7 cosas sobre el desayuno que debes conocer

Carolina Betancourth 15 enero, 2017
¿Sabías que, al igual que ocurre con el resto de comidas, el desayuno debe ser variado y contener diferentes grupos de alimentos? Procura que incluya proteína, fibra y vitaminas

El desayuno es una de las comidas principales del día y, aunque algunos prefieren ignorarlo, es fundamental para iniciar la jornada con buen estado de ánimo y productividad.

Su consumo diario contrarresta la pérdida de energías que sufre el organismo durante el periodo de descanso y, a su vez, le proporciona los nutrientes necesarios para que sus sistemas funcionen de forma óptima.

De hecho, está comprobado que es determinante para activar el metabolismo y mejorar el rendimiento físico e intelectual.

No obstante, muchos continúan saliendo de sus casas con el estómago vacío o, en su defecto, ingiriendo alimentos poco apropiados para este momento de la mañana.

Debido a esto es primordial conocer cuáles son sus beneficios, cómo diseñarlo y por qué es tan importante adoptarlo como un hábito diario.

Al respecto, queremos compartir 7 detalles interesantes que todos deben tener en cuenta de ahora en adelante.

1. Previene la obesidad

Promueve la pérdida de peso

Las personas que acostumbran a desayunar bien suelen tener menos ansiedad por la comida en comparación con aquellos que no lo consumen, o bien, ingieren uno de mala calidad.

Asimismo, existe un mayor riesgo de padecer sobrepeso y obesidad cuando el desayuno es escaso o nulo.

Esto se debe a que sus nutrientes son esenciales para mantener el metabolismo activo, lo cual es determinante para un correcto gasto energético.

Además, su ingesta disminuye los continuos “picoteos”, que suelen conducir al consumo excesivo de calorías, grasas y carbohidratos.

Ver también: Según un estudio, los cítricos nos ayudan a prevenir la obesidad y los infartos cerebrales

2. Debe ser variado

Aunque no se trata de tener un menú exquisito para cada día, los nutricionistas desaconsejan caer en la rutina.

Los almuerzos y las cenas suelen prepararse con ingredientes variados, mientras que casi todos tienden a consumir lo mismo en el desayuno.

El problema es que esto limita su calidad nutricional y, algunas veces, es el motivo por el cual muchos prefieren ignorarlo.

Lo idóneo es que incluya fuentes diversas de:

  • Proteínas
  • Fibra
  • Antioxidantes
  • Vitaminas y minerales
  • Ácidos grasos omega 3

3. Hay que dedicarle, por lo menos, 20 minutos

Desayuno

Comer de afán es uno de los hábitos que pueden afectar los beneficios del desayuno y cualquier otra comida principal.

Un desayuno no es tomar café con galletas y salir corriendo hacia el lugar de trabajo.

Se trata de diseñar platos completos desde el punto de vista nutricional, y dedicar entre 20 y 30 minutos para su consumo.

Las prisas no solo aumentan la tendencia de hacer malas elecciones alimentarias, sino que pueden influir en el desarrollo de problemas digestivos.

4. Es válido dividirlo en dos tomas

Se dice que un desayuno de alta calidad debe ser equivalente al 25% de la ingesta diaria de calorías.

Sin embargo, eso no quiere decir que sea necesario ingerirlas todas de un solo golpe.

Se puede diseñar para dos tomas, por ejemplo, una en casa y otra en el lugar de trabajo, a media mañana.

Eso sí, la primera toma debe ser más abundante, ya que la segunda no debe superar el 10% de la energía diaria.

5. Sirve para controlar el estrés

Luchar contra el estrés

A pesar de que muchas personas no lo notan, el estrés y el mal humor a lo largo de la jornada son el resultado de un desayuno pobre en nutrientes.

Pasar demasiado tiempo sin comer hace que se presenten disminuciones en los niveles de glucosa, principal fuente de combustible del cuerpo.

Esto no solo implica estar bajo de energías físicas, sino que también se traduce en irritabilidad, falta de concentración y problemas emocionales.

Además, el cuerpo busca otras reservas de energía y, al utilizarlas, desencadena síntomas que afectan la calidad de vida.

Te recomendamos leer: 5 trucos para mejorar la concentración

6. Debe ser a primera hora del día

La ingesta del desayuno en horas muy tardes puede conducir al desarrollo de gastritis y molestias digestivas.

Cuanto más tiempo pase entre la hora de despertar y esta comida, más aumenta la ansiedad por la misma y la producción de jugos gástricos.

Por lo tanto, lo más aconsejable es comer dentro de la primera hora después de despertar.

Si bien algunos tienen dificultades para disfrutar los alimentos tan temprano, lo mejor es acostumbrar poco a poco el organismo.

7. Reduce el riesgo de enfermedades cardiacas

huevo_duro_corazon

En varias oportunidades se ha comprobado que un desayuno equilibrado y de buena calidad nutricional disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

No tomarse el tiempo necesario para ingerirlo suele causar problemas en los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol.

En conclusión, es primordial dejar las excusas para no ingerir un buen desayuno todas las mañanas.

Se trata de una comida imprescindible para nuestro organismo y sus funciones más importantes.

 

 

Te puede gustar