7 errores de cuidado personal que pueden dañar tu salud

Virginia Bruno · 17 septiembre, 2017
Ducharse con agua caliente puede ser una tentación en invierno, pero debemos controlar la temperatura, ya que si es demasiado elevada puede acabar con la barrera protectora de la piel

El cuidado personal y los hábitos de higiene que repetimos todos los días son importantes para mantener nuestro buen aspecto y proteger nuestra salud. Sin embargo, muchas veces, pensando que hacemos lo correcto, cometemos errores que pueden dañar la salud y en lugar de favorecernos, nos están perjudicando.

7 errores comunes del cuidado personal

1. Cortarse las uñas de manera incorrecta

Uñas quebradizas.

Es habitual que utilicemos tijeras para cortarnos las uñas. No obstante, debemos tener en cuenta que la estructura de estas es de diferentes capas colocadas como tejas.

Así pues, al usar las tijeras la estructura de la uña se deforma, se descama y se vuelve quebradiza. Para no perjudicar tus uñas utiliza un cortaúñas, que realiza cortes lisos para que luego puedas darle forma con una lima.

Lee también: Cómo cortar las uñas y prevenir que se nos encarnen

2. Limpiarse la nariz con los dedos

Silbido de nariz

Es un hábito muy perjudicial porque en los dedos hay multitud de microbios y, al entrar en contacto con la mucosa de la nariz, pueden provocar inflamación. La mejor manera de hacer una limpieza en tu nariz es utilizando una jarrita con agua tibia y sal.

El procedimiento sería el siguiente:

  • Inclina la cabeza y lentamente introduce agua por uno de los orificios.
  • Deja que salga el líquido por el otro.
  • Alternar.
  • Después del procedimiento, tapa una de las fosas, exhals fuerte y repite del otro lado.
  • De esta forma, expulsarás residuos con el agua y limpiarás tu nariz evitando congestiones nasales, alergias o sinusitis.

3. Utilizar geles y jabones perfumados en la ducha

Es primordial para nuestro cuidado personal ducharnos todos los días, pero debemos tener en cuenta que tipo de jabones usamos para ello. Al utilizar geles de baño y jabones perfumados en exceso destruimos la barrera natural que tiene nuestro organismo contra los gérmenes.

La piel se vuelve más vulnerable a diferentes enfermedades y se reseca.

  • Elige jabones libres de fragancias o que tengan glicerina: están libres de productos sintéticos y mantiene la humedad de la piel.
  • Evita jabones con alto contenido ácido o un valor elevado de pH.

4. Bañarnos y lavarnos el cabello con agua muy caliente

Toma una ducha de agua fría

Las duchas muy calientes pueden dañar la humedad natural de la piel. La temperatura perfecta para un baño es de 44 ºC o menos para eliminar suciedad y bacterias. Si utilizas agua por sobre esa temperatura, remueves la barrera natural de aceite, que es importante para que la piel se mantenga hidratada y suave.

El cabello también se ve perjudicado si lo lavas con agua muy caliente, ya que aumenta la porosidad, se vuelve quebradizo, pierde los aceites naturales y se torna opaco y sin brillo.

Visita este artículo: Prepara un aceite sólido para hidratarte mientras te duchas

5. Higiene dental incorrecta

Para mantener impecable nuestro cuidado personal, es fundamental una dentadura correcta sana y bien cepillada.

  • Es recomendable cepillarse los dientes en la mañana, luego de almorzar y antes de dormir.
  • El problema reside en cómo nos cepillamos los dientes y qué cantidad de pasta dental utilizamos.
  • El cepillado correcto es de arriba hacia abajo. Si lo haces con demasiada energía y con movimientos de izquierda a derecha puede derivar en lesiones en las encías.

Asimismo, debemos lavar de adentro hacia afuera para quitar todo el sarro y utilizar hilo dental para eliminar los restos de comida que se depositan y contribuyen a la aparición de microorganismos.

El exceso de pasta en el cepillo provoca que las cerdas se deslicen demasiado por la superficie de los dientes y el cepillado resulte inadecuado. La cantidad recomendada es de una bolita del tamaño de un guisante.

La limpieza radica en el cepillado y no en la cantidad de pasta dental.

6. Lavar el cabello en exceso

El exceso de acondicionador, incluso en el cabello seco, puede adherirse a tu pelo y dejar residuos que lo harán lucir sucio y sin vida. Además, si el producto pasa al cuero cabelludo los poros se tapan, lo cual provoca un crecimiento más lento.

  • La cantidad óptima de acondicionador es una gota del tamaño de una moneda. Aplica el producto sólo en las puntas secas.
  • Lavar el pelo diariamente puede acabar con la grasa natural, dejándolo seco y susceptible al quiebre.

7. Taparse la boca con la mano

¿Por qué estornudamos?

Siempre nos han dicho que hay que ponerse la mano en la boca al estornudar o toser. La mayoría de los virus se transmiten a través del aire y su mejor vía de expansión son los estornudos y la tos.

Taparse la boca con las manos no es la mejor opción, ya que los virus que se encuentran en la saliva de la tos o del estornudo tienen en las manos sus mejores aliados. La mejor opción es cubrirse la boca con un pañuelo de papel, y luego de toser o estornudar, desecharlo.

Si no tienes un pañuelo a mano, cubre la boca con el brazo. De esa manera puedes evitar provocar inflamación o infección en los párpados o en la cara, si llegases a frotarlos con tus manos.

Si eliminas estos errores al realizar tu cuidado personal, tu organismo te lo agradecerá. ¿Estás preparado para cambiar tus hábitos?