7 cosas sobre los hongos en las uñas que debes saber

Aunque no se trata de una infección altamente contagiosa sí existe la posibilidad de adquirir hongos al compartir calzado, calcetines u objetos de higiene personal, como cortaúñas

Los hongos en las uñas u onicomicosis es una infección muy común en la población que puede afectar tanto a las manos como a los pies.

Se caracteriza por una serie de cambios en el aspecto de la uña, entre los que se incluyen la aparición de grietas, un color amarillento y una incómoda sensación de comezón.

Suele aparecer como consecuencia de una disminución en la respuesta inmunitaria del cuerpo. No obstante, también puede producirse por:

  • Una sudoración excesiva
  • Algunos tipos de calzado
  • La exposición a superficies contaminadas.

Si bien su presencia no representa un problema de salud grave, es primordial brindarle atención, no solo por cuestiones estéticas sino porque puede originar dolor y otras complicaciones.

Además, es conveniente conocer algunos datos importantes de la enfermedad con el fin de tomar medidas preventivas.

¡Descúbrelos!

1. Los hongos en las uñas son contagiosos

Hongos uñas

Aunque no se trata de una infección altamente contagiosa, es muy importante tener en cuenta que los hongos se pueden transmitir en algunas situaciones.

Mientras que no existe riesgo por estar cerca de una persona que los padece, sí hay una alta probabilidad de desarrollarlos por compartir calcetines, zapatos y cortaúñas.

También puede que los microorganismos queden en superficies con la ducha y el piso, por lo que es necesario utilizar zapatos de ducha.

Lee también: 7 remedios caseros para no comerse las uñas

2. Hay hábitos que ayudan a prevenirlos

Está comprobado que la práctica de algunos hábitos saludables puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollo de esta condición.

Además de no compartir los objetos de uso personal, es conveniente mantener las uñas limpias, libres de humedad y cortas.

Tras salir de la ducha y antes de utilizar el calzado, se deben secar los pies con una toalla o paño absorbente.

Asimismo, los calcetines deben estar elaborados con telas transpirables que ayuden a impedir la retención de humedad.

Por otro lado, es fundamental mantener una dieta balanceada, rica en nutrientes que permitan fortalecer el sistema inmunitario.

3. No todos los tratamientos son efectivos

Baño de pies

La aplicación de remedios naturales puede ser bastante útil para la reducción y el control de las infecciones causadas por estos microorganismos.

No obstante, en algunos casos no son efectivos, ya que los hongos consiguen sobrevivir a sus efectos y continuar con su proliferación.

De ser así, lo mejor es recurrir al médico para recibir tratamientos farmacológicos tanto de uso tópico como de consumo oral.

Este tipo de opciones tienden a dar mejores resultados, aunque también pueden tardar varios meses en hacer efecto.

4. Es una afección muy común

Los hongos en las uñas están causados en su mayoría por los hongos de tipo dermatofitos que tienden a desarrollarse fácilmente en ambientes húmedos y cálidos.

Muchos sienten vergüenza de padecerlos, pero lo cierto es que es una infección muy común en la población. De hecho, más de la mitad de la misma los desarrollan, por lo menos, una vez en su vida.

La susceptibilidad de infección incrementa con la edad y, dado que al principio es difícil detectarlos, muchos los pueden estar padeciendo sin siquiera saberlo.

5. El exceso de humedad aumenta el riesgo

pies Matthew T Rader

Lavar demasiado las manos o mantener las uñas en contacto con agua durante tiempo prolongado es otro de los factores que aumenta el riesgo de contraer este tipo de infecciones.

Esto se debe a que el exceso de humedad daña la capa protectora de la uña y debilita las cutículas, por lo que facilita el paso y crecimiento de los microorganismos.

6. Su aparición está relacionada con el pie de atleta

La mayoría de pacientes con problemas de hongos en las uñas también padecen o han padecido la enfermedad conocida como “pie de atleta”.

Esta también es una infección por hongos, caracterizada por un conjunto de molestias en la piel que protege los pies.

Es bastante común entre atletas y nadadores, dado que ambos están expuestos a ambientes que facilitan el crecimiento de los hongos.

Visita este artículo: ¿Cómo prevenir los hongos en las uñas?

7. Pueden alertar otras enfermedades

Diabetes y resistencia a la insulina

La presencia repentina de hongos en las uñas puede ser una señal de problemas de salud crónicos como las dificultades circulatorias, la diabetes o un sistema inmunitario vulnerable.

Incluso, también hay mayor riesgo de contraerlos cuando se han tenido problemas cutáneos como la psoriasis y la dermatitis.

Ahora que conoces todos estos datos sobre los hongos que afectan las uñas, procura revisarlas de forma regular y mejora tus cuidados para evitar su desarrollo.