7 formas deliciosas de reemplazar las harinas refinadas

A la hora de cocinar podemos escoger entre múltiples sustitutos para las harinas refinadas. Estos, además de ser mucho más sanos, nos ofrecen muchos beneficios extra para la salud

Las harinas refinadas se relacionan, cada vez más, con diferentes trastornos. En especial, afectan a nuestro intestino.

Debido a esto es conveniente conocer otros tipos de alternativas. Estas, sin hacerle daño al cuerpo, sirven para elaborar preparaciones deliciosas. ¿Te interesa?

Riesgos de las harinas refinadas

En los últimos años se ha hecho un llamado de atención por el incremento de enfermedades asociadas al consumo excesivo de harinas refinadas. Si bien sus efectos no se desarrollan de forma inmediata, con el paso del tiempo puede provocar trastornos metabólicos como la obesidad y la diabetes.

Es cierto este producto es bastante común. Además ha formado parte de la dieta de millones de personas en todo el mundo. No obstante, hace algún tiempo se determinó que tiene sustancias que no le hacen bien al organismo.

Demasiado habituales en nuestra dieta

El problema es que su ingesta parece no tener fin. Además de venir en presentaciones individuales, también es el ingrediente principal de muchos productos que venden en el mercado.

Lo más preocupante es que muchos las siguen consumiendo de forma desmedida a pesar de ser conscientes de los riesgos que implica para el cuerpo. Por este motivo proponemos algunas alternativas saludables.

Harinas saludables

1. Harina de almendra

Harinas saludables

Para empezar, la harina de almendras es un alimento que se obtiene del procesamiento del fruto seco, sin su cáscara. Esta es de bajo índice glucémico. Además, cuenta con sustancias antioxidantes, proteínas y ácidos grasos esenciales.

Está recomendada para la preparación de panes, bizcochos, albóndigas, empanadas y otras recetas de repostería. Se debe almacenar en el refrigerador ya que, si se deja a temperatura ambiente, adquiere un sabor a aceite que resulta desagradable.

2. Harina de soja

La harina de soja se obtiene a partir de los granos de soja tostados y molidos. Se trata de una fuente rica en proteínas, hierro, vitaminas del complejo B y calcio.

Se puede adquirir en presentación con grasas completas, la cual conserva todos sus aceites naturales. También se distribuye “desgrasada” que, además de mejor sabor, aporta una cantidad más alta de proteínas y calcio.

Es una de las mejores opciones para las personas intolerantes al gluten. También es adecuada para quienes tienen problemas en el sistema cardiovascular.

3. Harina de amaranto

Harinas saludables

La harina de amaranto es una fuente maravillosa de fibra, vitaminas A y C y minerales como el calcio, magnesio y hierro. Además, contiene aminoácidos esenciales, incluyendo la lisina. Esta sustancia no suele encontrarse en la mayoría de los cereales.

También aporta ácidos grasos saludables y no contiene gluten. Por último, su textura permite incorporarla en varios tipos de recetas de panadería.

4. Harina de coco

La harina de coco es un alimento de textura suave que se obtiene a partir de la pulpa de coco, casi siempre tras extraer su leche. La carne blanca del coco se seca a baja temperatura. Después, se procesa con un molinillo hasta obtener un polvo muy fino.

Al igual que se puede preparar leche de coco en casa, la harina de este alimento es muy fácil de elaborar. Dado que es una opción muy saludable de alimentación, también se puede adquirir en presentaciones comerciales.

Es una fuente significativa de proteínas, fibras naturales, ácidos grasos esenciales y vitaminas. Además, no contiene gluten y es baja en hidratos de carbono.

5. Harina de quinoa

Harinas saludables

La quinoa contiene proteínas, minerales y vitaminas. Estos mejoran la salud durante el proceso de crecimiento de los niños y, por supuesto, en los adultos.

Su harina es una fuente natural de hierro, calcio, fósforo, vitamina E. También contiene otras sustancias antioxidantes que impiden el envejecimiento prematuro.

Por último, se elabora a partir del grano molido de la quinoa lavada. Además, un excelente sustituto para recetas como las sopas, los postres y los panes.

6. Harina de trigo sarraceno

El trigo sarraceno o alforfón es una semilla rica en vitamina K, minerales, fibras y aminoácidos esenciales. Además, a pesar de que se le llama trigo, es un alimento libre de gluten.

Es una buena opción a las harinas refinadas. Entre otras cosas, mejora la circulación sanguínea, ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre y las enfermedades del corazón.

7. Harina de arroz

Harinas saludables

Por último, esta variedad de harina se fabrica del procesamiento de los granos de arroz, ya sea blanco o integral. Es una de las más utilizadas como sustituto saludable. Está compuesta de carbohidratos complejos, vitaminas, minerales y una pequeña cantidad de fibra.

Su textura permite incorporarla con facilidad en panes, postres y sopas. Desde hace siglos se utiliza en la gastronomía japonesa para la elaboración de fideos y tortas.

¿Aún no reemplazas las harinas refinadas? Anímate a probar alguna de las recomendaciones que te acabamos de dar. Descubre que puedes disfrutar de tus recetas favoritas sin exponer tu salud.

  • Baljeet, S. Y., Ritika, B. Y., & Roshan, L. Y. (2010). Studies on functional properties and incorporation of buckwheat flour for biscuit making. International Food Research Journal.
  • Yu, L., Nanguet, A.-L., & Beta, T. (2013). Comparison of Antioxidant Properties of Refined and Whole Wheat Flour and Bread. Antioxidants. https://doi.org/10.3390/antiox2040370
  • Li, Y., Ma, D., Sun, D., Wang, C., Zhang, J., Xie, Y., & Guo, T. (2015). Total phenolic, flavonoid content, and antioxidant activity of flour, noodles, and steamed bread made from different colored wheat grains by three milling methods. Crop Journal. https://doi.org/10.1016/j.cj.2015.04.004