7 errores que hacen más difícil despertarse por las mañanas

Aunque nos parezca que podemos recuperar el sueño atrasado durmiendo más el fin de semana de esta forma solo conseguimos alterar nuestros ritmos circadianos y empeorar el descanso

¿Te cuesta despertarte por las mañanas? Pues toma nota de esta serie de errores que pueden estar haciendo que esta todavía sea una experiencia más dura para ti.

Y es que si duermes ocho horas, pero te sientes cansado, las razones de esta sensación de cansancio matinal pueden ser diferentes a las que creías hasta ahora.

1. No tener una rutina diaria

chica-despertandose-cama1

No tener una rutina diaria clara hará que te resulte mucho más difícil despertarte por las mañanas.

Hay que tener en cuenta que nuestra vida está subordinada a los llamados ritmos circadianos o lo que es lo mismo, los relojes biológicos, que nos sirven para alternar entre períodos de actividad máxima y mínima.

  • Si nosotros, en lugar de seguir unas pautas y una serie de rutinas, vamos a la cama en diferentes momentos a lo largo de los días, romperemos estos ciclos.
  • Esto puede causar somnolencia y fatiga. Por ello es importante acostarse todos los días a la misma hora.

Te recomendamos leer: Incluye el mindfulness en tu vida diaria

2. No te pases el fin de semana en la cama

Aunque la idea pueda ser tentadora, no pases el fin de semana en la cama.

Si los días laborables duermes entre 5 y 6 horas y luego pasas los fines de semana en la cama el doble de tiempo, alterarás tú mismo los ritmos biológicos de tu cuerpo.

  • Además te provocarás trastornos en el sueño. Todo esto te llevará a tener un mayor riesgo de aparición de la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y obesidad.
  • Puedes evitar todo esto si intentas levantarte el fin de semana utilizando un despertador.

3. No atrases la alarma

Despertador

Si te pones unos minutos más una vez ya ha sonado la alarma no tiene beneficios. Lo único que puedes conseguir si te vuelves a dormir es adentrarte en una fase profunda del sueño y, al despertarte, te sentirás aún más cansado.

  • Lo mejor que puedes hacer es poner tu alarma para cuando de verdad te vas a levantar. Además, así ejercitarás tu fuerza de voluntad.

4. Tu habitación no debe tener luz

Cuando la retina del ojo ve luz, ralentiza la producción de la hormona melatonina, que es la encargada de regular los ritmos circadianos. Esto puede derivar en un trastorno del sueño.

  • Esto puede darse no solo por la luz natural, sino también si vemos una luz parpadeante en la televisión o la led del teléfono. Así que lo mejor que podemos hacer es apagar los equipos que están en el dormitorio.

5. No te saltes el desayuno

Desayuno

El desayuno te ayudará a que el funcionamiento de tu reloj biológico sea el correcto.

Ten en cuenta que, si desde que te despiertas hasta la primera comida pasa demasiado tiempo, el cuerpo aumentará sus niveles de cortisol, es decir, la hormona del estrés.

Ver también: Los mejores desayunos antigrasas

6. Comer dulces y carbohidratos

No comas ni dulces ni carbohidratos por la noche. Consumir este tipo de alimentos por la noche es perjudicial, además de para el peso, también para el sueño.

  • Por ejemplo, los productos con un alto índice glucémico hacen que aumente los niveles de cortisol en el cuerpo.
  • Se trata de un efecto que persiste durante cinco horas, así que es recomendable que al menos cinco horas antes de irte a dormir renuncies a tomar pizza, pan dulce y patatas.

Lo mejor será que optes por sustituirlo por productos como el yogur o la carne baja en grasa.

7. No tengas la habitación desordenada

Desorden

Si tienes tu habitación hecha un desastre solo estarás dando a tu cerebro un recordatorio de las cosas que no has tenido tiempo de terminar durante el día.

Esta sensación no la tendrás si tienes una habitación recogida y una cama con sábanas frescas y con buen olor, ya que esto será al final un incentivo para ir a dormir más temprano.

Por lo tanto, para dormir bien tendrás que ordenar con regularidad el dormitorio y mantenerlo bien organizado.

Seguir todos estos pasos será mucho más fácil de lo que crees, así que no lo dudes y ponte manos a la obra con ellos.

Si hasta ahora no habías logrado tener un sueño reparador verás como, por fin, lo conseguirás de un modo mucho más sencillo del que pensabas.

Solo tendrás que seguir estos puntos clave para lograrlo.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar