7 falsos mitos sobre el embarazo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 31 enero, 2019
Marilu Caldera · 4 mayo, 2018
La cultura popular está llena de leyendas extrañas y divertidas que no son más que falsos mitos de lo que te puede ocurrir durante el embarazo. Ninguno de ellos está probado científicamente.

Existen algunos falsos mitos sobre el embarazo que se han ido trasmitiendo de generación en generación. Son teorías basadas en creencias populares que no han sido avaladas por la ciencia, pero tienen gran aceptación entre la gente.

Estas conductas equivocadas impiden, en la mayoría de los casos, sentirse una mujer normal cuando se está embarazada. Te llenan de miedos e incertidumbres.

Aquí revelaremos algunos de esos falsos mitos sobre el embarazo que, aun en pleno siglo XXI, continúan angustiando a las futuras madres de hoy.

7 falsos mitos que escucharás sobre el embarazo

Mujer embarazada.

1. La forma de la barriga define el sexo del bebé

Este es uno de los falsos mitos sobre el embarazo más arraigado en la creencia popular. Se trata de la aseveración de abuelas, madres y vecinas sobre la forma de la barriga para adivinar el sexo del futuro bebé.

La realidad es que la forma que adopte la barriga es dada por la tonicidad muscular y del útero. Influyen además la posición que tome el bebé dentro del vientre y la forma de los huesos pélvicos de la madre.

La única manera de saber con precisión el sexo de tu futuro bebé es a través de la ecografía.

2. Los ardores estomacales se deben a que el bebé nacerá con mucho pelo

La acidez estomacal y la mala digestión que padecen algunas embarazadas  se produce por el incremento del tamaño del útero. Este crecimiento hace que el estómago y los intestinos se desplacen levemente de lugar, con el consecuente desnivel de los jugos gástricos.

El modo más adecuado para evitar este malestar es evitar las comidas copiosas y los alimentos grasosos que dificultan la digestión. Otra opción es no acostarse inmediatamente después de comer.

Lee también: 8 consejos para un embarazo sano

3. Los antojos no satisfechos dejan marcas en el bebé con la forma de lo que la madre deseaba

Los antojos son deseos casi irresistibles, en especial por alguna comida. No existe ninguna base científica que avale la aparición de manchas con formas tan particulares como lo deseado por la madre.

Aun cuando sí hay muchos niños que nacen con algunas pequeñas manchas, estas no tienen nada que ver con el incumplimiento de los antojos maternos. La mayoría de ellas desaparecen al poco tiempo.

4. Se debe comer por dos durante el embarazo

Como estoy embarazada, debo comer por dos.

Esta idea ha sido desechada desde hace décadas pero aún existen muchas mujeres que creen en ella. La ingesta de alimentos de manera desmedida puede incidir en obesidad de la embarazada.

Lo más recomendable es mantener una dieta equilibrada. Reparte las comidas en 5 o 6 porciones diarias para prevenir la ansiedad. Lo normal es aumentar entre 9 y 12 kilos, dependiendo de la estatura de la gestante.

5. Bañarse puede afectar al bebé, por lo que es mejor ducharse

Otro de los falsos mitos sobre el embarazo es pensar que durante el baño puede entrar agua al útero y afectar al feto. Nada más lejos de la realidad, pues este se encuentra cerrado por un tapón mucoso que lo protege.

  • La ducha caliente se recomienda especialmente cuando la gestante presenta varices ya que el calor promueve la vasodilatación.
  • Es importante no exceder una temperatura de 37 °C y finalizar con algo de agua fría o fresca que estimule la circulación.

Ver también: ¿Es beneficioso leer al bebé durante el embarazo?

6. La embarazada no debe teñirse el cabello

Aunque esta creencia tampoco tiene sustento científico es importante verificar el producto que vayas a colocarte para teñir tu cabello. Deberá estar exento de amoniaco, acetato de plomo y otros productos derivados del petróleo.

Del resto, no existe ninguna contraindicación para teñirse el cabello con ingredientes naturales que sean menos agresivos. Evita productos de venta comercial durante la gestación.

Tinte para el cabello.

7. Debes consumir alimentos que promuevan la producción de leche

La producción de leche materna está directamente ligada con el ejercicio de succión del bebé.

Si bien existen otros factores que pueden evitar que suba la leche con rapidez, la ingesta de alimentos específicos no influye de ninguna manera en la producción de leche en mayor cantidad.

Conocer en detalles los falsos mitos durante el embarazo ayudará a que tengas menos asuntos de que preocuparte. La mayoría no son más que divertidas leyendas que se han arraigado en nuestra sociedad.

Quizás te resulte inevitable que mujeres de la familia y amigas te aborden con sus experiencias. Sin embargo, lo mejor que debes hacer ante cualquier duda que te surja es consultarlo con tu especialista.

  • Becerra-Bulla, F., Rocha-Calderón, L., Fonseca-Silva, D. M., & Bermúdez-Gordillo, L. A. (2015). El entorno familiar y social de la madre como factor que promueve o dificulta la lactancia materna. Revista de la Facultad de Medicina63(2), 217-227.
  • Llorens Mira, Beatriz, Ferrer Hernández, Elena, Morales Camacho, Vanesa, & Alenda Botella, Ana. (2007). Creímos en la lactancia materna: Una aproximación de la experiencia en tres generaciones. Index de Enfermería16(58), 34-38. Recuperado en 29 de enero de 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&;pid=S1132-12962007000300007&lng=es&tlng=es.
  • Medina I, Armando, & Mayca P, Julio. (2006). Creencias y costumbres relacionadas con el embarazo, parto y puerperio en comunidades nativas Awajun y Wampis. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica23(1), 22-32. Recuperado en 29 de enero de 2019, de http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&;pid=S1726-46342006000100004&lng=es&tlng=es.
  • Pelcastre, B., Villegas, N., De León, V., Díaz, A., Ortega, D., Santillana, M., & de los Ángeles Mejía, J. (2005). Embarazo, parto y puerperio: creencias y prácticas de parteras en San Luis Potosí, México. Revista da Escola de Enfermagem da USP39(4).