7 cosas que suceden cuando vas a vivir en pareja

23 junio, 2018
Vivir en pareja puede convertirse en el mejor de tus sueños o en la peor de tus pesadillas. Todo depende de la óptica con que lo mires. Descubre las 7 cosas que te pueden pasar.

Vivir en pareja suena muy romántico y apetecible, pero no todo es color de rosa cuando hablamos de convivencia. Muchas de las cosas que nuestra pareja hacía en su casa de soltera y resultaban graciosas, ahora podrían ser un problema. Calcetines tirados en la habitación, baños mojados o zapatos sucios que marcan el piso encerado, son solo el inicio.

Claro está, que los aspectos positivos de esta nueva experiencia también tienen su peso. Al vivir juntos, cada amanecer al abrir los ojos, verán el rostro de su ser amado. Los proyectos comunes comienzan a prosperar, lo que produce en ambos una sensación de felicidad capaz de borrar cualquier pequeña discusión.

¿Cuáles son las cosas más comunes que surgen al vivir en pareja?

1. Mantener el orden se convierte en una tarea de nunca acabar

Las primeras semanas de convivencia pueden ser muy agotadoras, si las tareas del hogar no son compartidas. Sucede que algunas personas están acostumbradas a que otros se ocupen de sus cosas. Entonces, dejan el baño inundado tras de una rápida ducha y la ropa dispersa en todo el pasillo.

En cada habitación queda un signo de su regreso a casa. Un maletín en el sofá, el saco en la cocina, los zapatos en el baño y así pueden aumentar la lista eternamente. La pareja, mientras tanto, va por detrás levantando los objetos y aumentando su mal humor.

Quitar alérgenos.

2. Se hace necesario brindar explicaciones y declarar horarios

Vivir en pareja implica tener en cuenta a otra persona en las decisiones y en el ritmo de vida que elija. Por respeto, hay que informar los posibles horarios de su rutina diaria, los lugares que se visitan y los planes que tienen.

Parece muy simple, pero en ocasiones este punto es una fuente de grandes discusiones de pareja. Quienes se manejaban con total libertad anteriormente, suelen tener una alta dificultad para adaptarse a estas nuevas condiciones.

Lee también: Mi pareja no se fía de mí

3. El armario se comparte y siempre parece demasiado pequeño

Generalmente, las mujeres tienden a tener una variedad de blusas, pantalones y faldas de todos los colores y géneros. Y para encontrar la muda adecuada según la estación y la salida, el orden es fundamental. Pero al vivir juntos, el espacio se ve reducido y posiblemente, al abrir el armario, encuentren un caos.

Pese al típico cliché, también los chicos necesitan tener a menudo todo colocado y el mantener el orden de sus prendas.

4. La almohada se convierte en un trofeo intocable

Al momento de ir a descansar, la almohada puede convertirse en un bien de lujo que ninguno quiere ceder. Es importante tener preestablecido cuál corresponde a cada uno para evitar un problema.

Algunos, desean mantener su almohada de soltero y no aceptan compartirla de ninguna manera. Otros, quizá no le otorguen tanta importancia, aunque deben respetar al compañero.

Limpiar las almohadas.

5. La confianza en la pareja se consolida

Una de las grandes ventajas de ir a vivir en pareja, es que los momentos compartidos favorecen la confianza entre ambos. Tienen más tiempo para dialogar, compartir sus deseos y revertir aquellas cosas que afectan la relación.

Del mismo modo, estar juntos en todo momento, fortalece el vínculo y comienzan a identificarse desde otro lugar. Se da entre ambos una especie de re-enamoramiento a partir de los detalles del día a día. Ya no importa si se ven despeinados al amanecer, sin maquillaje o agotados porque saben que el amor está en el interior.

6. Experimentan la sexualidad con mayor libertad

Cuando se van a vivir en pareja, todos los ambientes están libres y son propicios para hacer el amor. No tienen que estar cuidándose de terceras personas que aparezcan en escena. Ambos puedan jugar juntos, divertirse y entregarse a las mejores fantasías.

Cualquier horario es adecuado para probar una nueva posición o simplemente tirarse abrazados en la cama a disfrutar uno del otro. La pasión está a flor de piel y pueden darse el lujo de hacer uso de ella sin restricciones.

Ver también: ¿Te engaña tu pareja?

Reflexión

Vivir en pareja es una de las decisiones más importantes que toman las personas en su vida. Tiene sus ventajas y desventajas, pero todo es posible con diálogo y convicción. Es un desafío en el que ambos pueden demostrar su capacidad de adaptación. En definitiva, de eso se trata el amor: de ser capaces de estar con otro, sin querer convertirlo en otra persona.

Te puede gustar