7 cosas que te ocurren cuando tu dieta es pobre en nutrientes

¿Sabías que muchas complicaciones y problemas de salud responden a una dieta desequilibrada y pobre en nutrientes? Aunque muchos no los relacionemos tienen su origen en la falta de vitaminas y minerales

La alimentación desempeña un rol muy importante en la salud de todos los seres humanos.

Y es que, a través de esta, se le brindan al cuerpo todas las sustancias que requiere para funcionar en óptimas condiciones.

Pese a esto, algunos no saben diseñar su plan de alimentación, o bien, por cuestiones de tiempo, basan su dieta en productos prefabricados y de poca calidad nutricional.

El problema es que, aunque al principio parece inofensivo, con el paso del tiempo se generan deficiencias que se manifiestan con síntomas y trastornos físicos.

Debido a esto, es primordial entender cuán esencial es mejorar los hábitos alimenticios, y procurar elegir las fuentes de nutrientes de mejor calidad.

Además, resulta conveniente conocer con qué señales se pronuncian las deficiencias para darles un tratamiento oportuno y efectivo.

¡Descúbrelas!

1. Cabello quebradizo

cabello-quebradizo

Los tipos de cabello pueden variar en cada persona, en función de sus hábitos de vida y factores genéticos y hormonales.

Sin embargo, cuando de repente comienza a ponerse quebradizo y seco, es probable que se deba a una mala alimentación.

Si los tratamientos capilares no bastan para controlar estos problemas, considera aumentar el consumo de fuentes de:

  • Ácidos grasos esenciales.
  • Vitaminas C y E
  • Minerales (zinc. hierro, calcio)
  • Fibra.

Ver también: 5 métodos caseros para rizar tu cabello sin maltratarlo

2. Arrugas prematuras

La aparición temprana de arrugas está relacionada con la continua exposición al sol, las toxinas del ambiente y otros factores ambientales que aceleran el proceso de deterioro de la piel.

No obstante, está comprobado que la tendencia a desarrollarlas se puede disminuir con una alimentación saludable y rica en nutrientes esenciales.

El problema es que, como agravante, muchas llevan una dieta pobre, basada en alimentos que le hacen daño a la piel.

Por esta razón, junto a los cuidados externos, se recomienda el consumo de:

  • Vitaminas ( A, C, D, E)
  • Flavonoides.
  • Carotenoides.
  • Minerales (potasio, calcio, magnesio)

3. Problemas de salud oral

Deterioro dental

Las infecciones y enfermedades en los dientes y las encías muchas veces están relacionadas con el consumo habitual de alimentos ricos en azúcares refinados y otras sustancias dañinas.

Estos van deteriorando el esmalte dental y, a su vez, sirven como alimento de las bacterias dañinas que se proliferan en las piezas dentales.

Por otro lado, la inflamación de las encías y los sangrados suelen producirse cuando hay deficiencia de vitamina C.

Asimismo, el desgaste dental y la sensibilidad también tienen que ver con el consumo insuficiente de calcio y vitamina C.

4. Pérdida excesiva de peso

Perder peso cuando se mantiene una dieta saludable y completa es una excelente noticia; sin embargo, cuando la bajada de peso se produce de forma excesiva sin cumplir dicha regla, es motivo para preocuparse.

Una dieta pobre en nutrientes altera el metabolismo y puede conducir a una pérdida de peso peligrosa y relacionada con varios tipos de enfermedades.

Además, es muy habitual entre aquellos que adoptan planes de alimentación estrictos, los cuales suprimen grupos nutricionales fundamentales. ¡Cuidado!

5. Problemas gastrointestinales

Trastornos digestivos

Para determinar el origen de los problemas gastrointestinales es necesario revisar con un experto todos los posibles desencadenantes.

Casi siempre la indigestión, los gases y el estreñimiento están vinculados a malos hábitos alimenticios, ya sea por una comida demasiado copiosa o por la deficiencia de algunos nutrientes necesarios para el proceso digestivo.

Alrededor del 60% de los trastornos digestivos comunes tienen una relación con el bajo consumo de fibra.

Este componente es fundamental para una correcta absorción de los nutrientes y una óptima eliminación de los desechos.

Los hombres deben consumir, por lo menos, 38 gramos de fibra al día, mientras que las mujeres deben alcanzar los 25 gramos.

6. Sistema inmunitario débil

Tener continuos episodios de resfriados y gripes es una señal evidente de un sistema inmunitario debilitado.

Dado que el organismo reduce su capacidad para luchar contra los virus y bacterias, es común tener recaídas, en especial en lo que tiene que ver con la salud respiratoria.

La deficiencia de vitamina C, ácidos grasos esenciales y hierro son causas muy habituales de este tipo de reacciones en el cuerpo.

Te recomendamos leer: 8 alimentos para eliminar las toxinas y fortalecer el sistema inmunitario

7. Dificultad en la curación de heridas

Tus heridas tardan en curar

Las heridas y contusiones leves suelen curarse con mucha facilidad cuando el cuerpo recibe los nutrientes necesarios para su proceso de regeneración.

Sin embargo, el hecho que estas tarden demasiado tiempo en sanar es una señal de deficiencias de:

  • Vitaminas (A, C, E, B12)
  • Minerales (hierro, magnesio, zinc)

Manifestar de forma recurrente alguna de las señales mencionadas debe ser suficiente para verificar qué tan completa y balanceada es la dieta.

En caso de sospechar sobre alguna deficiencia, consulta con un nutricionista para recibir un plan dietario apropiado.

 

 

 

 

 

Te puede gustar