7 fetiches extremos (hardcore)

El problema de la mayoría de fetiches sexuales que tienen su origen en las películas para adultos es que en la práctica no se llevan a cabo con los mismos niveles de seguridad

Los fetiches se han catalogado como uno de los complementos del acto sexual. Estos llevan la excitación a su nivel más alto mediante pequeños y raros placeres causados por objetos, partes del cuerpo o alguna característica específica.

La mayoría de las prácticas asociadas con el fetichismo se consideran inofensivas y propias del comportamiento sexual de los seres humanos; sin embargo, existen algunas no tan comunes que para muchos son aberrantes y enfermas.

Aunque el tema es bastante controversial, porque muchos lo consideran normal, lo cierto es que el fetichismo extremo, también llamado hardcore, incluye comportamientos que pueden poner en riesgo la integridad física y psicológica de la persona.

A continuación queremos compartir en detalle los 7 principales y sus respectivos riesgos.

1. Sadomasoquismo extremo

sadomasoquismo

Dentro de los fetiches considerados normales se encuentran la sumisión y dominación, que muchas veces incluyen prácticas sadomasoquistas.

Sin embargo, quienes gustan del sadomasoquismo extremo llevan la experiencia a otro nivel, pasando de simples azotes a actos y torturas con más violencia.

La persona suele sentir una fuerte estimulación sexual con el dolor de su pareja y con el hecho de tener el poder.

  • Es una práctica peligrosa, no solo porque puede dejar graves heridas físicas, sino porque, si es recurrente, puede alertar de un trastorno patológico en la persona.

Ver también: ¿Quién tiene el “control” en tu relación de pareja?

2. Hematofilia

Este tipo de fetiche sexual se relaciona con el vampirismo.

Mientras que algunos lo manifiestan con un simple deseo o pensamiento erótico en el que incluyen sangre, otros lo llevan a niveles que sobrepasan lo que podría considerarse normal.

Los fetichistas de la sangre se sienten más atraídos por la sangre en individuos desnudos o semidesnudos.

No obstante, algunos sienten excitación con el simple hecho de ver sangre (por ejemplo, en un accidente o tras un corte).

  • Los juegos sexuales que incluyen sangre se consideran extremos por su naturaleza.
  • Estos aumentan el riesgo de transmisión de infecciones y, aunque no es común, también puede producir hemorragias cuando se hacen cortes profundos en el cuerpo.

3. Asfixia autoerótica

Asfixia autoerótica

Este fetiche es bastante común, pero no por eso deja de ser extremo y peligroso.

Consiste en cortar el suministro de oxígeno al cerebro mediante la asfixia con una bolsa plástica, estrangulación o compresión torácica.

  • Cuando se realiza durante el acto sexual, produce una sensación de vértigo ultraplacentera; de hecho, en muchas personas facilita instantáneamente el orgasmo.
  • Pese a esto, su práctica no está del todo recomendada, puesto que han registrado cientos de casos en los que el desenlace ha sido fatal.

4. Pirofilia

En la búsqueda por llevar el placer sexual a un nivel más alto y fuera de lo normal, muchas personas descubrieron que podían excitarse con el uso de fuego durante la relación.

  • Esta práctica, conocida como pirofilia, puede ser muy peligrosa, ya que expone el cuerpo a sufrir graves quemaduras, o, en otros casos, puede conllevar a incendios incontrolables.

5. Sexo anal

sexo-anal

La práctica de sexo anal se empezó a incluir dentro de los fetiches hardcore debido a la forma en como se muestra en la mayoría de películas porno.

Se encuentra entre los fetiches comunes y su práctica puede llevar a experiencias muy placenteras tanto para él como para ella.

  • El problema ocurre cuando se pretenden imitar algunas características de las que se ilustran en las películas para adultos, dado que puede ser peligroso.
  • El sexo anal extremo puede causar lesiones internas, sangrados e infecciones.

6. Coprofilia

La coprofilia no solo es uno de los fetiches más extremos, sino que, por sus características, ha sido etiquetada por muchos como una práctica enfermiza.

Las personas con esta filia sienten excitación con las heces: su olor, la textura, su forma e incluso el sabor.

Algunos prefieren hacerlo de forma individual, mientras que otros lo hacen de manera colectiva.

  • Por obvias razones, su práctica puede originar infecciones graves.

Te recomendamos leer: 5 posiciones sexuales más placenteras para ella

7. Omorashi

Omorashi

El término resulta bastante extraño para quienes no conocen los fetiches de la cultura japonesa. No obstante, es una práctica que, incluso, se ha extendido por otros lugares del mundo.

Consiste en lograr la excitación por tener la vejiga totalmente llena.

  • Es muy dolorosa y puede propiciar la aparición de infecciones o problemas urinarios graves.

No podemos negar que el atractivo por estos fetiches extremos suele derivarse, en gran parte, por lo que nos muestran las películas para adultos.

Si bien cada quien es libre de disfrutarlos o no, es muy importante tener cuidado con su práctica debido a los riesgos que conllevan.