7 cosas que las chicas odian en la cama

Hay muchas actitudes de los hombres que las chicas odian en la cama y de no saberlo a tiempo, pueden caer en el grupo de las parejas que lo hacen sin ganas o pierden la pasión.

Para las mujeres, hacer el amor es mucho más que una actividad física para satisfacer el deseo. Es una forma de conectar emocionalmente con su pareja, sin que nada afecte a su alrededor. Pero no todo es tan mágico y los caballeros caen, reiteradas veces, en errores que las chicas odian en la cama.

Es cierto que la frecuencia con que se dan los encuentros íntimos es muy importante y hacer bien las tareas durante esos acontecimientos, lo es mucho más. Las chicas pocas veces expresan eso que tanto les molesta, pero dan señales del disgusto.

¿Cuáles son las cosas que las chicas odian en la cama?

1. Directo al plato principal

Las mujeres necesitan de las caricias, los besos y una previa bien romántica para sentirse más relajadas en el sexo. Además, son estos juegos los que propician una lubricación natural que hace mucho más sencilla la penetración. La sensualidad es una expresión de deseo que alienta a ir por mucho más.

Algunos chicos se desbordan por la ansiedad que les provoca la intimidad y pasan al coito sin dedicar el tiempo suficiente a la mujer. El sexo se hace de a dos, por lo que es positiva la estimulación mutua.

Relajarse para tener sexo.

2. Clímax para uno

En el preciso instante en que todo comienza a ponerse lindo y sube la temperatura, ellos simplemente terminan. Las chicas odian en la cama esta situación, en la que todo se acaba de la manera más egoísta.

No se trata de los casos de hombres que sufren de eyaculación precoz, sino de aquellos que no tienen en cuenta a la mujer. Esos que creen que luego de que ellos terminan, pueden darle placer a su compañera con las manos u otros juguetes y ya.

Lee también: Sexo en la playa

3. Los indecisos

¿Hay algo peor que los hombres que no se deciden si tocar o no, si bajar o subir? Preguntan sobre cada movimiento que están por realizar o dónde colocar sus manos. De esta manera, el sexo se convierte en una solicitud de permisos que acaba con cualquier expectativa de gozar.

Para ir a la cama hay que estar dispuestos a dejarse llevar por todos los sentidos y actuar en consecuencia. Si algo no resulta agradable, seguramente les pondrán un freno. Pero demostrar que no conocen en nada los gustos de su pareja, y además no tener ninguna propuesta, es simplemente indignante.

4. Se creen titiriteros

Este tipo de hombre es feliz cuando su chica le ofrece como regalo una apasionada sesión de sexo oral, solo que para agradecérselo la trata como un títere. Las toman de su cabeza para dirigir el ritmo o la profundidad, al punto de hacerlas ahogar.

Cómo ser romántico después de tener sexo

 

Ese es uno de los comportamientos que más enoja a las chicas y hasta suele provocar que desistan de esta práctica en el futuro. Tener más confianza en lo que ellas están haciendo y dejarlas actuar es la opción para no perder estas sorpresas. Entender que están junto a una mujer verdadera, no una marioneta sin capacidad de movimiento propio.

Leer también: Postura 42: nueva posición sexual para practicar el sexo oral.

5. Adictos al perrito

Si bien sus mujeres pueden sentirse muy satisfechas con una postura, no significa que siempre vayan a hacer lo mismo. Algunos caballeros se sienten tan especiales con el perrito que, en cada encuentro, su instinto los lleva a repetir la posición. Las chicas odian colocarse siempre en el mismo lugar y de la misma manera.

Innovar en el sexo es tan beneficioso y necesario como en cualquier otro aspecto de la vida. El aburrimiento en crecimiento obstruye el deseo sexual, y lo cierto es que las chicas tienen derecho a divertirse.

6. Sexo violento sin acuerdo

Algunos acuerdan experimentar sadomasoquismo u otras prácticas que incluyan algunas parafilias, tales como morder, amordazar, utilizar látigos, entre otras. Cuando la mujer no da el consentimiento para que esto suceda, es simplemente inaceptable que la fuercen.

Sin ir a los extremos, las chicas odian en la cama los muchachos que ejercen la penetración bruscamente, muerden fuerte o pegan una palmada inesperada. Es fundamental hablar sobre los límites para no caer en errores de interpretación que sucumban en un fracaso.

Violencia durante el sexo.

7. Desnudo… ¡Con medias!

Es totalmente desmotivante y perjudica seriamente el erotismo, un hombre desnudo con las medias colocadas. O vestidos o sin ropa, pero nunca con calcetines de rombos o toda la atención estará sobre ellos.

Precisamente, ellos que fantasean con las posturas más traviesas y audaces, no pueden esperar nada si no cuidan ese mínimo pero horrible detalle.