7 cosas por las que no debes darle explicaciones a nadie

27 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Aunque a veces sientas que debes hacerlo, estás en todo tu derecho de no dar explicaciones a nadie. Tú camino lo recorres tú, no los demás.

A veces, tus decisiones y explicaciones van a ser cuestionadas o juzgadas. Es por ello que tienes que estar preparado para hacer frente a las críticas y comentarios de los demás.

Aunque haya veces que te sientas moralmente obligado a darlas, como cuando tus elecciones sean criticadas por tu familia o amigos, no tienes por qué hacerlo.

¿Por qué no debes darle explicaciones a nadie?

Es posible que te sientas incómodo cuando te preguntan sobre ciertas cuestiones, sobre todo si se refieren a aspectos íntimos o personales, y quien lo hace no es alguien relevante para ti.

Tienes derecho a vivir en paz y a tu manera, respetando siempre la vida y los derechos de los demás.

1. No debes dar explicaciones por tu apariencia física

Ni importa tu talla, ni tu altura, ni el color de tu pelo. Eres como eres, y a la única persona a la que tienes que gustar es a ti mismo. Quien te quiera, lo hará con tus cualidades, pero también con lo que menos te gusta de ti. Te aceptará.

Lo importante es que te sientas bien y estés cómodo con tu cuerpo, haciendo lo que creas necesario para mantenerlo o cambiarlo.

dar explicaciones por tu apariencia física

2. La manera en la que te alimentas

Nadie puede juzgarte ni pedirte explicaciones por tu manera de alimentarte.

Eso sí, puede que te den consejos o recomendaciones y no pasa nada, sobre todo cuando piensen que tus hábitos no son los más adecuados. Cuando esto ocurra, puedes chequear lo que estás haciendo por si acaso es conveniente realizar ciertos cambios.

Te interesará leer: Veganos y vegetarianos, dos mundos distintos

3. Tu sexualidad si eres un adulto

Tú decides cómo y con quién quieres vivir y tener tus relaciones. Si eres una persona adulta, tienes todo el derecho a hacer lo que te apetezca, siempre y cuando no dañes de manera intencionada a nadie.

Los demás pueden aconsejarte si no te ven feliz o si creen que estás sufriendo, pero nada más. Recuerda: no tienes por qué dar explicaciones de ello.

13 razones por las que el sexo matinal siempre será el mejor

4. Tu carrera o tu trabajo

Elegir una carrera es una decisión personal en la que nadie debería intervenir. Y lo mismo ocurre con tu trabajo. En ambos casos, son tus expectativas y eso depende de tus deseos y aspiraciones.

No permitas que los demás decidan sobre tu futuro, aunque en algún momento hayas decepcionado a los tuyos. Ellos no van a vivirlo por ti.

5. Tus convicciones religiosas

No debes dar explicaciones a nadie por tus ideales religiosos, sean cuales sean tus creencias. Incluso puede que seas agnóstico o ateo y que no te interese ninguna religión.

La gente de tu alrededor deben aceptar tu manera de ver el mundo, no deben cuestionarte y, si lo hacen, no es tu problema.

Lee: Tus creencias no te hacen mejor persona, tus acciones sí

6. Sobre tus conceptos de pareja

Puedes estar de acuerdo o no en vivir con alguien, hacerlo solo o no confiar en la institución del matrimonio. Todo el mundo tiene distintos conceptos y maneras de vivir.

Cada persona es diferente, al igual que sus necesidades. Lo que puede venir bien para unos, puede ser dañino para otros. Por eso, jamás aceptes menosprecios hacia tus elecciones personales.

7. Si te gusta pasar tiempo a solas

sal a pasear solo

Si disfrutas de la soledad tampoco tienes que dar explicaciones a nadie. No significa que seas antisocial, egoísta o quieras aislarte del mundo. Simplemente, te gusta estar contigo mismo y disfrutar de tu propio espacio.

Ser más independiente no implica que estés deprimido o enojado, ni que tengas problemas con la gente. Los hay que necesitan estar constantemente rodeados de otras personas, al igual que hay otros para los que el silencio y la paz mental son mucho más importantes.

Sé honesto contigo mismo

Es importante que vivas tu vida a tu manera, y que tomes decisiones porque creas en ellas, aunque esto no te asegura que estén equivocadas o no.

Lo que los demás opinen o piensen no es importante. Tienes que recorrer tu propio camino y lo harás solo, con errores y con aciertos, tomando en cuenta, por supuesto, los consejos de los demás, pero siempre decidiendo tú.

Solamente tú sabes lo que te conviene y lo que te hace bien, nadie más puede saberlo. Tomar tus propias decisiones y estar feliz con ello sin tener que dar explicaciones a nadie es importante.

Te hará una persona más segura de sí misma y mejorará tu autoestimaEl amor propio es fundamental para sentirse bien y dar amor a otras personas.