verás limitado al momento de comer o que romperás la dieta y eso retrasaría tu objetivo.

No obstante, esto no tiene por qué ser así y la verdad es que existen algunos trucos para comer sano cuando estás de viaje.

No tienes que sacrificar nada. Recuerda que el secreto de una alimentación sana es el equilibro y no la eliminación total de los alimentos.

1. Empaca tus propios bocadillos

Nueces

El primer truco para comer sano cuando estás de viaje es preparar algunos bocadillos que te eviten caer en la tentación de comer lo que no debes. Esto es fundamental ya que cuando estamos de viaje siempre toca esperar.

En estos momentos es en los que puedes terminar comiendo algún bocadillo que no deberías, como unas papas fritas, chocolates y caramelos, entre otros.

Empaca los alimentos de forma inteligente. Los más recomendados son:

  • Nueces
  • Verduras prelavadas y cortadas
  • Mantequillas de almendra o de cacahuete
  • Frutas fáciles de transportar como manzanas o plátanos
  • Bayas
  • Barras de proteína hechas en casa
  • Queso en rodajas
  • Galletas integrales (dulces y saladas)

Recuerda que la clave de una vida sana es el equilibrio y la organización. Sería bueno que al momento de guardar estos alimentos, lo hicieras en pequeños empaques fáciles de transportar y con porciones completas.

¿No lo sabías? 7 beneficios de las nueces que posiblemente no conocías

2. Come con frecuencia y en pequeñas cantidades

El segundo de los consejos para comer sano cuando estás de viaje es comer pequeñas cantidades de alimentos durante todo el día.

Esto envía señales a tu cerebro de que el suministro de alimentos es abundante, por lo que quemarás las calorías rápidamente. Tan solo debes asegurarte de limitar la cantidad de calorías que comes en una sola sesión.

Recuerda que estas comidas deben ser pequeñas, como una manzana o una barra de granola hecha en casa.

En cuanto a la frecuencia, puedes optar por tener tres comidas grandes (desayuno, comida y cena) y luego comer un bocadillo cada par de horas.

De esta forma te sentirás saciado todo el tiempo y evitarás los antojos poco saludables.

3. El agua es tu mejor amiga para comer sano cuando estás de viajeAgua de mar

El cuerpo necesita agua para prácticamente todas sus funciones. Beber mucha agua limpia tu cuerpo de toxinas, mantiene la piel fresca y ayuda a comer menos.

  • Lo creas o no, muchos de los antojos que experimentas en la carretera se pueden satisfacer con un refrescante vaso de agua.
  • Si vas a tomar un vuelo, asegúrate de tomar una buena cantidad de agua antes de abordar el avión para mantenerte hidratado.

Cuando pasen con el carrito ofreciendo bebidas, es mejor elegir agua mineral o agua con gas antes que refrescos, alcohol o jugos.

4. Modera tu consumo de alcohol

Sabemos que es difícil evitar el alcohol en vacaciones, especialmente si te vas a quedar en un hotel con un bar impresionante.

De hecho, tampoco te decimos que lo evites absolutamente, pero sí debes decidir entre tomar una o dos copas de alcohol o comer lo que quieras.

Si decides tomar alcohol recuerda hacerlo sin excesos.

  • Lo ideal es que cada 3 tragos tomes un buen vaso de agua para evitar la deshidratación y resaca.
  • Además, trata de seleccionar las bebidas más saludables como vino tinto, cerveza o vodka y mantente alejado de las bebidas mezcladas azucaradas.

5. Aprovecha los supermercados y mercados de comida

En un país extranjero esto puede ser una experiencia cultural interesante.

No importa dónde te encuentres, comprar comida en una tienda local es una excelente manera de ahorrar calorías y dinero, además te da más control sobre el tamaño de la porción que un restaurante.

En estos lugares podrás conocer qué es lo que en verdad consume la gente local de la ciudad o país en el que estás. Este truco es genial para hacer turismo mientras logras comer sano cuando estás de viaje.

6. Hospedaje con cocina

cocinar con menos sal

Si te quedas en un hotel por unos días, busca uno con una cocina. Puedes llamar con antelación para pedir un microondas y nevera o aprovechar los hostales.

Esto da total control sobre la preparación de alimentos para que puedas comer sano cuando estás de viaje. Para las personas con requerimientos alimenticios muy estrictos esta puede ser la opción perfecta.

En caso de que lo tuyo no sea cocinar, concéntrate en comer esos alimentos que ya son parte de tu dieta diaria y que no requieren de grandes preparaciones como:

  • Yogur
  • Queso
  • Pan integral
  • Vegetales verdes

Lee: 6 aderezos saludables que puedes preparar con yogur natural

7. Come un capricho al día de manera inteligente

Comer sano cuando estás de viaje no implica que no debas probar la gastronomía local o que no puedas dejar la dieta de lado por un momento.

Nuestra recomendación es que los alimentos demasiado dulces o altos en carbohidratos los dejes para una sola comida al día.

De esta forma, evitarás esa sensación de que estás limitándote por completo.