7 efectos de tener una madre narcisista

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 17 noviembre, 2018
El tener una madre narcisista puede hacer que, de adultos, no seamos capaces de ocuparnos de nosotros mismos y busquemos continuamente satisfacer las necesidades de los que nos rodean, dejándonos en segundo plano

En esta ocasión hablaremos sobre las consecuencias de tener una madre narcisista. Si has tenido una madre con estas características, es importante que conozcas los posibles efectos y actúes para evitar problemas emocionales.

¿Qué es una madre narcisista?

Nuestros padres son una figura de autoridad. Al mismo tiempo actúan como modelo y como primer contacto con la sociedad. Sin embargo, no todos son el mejor ejemplo. Algunos incluso pueden crear severos problemas en nuestras vidas.

Antes de hablar sobre el resultado tener una madre narcisista es importante entender qué implica este concepto. Lo primero que debemos tomar en cuenta es que las personas narcisistas se aman a sí mismas con gran exceso.

Por eso, pueden requerir demasiadas atenciones por parte de sus seres queridos y pocas cosas les serán satisfactorias.

Aunque ese nivel de exigencia puede llevarles a ellas y a sus hijos a obtener excelentes resultados en su vida, el desgaste emocional será igual de severo.

Te recomendamos leer: Los mejores tipos de amigos que podemos tener

1. Los hijos de madres narcisistas suelen olvidarse de sus necesidades y deseos

niña aferrada a su madre narcisista

Una persona narcisista siempre necesita atención, suele ser arrogante y le gusta manipular a los demás porque siente que merece lo mejor.

Trasladando esto al contexto familiar, uno de los efectos de tener una madre narcisista es que sus hijos crecen con la necesidad de complacerla.

En este proceso, los hijos no se perciben a sí mismos como individuos que tienen sus propios deseos y necesidades. Por lo regular, se han convertido en un reflejo de lo que su madre quiere y realizan todas las actividades que se esperan de ellos.   

Al obtener los logros y objetivos impuestos, su madre los recompensaba y ellos aprendieron a buscar ese afecto constantemente. Por ello, cuando crecen, no tienen consciencia de su espacio y buscan satisfacer a otros antes que a sí mismos.  

2. Tienes baja autoestima

Otro de los efectos de tener una madre narcisista es que los niños solo reciben afecto cuando ella desea algo de ellos. El problema es que ellas son tan demandantes que resulta difícil satisfacer todas las expectativas.

Como resultado, la madre dará señales o mensajes a su hijo de que no es lo suficientemente bueno. Esto tiene como resultado niños que siempre se sienten incompetentes, faltos de capacidades, ansiosos y con autoestima baja.

3. Te cuesta amar a la persona que eres

madre preocupada por hija adolescente

El hecho de sentir que no son lo suficientemente buenos hace que los hijos de madres narcisistas tengan problemas para amarse y aceptar quienes son.

Es normal que todos encontremos cosas que no nos gusten y quisiéramos cambiar. Sin embargo, una persona con padres estables crece con las habilidades para encontrar aspectos positivos en sí mismo.

Uno de los efectos de tener una madre narcisista es que los hijos de estas mujeres tendrán problemas para encontrar algo con lo que se sientan a gusto en sí mismos.

Incluso si alcanzan grandes objetivos o logran todo lo que se proponen, nunca será suficiente para ellos.

4. Te sientes más un compañero que un hijo

Debido a la gran cantidad de atención que este tipo de padres demandan, la vida de sus hijos gira en torno a ellos, a sus problemas, a sus necesidades y a su felicidad.

Por este motivo, los niños se vuelven un soporte emocional y se involucran en situaciones en que las que no deberían participar. Estos niños adquieren tantas responsabilidades que van olvidando que son los hijos hasta convertirse más en un compañero emocional.

Las personas que tuvieron este tipo de padres sienten que pasaron toda su vida resolviendo problemas.

Aunque esto puede ser positivo porque seguramente han aprendido a resolver problemas y ser autosuficientes, sentirán una gran carga y les será difícil confiar en los demás.

5. Todo el tiempo te hablas en negativo

niño y niña

Tener una madre narcisista se traduce en mensajes negativos constantes. Debido a ello, los hijos aprenden a hablarse a sí mismos con críticas y palabras dañinas.

Se da un efecto de espejo. Aprenden a ver la vida como lo hacía su madre y como ellos recibían mensajes negativos, se hablan a sí mismos de la misma forma.

Ver también: Signos de que sales con un narcisista

6. Aprendes a ocultar tu verdadera esencia

Otro de los efectos de tener una madre narcisista es que estos niños aprenden a negar parte de su esencia para mostrar aquello que su madre espera de ellos. Con el tiempo, este proceso de negarse u ocultase se hace algo común.

Como adultos, es posible que tengan problemas para identificar quiénes son, cuáles son sus deseos reales y qué esperan realmente de la vida y de los demás.

7. Te autosaboteas

Emociones

Tener una madre narcisista implica que siempre se recibe el mensaje de que no se acaba de ser lo suficientemente bueno. Esto prepara a los hijos a esperar la peor parte de toda situación.

Al crecer, evitarán comprometer sus emociones para mantenerse tan a salvo como puedan. Por ejemplo, evitarán enamorarse para no ser abandonados.

Desde luego que esto les genera un círculo vicioso que deriva en más ansiedad e inseguridad.

¿Qué hacer si tienes una madre narcisista?

Una relación de este tipo puede causar daños intangibles de forma física pero con gran impacto en tu vida.

Si vives con una madre narcisista, debes buscar ayuda o asesoramiento para que puedas lidiar con los mensajes aprendidos y lograr una vida más satisfactoria.

  • Bernardi, Ricardo, José L. Díaz Rossello, and F. A. N. N. Y. Schkolnik. "Ritmos y sincronías en la relación temprana madre-hijo." Revista uruguaya de psicoanálisis 61 (1982): 93-100.
  • Freud, Sigmund. Introducción al narcisismo. Alianza, 1992.
  • Tubert, Silvia. "Demanda de hijo y deseo de ser madre." Debate Feminista 8 (1993): 349-377.