7 formas de detectar a tiempo y evitar las infecciones vaginales

Daniela Echeverri Castro · 29 abril, 2015
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 30 noviembre, 2018
Si tienes cualquiera de los síntomas, debes acudir a tu ginecólogo para que realice un diagnóstico y recomiende el tratamiento más oportuno. Pues cada tipo de infección tiene síntomas diferentes y no debes tratarla por tu cuenta.

Tal y como ocurre en otras áreas de nuestro cuerpo, la vagina también puede desarrollar diferentes tipos de infecciones. Las infecciones vaginales pueden ser bastante molestas e, incluso, dolorosas.

Es cierto que muchas infecciones vaginales se pueden producir a través del contacto sexual. Sin embargo, esta no es la única causa, ya que también pueden ocurrir con actos tan simples como usar un baño público, usar una toalla sucia o no tener una correcta higiene íntima, entre otros.

Es muy importante que toda mujer esté pendiente de las infecciones vaginales y las posibles causas que las pueden desencadenar. Existen varias medidas que pueden contribuir a reducir el riesgo de sufrirlas. También es clave saber detectarlas a tiempo para darles un tratamiento oportuno.

Si las medidas de higiene no son suficientes para prevenir la infección, es posible que el ginecólogo recete antihistamínicos para aliviar el prurito.

¿Cómo detectar las infecciones vaginales?

Las infecciones vaginales se pueden detectar teniendo en cuenta algunos síntomas comunes que suelen aparecer desde que está iniciando la infección. Entre estos síntomas podemos encontrar:

  • Olor vaginal.
  • Picazón vaginal.
  • Ardor vaginal.
  • Dolor al orinar o tener relaciones sexuales.
  • Flujo abundante en un color verde, amarillo, rosa, blanco, con o sin olor.

Cualquiera de estos síntomas podría ser una señal de infección vaginal. Una vez se detecte la infección, es importante empezar a combatirla para que no se convierta en un problema mayor. En ocasiones se puede evitar teniendo en cuenta algunas recomendaciones.

No obstante, si tienes cualquiera de los síntomas, debes acudir a tu ginecólogo para que realice un diagnóstico y recomiende el tratamiento más oportuno. Pues cada tipo de infección tiene síntomas diferentes y no debes tratarla por tu cuenta.

¿Cómo evitar las infecciones vaginales?

Las infecciones vaginales pueden deberse a numerosas causas.

Como ya hemos mencionado anteriormente, las infecciones vaginales se pueden desencadenar por diferentes factores. Por ello, no está de más seguir unas recomendaciones generales para conseguir mantener esta delicada zona en perfectas condiciones, e intentar reducir el riesgo de sufrir este tipo de infecciones.

Utiliza ropa interior de algodón

La ropa interior de algodón mantiene tu zona íntima más seca y protegida. Este tipo de tela ayuda a absorber mejor la humedad, que es el ambiente favorito de las levaduras. Al comprar ropa interior, verifica que por lo menos la zona de la entrepierna esté hecha de algodón.

No dejes de leer: ¿Qué hacer y qué no hacer en tu higiene íntima?

Higiene adecuada

La higiene íntima diaria es una de las principales claves para prevenir las infecciones vaginales. Es importante lavar muy bien la zona íntima con un jabón que no altere el pH vaginal. Además, al bañarte, la higiene debe ser de adelante hacia atrás. De este modo puedes evitar trasladar gérmenes hasta la vagina.

Ten en cuenta que los talcos, jabones perfumados, baños de espuma, tampones con fragancia o desodorantes «femeninos» pueden alterar tu flora vaginal e incluso pueden empeorar una infección ya existente.

Evita el uso de ropa muy ajustada

Usar ropa ajustada propicia el desarrollo de infecciones vaginales.

Los jeans o shorts demasiado pegados forman un ambiente cálido y húmedo. Eso es ideal para  la formación y proliferación de bacterias y levaduras. Se debe procurar utilizar ropa suelta o con algún tipo de ventilación, como el caso de las faldas.

Seca correctamente tu zona íntima

La humedad es el ambiente perfecto para que se desarrollen y proliferen los hongos. Es muy importante secar muy bien la zona íntima antes de ponerse cualquier tipo de prenda.

Evita las duchas vaginales

Lavar el interior de tu vagina con cualquier tipo de líquido puede destruir las bacterias “buenas” que previenen las infecciones. Estas duchas vaginales exponen a un mayor riesgo de sufrir infecciones y, de hecho, puede hacerte más vulnerable ante una enfermedad.

Mejora tu dieta

Una alimentación saludable también podría contribuir a mantener las infecciones vaginales alejadas. El consumo frecuente de azúcar, el alcohol o estar bajo estrés puede desencadenar una infección vaginal. Por lo tanto, los expertos recomiendan optar por consumir más agua, frutas y verduras para mantener las vías urinarias limpias.

  • Entre los alimentos recomendados para prevenir las infecciones vaginales encontramos: col, espinaca, piña, nabo y hojas de nabo, acelga roja suiza, ajo, rábano, perejil, tallos de remolacha, hojas de dientes de león, brócoli y cítricos.
  • Además, se recomienda el consumo de yogur natural, ya que este contiene ácido láctico, el cual ayuda a restaurar las bacterias beneficiosas.

Sigue leyendo: Cómo afecta el azúcar al organismo: todo lo que debes saber

Ya sabes cuáles son las principales causas de las infecciones vaginales y cómo detectarlas y prevenirlas. No obstante, te recomendamos acudir al ginecólogo para una evaluación.

  • Cribby, S., Taylor, M., & Reid, G. (2008). Vaginal Microbiota and the Use of Probiotics. Interdisciplinary Perspectives on Infectious Diseases. https://doi.org/10.1155/2008/256490
  • White, B. A., Creedon, D. J., Nelson, K. E., & Wilson, B. A. (2011). The vaginal microbiome in health and disease. Trends in Endocrinology and Metabolism. https://doi.org/10.1016/j.tem.2011.06.001