7 cosas buenas que te ocurrirán por hacer ejercicio

El ejercicio físico es una de las mejores formas de controlar el estrés y de favorecer los estados de ánimo positivos, por lo que es muy recomendable para aliviar fases depresivas

A estas alturas la mayoría de personas ya son conscientes de la importancia que tiene el ejercicio físico para la salud física y mental del cuerpo.

Este hábito es muy fácil de incorporar en la rutina diaria, no necesita de mucho tiempo y los beneficios que aporta no los ofrece ningún otro tipo de actividad.

Y es que aquellos que llevan un estilo de vida sedentario tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades en comparación de aquellos que dedican parte de su tiempo a ejercitarse.

Debido a esto, todos los expertos en salud recomiendan hacer deporte como mínimo 30 minutos al día, cuatro o cinco veces por semana.

Existen muchas razones por las que todos deberían empezar a tener esta buena costumbre al menos una que otra vez. En esta ocasión vamos a revelar esas 7 cosas buenas que todos pueden disfrutar por ejercitarse.

1. Mejorará tu estado de ánimo

Mejorará tu estado de ánimo

Uno de los principales beneficios del ejercicio regular tiene que ver con la salud emocional. La realización de estas actividades ayuda a controlar los estados de depresión o tristeza.

Esto se debe a que durante el ejercicio el organismo segrega mayor cantidad de las llamadas hormonas del bienestar, entre las cuales se incluyen la serotonina, la dopamina y las endorfinas.

Lee también: Consejos para equilibrar el estado de ánimo

2. Protegerás tu corazón

Sin lugar a dudas, la actividad física desempeña un papel relevante en la salud cardiovascular. A través de esta se activa la circulación, mejora la presión arterial y se facilita la expulsión de colesterol malo y colesterol total.

Por todos estos beneficios, las personas con riesgos de enfermedades del corazón deben adoptar una rutina de bajo impacto que les permita optimizar la función de este órgano sin sobrecargarlo.

3. Mantienes la salud de tus huesos y articulaciones

Mantienes la salud de tus huesos y articulaciones

Para gozar de una buena salud ósea y articular es esencial aportarle al organismo ciertos nutrientes que necesita para fortalecerlos.

No obstante, esto se debe complementar con la práctica frecuente de ejercicios, ya que cada uno de los movimientos puede actuar en beneficio de los huesos y las articulaciones.

Por ejemplo, 30 minutos diarios de ejercicio ayudan a mantener la fortaleza ósea en adolescentes y disminuye el riesgo de osteoporosis.

Además, disminuye el dolor articular causado por enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide y la artrosis.

4. Puedes regular tu peso

La mejor manera de evitar el sobrepeso y la obesidad es adoptando una alimentación saludable y una rutina de entrenamiento físico.

Los alimentos de alta calidad nutricional apoyan la pérdida de esos kilos restantes, mientras que el ejercicio actúa como el más poderoso quema grasas.

A través de la actividad física se queman más calorías, aumentan las energías corporales y se logra un peso equilibrado y saludable.

5. Te liberarás del estrés

Una de las mejores terapias para combatir los episodios de estrés es la realización de algunos ejercicios.

Este hábito reduce la actividad eléctrica de los músculos tensionados, lo que su vez disminuye de forma significativa la tensión nerviosa asociada con este estado emocional.

Practicar ejercicios de estiramiento o algunos movimientos cardiovasculares durante la jornada impide que el estrés interrumpa las actividades cotidianas.

6. Mantienes la belleza de tu piel

Mantienes la belleza de tu piel

A través del sudor que se segrega durante el entrenamiento físico, se eliminan una gran cantidad de sustancias tóxicas que afectan de forma directa la salud de la piel.

Al apoyar la desintoxicación del cuerpo disminuye el riesgo de acné, manchas y otros tipos de imperfecciones cutáneas.

Lo mejor es que ayuda a tonificar, reduciendo la flacidez y el riesgo de desarrollar arrugas a temprana edad.

Visita este artículo: Cómo reafirmar la piel con remedios caseros

7. Tu calidad de sueño mejora

Un estilo de vida activo durante el día se traduce en un sueño más reparador y profundo durante la noche.

Un claro ejemplo de esto son los niños, quienes después de corretear todo el día descansan sin parar durante la noche.

Entrenando unos 40 o 60 minutos diarios notarás que tu calidad de sueño mejora y con ello tus energías al otro día.

Eso sí, evita hacerlo antes de ir a dormir porque la misma sensación de cansancio puede evitar la adecuada conciliación del sueño.

¿Aún no has empezado a hacer ejercicio? Ahora que te han quedado claros sus más importantes beneficios, no dudes en empezar a practicarlo de forma regular.

Al principio puede parecer difícil, pero a medida que el cuerpo se acostumbra se va haciendo más fácil y productivo.

Te puede gustar