7 consejos para limpiar el sistema linfático

Yamila Papa 14 enero, 2018
El sistema linfático es una red depuradora del organismo que nos permite deshacernos de las toxinas de las cuales este necesita liberarse. A continuación, algunos consejos para mantenerlo libre de sustancias orgánicas indeseadas.

Cuando nuestro cuerpo acumula muchas toxinas nos sentimos cansados, nos enfermamos más a menudo e incluso nuestra piel se ve poco saludable. Por ello, es importante saber cómo depurar nuestro sistema linfático, encargado de limpiar nuestro organismo de toxinas y demás sustancias. En este artículo te contaremos cómo lograrlo de manera natural.

¿Qué es el sistema linfático?

Sistema linfático 4 datos interesantes que te gustará conocer

Es una red compleja que está compuesta por las glándulas, el bazo, los ganglios, el timo y las amígdalas. Su principal función es la de limpiar las células, absorbiendo el exceso de líquidos, toxinas y grasas.

El estilo de vida que llevamos en la actualidad desencadena una acumulación exorbitante de toxinas que el sistema linfático no puede limpiar correctamente. Algunos de los síntomas que nos alertan sobre esta intoxicación son:

  • Aumento inexplicable de peso.
  • Artritis.
  • Desórdenes digestivos (estreñimiento, acidez).
  • Fatiga crónica e insomnio.
  • Dolor de cabeza.
  • Sinusitis.
  • Acné.
  • Sudoración excesiva.
  • Facilidad para enfermarse de gripe.

Aprende: ¿Es recomendable operar las amígdalas?

Consejos para limpiar el sistema linfático

Si has identificado al menos dos de los anteriores síntomas, quizá se deba a que tu cuerpo ha acumulado demasiadas toxinas y es fundamental eliminarlas. Presta atención a los siguientes consejos para limpiar el sistema linfático:

1. No consumas alimentos procesados

No comas alimentos procesados

Los azúcares, las grasas y los químicos de los alimentos no pueden ser eliminados completamente de nuestro organismo por una cuestión elemental: este no sabe cómo lograrlo. Ello se debe a que nuestro sistema linfático no ha sido preparado para eliminar ciertos componentes que diariamente consumimos.

Por lo tanto, te recomendamos que comiences con una dieta baja en alimentos procesados. En pocas semanas notarás la diferencia. Tendrás más vitalidad, podrás ir al baño normalmente y tu piel estará más tersa y joven.

2. Haz ejercicio

Una buena manera de limpiar el sistema linfático es eliminando las toxinas a través del sudor. Y por supuesto, una de las mejores opciones es la actividad física. No hace falta que corras una maratón, ni nada por el estilo. Comienza lento a tu propio ritmo y ve aumentando las cargas a medida que ganas fuerza y tienes más energía.

Aunque cualquier ejercicio es bueno, te recomendamos que realices los de “cardio” que incluyen: correr, caminar, andar en bicicleta, bailar o nadar. Tampoco tienes que apuntarte en una academia, haz tu rutina en casa, en el jardín, en un parque o en la playa.

También, puedes optar por los “ejercicios encubiertos”, tales como una vuelta a la manzana con tu perro por las mañanas, subir por las escaleras a la oficina, aparcar el coche más lejos, bajar una estación antes del metro para caminar las calles que faltan hasta tu destino, entre muchos otros.

3. Reduce la ingesta de ciertos alimentos

Reduce la ingesta de ciertos alimentos

Así como debes tratar de eliminar los procesados, también es fundamental que reduzcas el consumo de otros alimentos que no son buenos para tu sistema linfático. Nos referimos a las carnes rojas, los mariscos, los lácteos y las harinas refinadas (blancas).

Todos estos son difíciles de digerir y obstruyen las arterias evitando el drenaje adecuado. En el caso de la leche (y sus derivados) generan mucha mucosidad en el organismo, la cual congestiona el sistema linfático.

Puedes reemplazar con leches vegetales (almendras, arroz, soja), carnes blancas (pollo, pescado) y harina integral (arroz y azúcar no refinados).

¿No lo sabías? El tocino y otras carnes procesadas podrían causar cáncer: OMS

4. Disfruta un día de Spa

¿A quién no le gustaría pasarse todo un día recibiendo masajes y tratamientos para la piel? Aunque no lo creas, puede ser la mejor manera de desintoxicar tu cuerpo. Existen unas técnicas especiales que sirven para estimular la circulación y drenar las toxinas, así como la grasa y los líquidos.

Busca además un establecimiento donde ofrezcan sauna o jacuzzi, ya que el vapor y el agua caliente ayudan a la eliminación de las toxinas que el organismo ha podido acumular. Otra alternativa es la acupuntura, técnica milenaria asiática. Con esta se busca abrir las vías o meridianos del cuerpo, estimulando el flujo de linfa y, por ende, eliminar las toxinas.

5. Consume hortalizas orgánicas

Consume hortalizas orgánicas

Dentro de la dieta para limpiar el sistema linfático te aconsejamos que elijas frutas y verduras orgánicas. Son un poco más costosas que las comunes, pero vale la inversión. También, puedes ir a un mercadillo de productores locales.

Los productos orgánicos en general son excelentes para eliminar toxinas, ya que no contienen ningún elemento químico ni artificial. A su vez, aportan enzimas, vitaminas y proteínas que tu organismo necesita para dejar de lado la fatiga o el estreñimiento.

6. Aprovecha la ducha

Mientras te bañas puedes ayudar a tu cuerpo a eliminar las toxinas. Primero, pon el agua lo más caliente que puedas soportar durante 1 minuto para que se te dilaten los poros y vasos sanguíneos. Luego, cambia a agua fría para que se contraigan y generen un efecto “bombeo”. Esto impulsará los líquidos estancados y desobstruirá las vías tapadas.

7. Bebe agua

beber-agua

No olvides consumir los ya tan famosos 2 litros de agua al día (8 vasos). El organismo necesita mantenerse hidratado. Además, el líquido ayuda en la eliminación de las toxinas a través de la orina. Si hace calor o practicas ejercicio, aumenta a 3 litros diarios. Sabrás cuando has bebido lo suficiente, ya que no orinarás amarillo sino transparente.

 

Te puede gustar