7 cosas que hace un buen amigo

Para muchas personas un buen amigo es aquel que solo alaga. Lejos de eso, los amigos de verdad son aquellos que, por tu bien, son capaces de decirte también los cosas malas

Todos tenemos varios tipos de amigos. A algunos los conocemos de toda la vida y otros son parte de nuestro camino solo por un tiempo. Hay quienes van y vienen, pero siempre están ahí de una u otra forma.

Pero, ¿cuáles son las cosas que identifican a un buen amigo?

Solemos pensar que un buen amigo es aquel que siempre está con nosotros. Muchas veces esperamos cosas que son poco realistas.

No se trata de que tu amigo no esté contigo en un determinado momento porque no quiere: tal vez él también está viviendo y cumpliendo sus sueños y metas.

Si eres de los que tienen dificultades para diferenciar a un amigo o un compañero de un buen amigo, debes saber esto:

1. Un buen amigo sabe que necesitas tiempo y espacio para crecer

Los buenos amigos son aquellos que no solo se alegran por tus logros, también te animan a seguir tus sueños.

Saben que es posible que eso os separe, pero están dispuestos a hacerlo porque te quieren ver crecer como persona, como profesional y como ser humano.

Sabrás que una persona es un buen amigo porque siempre te motiva a romper tus límites en el sentido positivo.

Si alguna vez le dices que tienes miedo de lo que viene, es probable que te acompañe en el proceso, pero te va a empujar a superar tus miedos y salir de tu zona de confort.

Claro, él también esperará que reconozcas y aceptes que él también debe perseguir sus sueños.

Ver también: Que las mentes pequeñas no te digan que tus sueños son demasiado grandes

2. Vuestra relación es natural

buen-amigo

Otra característica de un buen amigo es que no fuerza las cosas. Todo lo contrario, va a dejar que todo fluya de la forma más ligera posible.

Lo más probable es que, al estar con él, te sientas tan bien que ningún silencio será incómodo ni necesitarán planearlo todo. Es como una relación amorosa, las cosas y los planes, simplemente, se dan sin esfuerzo.

Con esta clase de amigos sabes que puedes ser tú sin ningún problema ni limitante. Él no espera que seas perfecto y tú sabes que él tiene defectos y, a pesar de todo, os aceptáis y crecéis juntos

3. Vuestra amistad perdura en el tiempo

Un buen amigo no necesita estar pegado a ti toda la vida. Al contrario, cada uno va y hace sus cosas. Cuando tenéis tiempo, os veis, conversáis y os motiváis mutuamente.

Son esos amigos con los que pueden pasar varios años sin veros y el día que os reencontráis parece que solo pasó un fin de semana.

El asunto con ellos es que la amistad no está condicionada a tu estatus social, a tu puesto laboral o a otros factores. No importa quién seas, lo que hayas crecido o los problemas que hayas tenido: un buen amigo sigue siendo el mismo siempre.

4. Te dirá lo que piensa

amigos

El hecho de que alguien considere que estás haciendo algo mal no siempre implica que te lo diga. Sin embargo, un buen amigo no tendrá problema en decirte que te estás equivocando o que considera que estás cometiendo una falta.

Esto pasa porque él te valora como persona y está dispuesto a ayudarte a crecer. Al final tampoco te condicionará para que cambies tus actitudes o decisiones, porque sabe que son solo tuyas.

Si te equivocas y el tiempo demuestra que él tenía razón, seguirá ahí para apoyarte y ayudarte a salir del mal momento.

5. Siempre piensa en ti y está en contacto

Antes mencionamos que un buen amigo puede seguir con su vida y que la relación continuará. Esto se debe a que él estará pendiente de ti de alguna forma. Hoy en día la tecnología hace que los buenos amigos estén más cerca a pesar de la distancia.

Es ese amigo que te manda un correo electrónico el día que menos lo esperas o que te cita para charlar por las redes sociales y poneros al corriente de los planes y sueños.

Aunque no espera que estés todo el tiempo pegado a él, sabe que os necesitáis mutuamente. Algunas veces compartiréis los buenos momentos y otras os ayudaréis a superar los problemas a través de un conversación.

6. Compartíscompartir-tiempo-con-amigo

Puede ser que estén en puntos opuestos del mundo, pero los buenos amigos siempre comparten lo bueno y malo de la vida. ¿Te graduaste de la universidad? ¿Tuviste a tu primer hijo? Él querrá ser parte de eso.

Si no puede tomar un vuelo y estar físicamente a tu lado, lo más probable es que quiera alguna foto o vídeo del momento.

Pero esto no se limita a lo bueno y bonito de la vida. El día que tengas una pérdida, un divorcio o una enfermedad, él seguirá estando ahí.

Te acompañará tanto como se lo permitan sus circunstancias y tú sabrás que hay alguien en algún lugar pensando en ti.

Te recomendamos leer: 4 señales tempranas de divorcio que pocos ven

7. Te acepta tal y como eres

Todos tenemos defectos y un buen amigo es capaz de ver los tuyos y aceptarte tal cual. No intentará cambiarte solo para que puedas encajar en un determinado ambiente o momento. Al contrario, te ayudará a ser tú mismo.

El único motivo por el que querrá que cambies es para mejorar. E incluso en ese momento dejará que seas tú quien tome la decisión de cómo y cuándo.

Y tú,  ¿eres un buen amigo? ¿Tienes la fortuna de contar con uno? ¿Le has dicho cuánto lo valoras?

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar