7 ejercicios para trabajar y reducir la papada

Carolina Betancourth·
14 Mayo, 2020
Los ejercicios son una de las opciones que existen para reducir la papada. Sin embargo, sus resultados no son instantáneos y deben complementarse con buenos hábitos alimentarios. ¿Te animas a practicarlos?
 

La papada es una zona del cuerpo relativamente pequeña, pero no por ello menos importante. De hecho, esta capa de grasa ubicada debajo de la barbilla desempeña un papel fundamental tanto a nivel estético como médico. Así, un exceso de acumulación de grasa puede ser considerado poco atractivo, por un lado, y poco saludable, por el otro.

Además, con el tiempo, tiende a descolgarse y volverse más flácida por distintos factores: genética, cambios de peso o alteraciones hormonales, etcétera. Por suerte, como lo detalla un artículo publicado en JAMA Facial Plastic Surgery, en la actualidad existen varias opciones terapéuticas que permiten reducirla para que no afecte ni la salud ni la estética.

Entre las alternativas nos encontramos con una serie de ejercicios que fortalecen los músculos del cuello y el rostro, los cuales contribuyen a mejorar su aspecto. Si bien sus efectos no son milagrosos e instantáneos, su práctica constante puede ayudar a ejercitar esa parte facial. ¿Te animas  a practicarlos?

 

Ejercicios que te ayudan a reducir la papada

A la hora de reducir la papada existen tratamientos rápidos y efectivos como la lipoestructura o liposucción facial. Asimismo, como lo detalla una publicación en Plastic and Reconstructive Surgery, también hay fórmulas inyectables de ácido desoxicólico de sodio que pueden ser útiles contra este problema.

Estas y otras opciones deben ser evaluadas de la mano de un profesional en cirugía estética, quien podrá informar más sobre el procedimiento y los riesgos. Por otro lado, existen alternativas menos invasivas como los ejercicios para reducir la papada, los cuales pueden ponerse en práctica en cualquier lugar.

¿Su ventaja? No suponen riesgos de efectos secundarios y pueden ser practicados por todas las personas. No obstante, sus efectos no son tan notorios y solo se obtienen con la práctica simultánea de buenos hábitos alimentarios.

En general, para ver cambios, es conveniente ejercitar todo el cuerpo y bajar de peso. Además, en la medida posible, se deben complementar con otros cuidados faciales.

 
Ejercicios que te ayudan a reducir la papada
La forma más efectiva de reducir la papada es mediante un procedimiento quirúrgico. Sin embargo, practicar algunos ejercicios puede contribuir a mejorar su aspecto.

¿Qué dicen las investigaciones?

En realidad, hay pocos estudios que respalden los beneficios de los ejercicios para reducir la papada. En general, la recomendación es mantener una rutina de entrenamiento enfocada a bajar de peso, pues es uno de los determinantes para reducir la acumulación de grasa en esta zona.

Ahora bien, una investigación publicada en Journal of Clinical and Diagnostic Research destacó que los ejercicios de reentrenamiento muscular ayudan a mejorar la apariencia facial, combaten la papada y contribuyen a prevenir el envejecimiento. Sin embargo, requieren de un entrenamiento progresivo y constante.

Si estas dispuesta a incluirlos en tu rutina diaria, te invitamos a descubrir algunas opciones. Eso sí, recuerda que no debes esperar resultados instantáneos y debes asegurarte de mantener otros buenos hábitos.

 

1. Lengua de prensa

  • Empieza por sentarte con la espalda totalmente recta y con los hombros descolgados o hacia abajo. Luego extiende el cuello hacia atrás, como si estuvieras mirando el techo.
  • Una vez en esta posición, presiona tu lengua contra el paladar superior y posterior, mientras flexionas la cabeza, buscando tocar el pecho con la barbilla.
  • Hazlo sin dejar de presionar la lengua contra el paladar superior. Relaja la lengua y vuelve a la posición inicial. Realiza 20 repeticiones de este ejercicio al día.

Leer también: 4 tips para quemar grasas de la papada

2. Gesto de puchero e inclinación

  • Este ejercicio se puede realizar tanto sentado como de pie. Realiza el gesto de puchero, es decir, saca tu labio inferior tan lejos como sea posible. Mientras tanto, contrae el cuello.
  • A continuación, sin dejar de contraer los músculos del cuello, flexiona la cabeza llevando la barbilla contra el pecho.
  • Haz este ejercicio sin arquear la espalda o alzar los hombros. Al terminar, vuelve a la posición inicial y realiza alrededor de 20 repeticiones al día.
 

3. La “O”

  • De igual forma que en los ejercicios anteriores, este debe realizarse con la espalda totalmente recta y los hombros caídos. Extiende el cuello hacia atrás, cierra los labios y busca formar una “O” con ellos.
  • Mantén los labios cerrados formando la “O” a la que vez que mantienes la posición de extensión del cuello durante aproximadamente 20 segundos. Vuelve a la posición inicial y haz 10 repeticiones al día de este ejercicio.

4. Besando el techo

  • Esta vez, el ejercicio se realizará de pie y dejando los brazos colgando por completo. En esta posición, se extenderá el cuello hacia atrás mirando el techo.
  • Ahora se fruncen los labios, como si quisieras besar el techo. Tienes que procurar extender los labios lo máximo posible, mientras percibes el endurecimiento de los músculos del cuello y de la barbilla.
  • Procura mantener la posición de los labios durante por lo menos 5 segundos y regresa a la posición inicial. Realiza alrededor de 15 repeticiones de este ejercicio a diario.
 

Leer más: Dile adiós a la molesta papada con estos ejercicios sencillos

5. Rotación de cuello

  • La rotación de cuello se puede realizar sentado o de pie. Debes erguir la columna y, a continuación, llevar la barbilla a uno de los hombros y luego, al otro. Tienes que ir haciendo un semicírculo mientras vas de un hombro a otro, pasando por el pecho.
  • Tendrás que asegurarte que los hombros estén ubicados en una posición descolgada durante todo el tiempo que dura la ejecución. Si no, podrías lesionarte. Realiza 10 repeticiones diarias.

6. A los lados

  • En primer lugar, siéntate en el suelo y apóyate con una mano en el suelo, a diez centímetros de la cadera.
  • Ahora, con la mano derecha por encima de la cabeza, agarrara el parietal izquierdo y apoya la oreja en el hombro. Mientraspresiona levemente con la mano.
  • Haz este ejercicio durante 10 segundos y luego cambia de mano y de lado. Realiza 3 repeticiones diarias.

7. El juego de las vocales

  • Partiendo de una posición de pie y con la espalda recta, procura decir todas las vocales, de manera pausada y pronunciada, con la boca totalmente abierta. Repite este ejercicio varias veces, unos 2 o 3 minutos.
 
Mujer abriendo la boca.
Pronunciar las vocales de manera exagerada, dos o tres minutos diarios, ayuda a ejercitar esta zona.

Reducir la papada: ejercicios y buenos hábitos

Resumiendo, es importante recordar que la papada no desaparecerá de la noche a la mañana. Es necesario combinar la práctica de ejercicio físico con buenos hábitos de alimentación y cuidados faciales. Asimismo, la rutina se puede complementar con estos ejercicios destinados al trabajo de la papada y los músculos que la rodean.

No obstante, para resultados más notorios y rápidos, lo mejor es buscar otros tipos de procedimientos de la mano de esteticistas y cirujanos profesionales. En la actualidad, hay varios métodos innovadores para mejorar el aspecto de esta zona.

 
  • Shamban AT. Noninvasive Submental Fat Compartment Treatment. Plast Reconstr Surg Glob Open. 2016;4(12 Suppl Anatomy and Safety in Cosmetic Medicine: Cosmetic Bootcamp):e1155. Published 2016 Dec 14. doi:10.1097/GOX.0000000000001155
  • D'souza R, Kini A, D'souza H, Shetty N, Shetty O. Enhancing facial aesthetics with muscle retraining exercises-a review. J Clin Diagn Res. 2014;8(8):ZE09–ZE11. doi:10.7860/JCDR/2014/9792.4753