7 consejos para creer en uno mismo

Creer en uno mismo puede ser un proceso no tan sencillo en un principio, sin embargo, como todo, con paciencia y esfuerzo podemos lograrlo, al igual que nuestros sueños y metas. Y creer en nosotros mismos es fundamental para alcanzarlos

En ocasiones, es fácil perder la autoestima y muy difícil recuperarla. Algunas personas consideran que no tienen la capacidad para hacer ciertas tareas o que son indignos de la felicidad o el éxito. ¡Nada más alejado de la realidad! En el siguiente artículo te daremos algunos consejos para creer en uno mismo que se pueden aplicar en cualquier ámbito.

¿Cómo creer en uno mismo?

Es normal sentir dudas, tardar un poco en tomar una decisión importante o sentirse poco capacitado en ocasiones. Pero el problema comienza cuando eso es la regla y no la excepción. Por ello, es fundamental trabajar en la autoestima y la confianza. Presta atención a estos consejos para creer en uno mismo:

¿Sabías? La comida sana mejora nuestra autoestima

1. Identifica tus logros pasados

Identifica tus logros pasados

No importa cuándo hayan sucedido, si nos han hecho sentir orgullosos, cuentan. Anotemos en un papel todos aquellos pequeños logros que recordemos incluyendo los más simples. Podemos escribir esa vez que organizamos una fiesta que fue un éxito, cuando sacamos una buena calificación en un examen e incluso cuando pudimos andar en bicicleta sin ayuda.

Estos logros nos darán una pauta sobre cuáles son nuestras principales habilidades y qué cosas los demás admiran de nosotros. El siguiente paso será hallar aquellas actividades o tareas que más se amoldan a nuestros dones o capacidades.

2. Recuerda que no estás solo

Para creer en uno mismo no hace falta irse a una montaña lejana y meditar cual monje tibetano. ¡Todo lo contrario! Precisamos del apoyo y la contención de nuestros seres queridos. Ellos también han tenido dudas o indecisiones en algún momento de sus vidas.

Probablemente, hablar con ellos sobre nuestros miedos o desconfianzas nos puede abrir la mente y ayudar a encontrar soluciones. Además, aquellos que nos aman nos dirán cosas bonitas que quizá nunca hayamos tenido en cuenta y que nos pueden servir para la lista que hemos redactado antes. Incluso, podemos preguntarles: ¿En qué consideras que soy bueno? ¡Te asombrarán sus respuestas!

3. Ponte metas realistas

Ponte metas realistas

Es difícil creer en uno mismo cuando los objetivos son a largo plazo o muy difíciles de concretar. Cada día que pasa sin que lleguemos a la meta, nos hace sentir menos capacitados y puede que dejemos de intentar o de esforzarnos. Esto no quiere decir que no nos tracemos grandes sueños, sino que los “dividamos” en metas más realistas o inmediatas.

Por ejemplo, si queremos bajar 10 kg, los objetivos intermedios pueden ser cada 2 kg. Así tendremos motivos para festejar por las pequeñas victorias y no nos desviaremos del objetivo final.

Aprende: Cómo usar tu frustración para avanzar en tus metas

4. Complácete a ti mismo

No es sencillo confiar en uno mismo si siempre estamos haciendo cosas para agradar y complacer a los demás. Por una vez en la vida, hagamos algo diferente: pogamos todo nuestro esfuerzo en aquello que nos agrade, nos interese o nos haga feliz.

La pasión que tenemos por algo en particular será nuestro mayor motor para seguir adelante y, sobre todo, para sentirnos bien con nosotros mismos cuando logremos algo aunque sea pequeño.

5. Consigue un mentor

Consigue un mentor

Cuando pensamos en un mentor muchas veces creemos que se trata de un profesor de la Universidad, sin embargo, cualquier persona puede ser tomada como referencia, incluso gente de nuestra propia familia. No se trata de aquel “superhéroe” de la infancia, sino de alguien que ha logrado lo mismo que queremos conseguir.

Quizá aún no sepamos quien es. Por ello, debemos rodearnos de la gente adecuada. Esto quiere decir, que nos acerquemos a las personas que tienen objetivos o visiones similares a las nuestras. Luego, tendremos tiempo de hallar a nuestro mentor.

Por otra parte, es bueno rodearnos de gente optimista y motivadora, más allá de sus sueños o metas. También, distanciarnos de aquellos que no nos permiten crecer, que siempre ven el vaso medio vacío y que critican todo.

6. Persevera y triunfarás

Esta frase es tan famosa como cierta. Nada se consigue de la noche a la mañana. Muchas cosas requieren de cierto esfuerzo, dedicación y compromiso. Para creer en nosotros mismos necesitamos una buena dosis de perseverancia, y es que darnos por vencidos no es una opción. Incluso, cuando fracasemos y nos sintamos perdidos, debemos seguir adelante y aprender de los errores.

Mirar el ayer con nostalgia, no nos permitirá disfrutar del hoy y mucho menos enfocarnos en el mañana. Utiilicemos el pasado como un trampolín y zambullámonos en el futuro 🙂

7. Distrae tu mente

Distrae la mente

Si pasamos todo el día pensando en aquello que hemos hecho mal o en lo poco habilidosos que somos, definitivamente, nada nos saldrá bien. Estaremos cada vez más lejos de convertirnos en una persona con autoestima alta que confía en si misma. Llenarnos de pensamientos negativos es lo más fácil del mundo.

¿Qué podemos hacer cuando tenemos pensamientos negativos? Debemos buscar alguna actividad que nos permita despejar nuestra mente. Podemos elegir una en la cual sepamos que somos buenos y que no nos cuesta realizar.

También pueden ayudarnos aquellas actividades que nos hagan pensar en otra cosa, tales como leer un libro, mirar una película, ir de compras, preparar nuestro platillo favorito, pasear a nuestro perro, jugar con nuestros hijos o sobrinos, hacer ejercicio, meditar, etc. Cualquier cosa puede servir para que nuestra mente deje de atraer pensamientos pesimistas.