7 frutas que pueden reafirmar tu piel: ¡Descúbrelas!

Valeria Sabater · 11 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 22 noviembre, 2018
La naranja es rica en vitamina C. Además de consumirla, podemos aprovechar sus beneficios de forma tópica y utilizar su cáscara para preparar un tónico reafirmante.

¿Pueden realmente las frutas tonificar y reafirmar tu piel y combatir la flacidez? Desde luego. Es muy posible que esta afirmación te sorprenda, porque quizás te venga a la mente la idea de aplicarte una fruta directamente sobre la piel.

Entonces es posible que pienses: ¿si me paso la cáscara de la manzana contra la piel podré reafirmar la piel de mi rostro?

Pues bien, la cuestión no está en aplicarse partes de las frutas (o piezas enteras) sino en incluir varias piezas de fruta al día en la dieta, para poder obtener todos sus nutrientes y antioxidantes, los cuales sí que pueden brindar beneficios para la salud de la piel.

¿Significa esto que para tener una piel sana y bonita hay que comer solo? No. Se trata, en realidad, de llevar una dieta equilibrada y de elevar el consumo de todos esos alimentos que nos aportan los nutrientes necesarios que necesita nuestra piel en cada etapa de la vida.

Toda ayuda es buena y tus cremas seguirán siendo adecuadas, siempre que tu dermatólogo así lo indique. No obstante, para potenciar aún más su efecto, es necesario que te nutras por dentro. De ahí que estas frutas se alcen como tus mejores aliadas en el día a día.

1. El poder de la vitamina C para reafirmar tu piel

Los cítricos contienen vitamina C, ideal para reafirmar tu piel.

La naranja es una fruta muy conocida por ser una fuente de vitamina C, que como indican los expertos de los National Institutes of Health «en el cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres».

Por ello es que se suele decir comúnmente que la vitamina C presente en las naranjas y los limones es el ingrediente antiedad por excelencia.

Existe evidencia científica que avala la actividad antioxidante de estos frutos cítricos. Entre ellos, podemos ver el artículo: Actividad antioxidante en diferentes frutos habituales en la dieta mediterránea, publicado en el 2005 por la universidad Miguel Hernández de Alicante.

Gracias a la vitamina C, vamos a poder absorber mejor el hierro y el calcio. Tiene un principal problema, y es que es hidrosoluble, es decir, la vitamina C se disuelve con el agua, con lo cual, la perdemos a través de la orina y necesitamos pues un suministro casi continuo.

La vitamina C es, además, un gran antioxidante capaz de cuidar de nuestras células y de protegernos frente a los temidos radicales libres que arrugan nuestra piel, previniendo el envejecimiento y favoreciendo además la síntesis de colágeno. En el artículo científico: Antioxidantes: perspectiva actual para la salud humana podemos entender estos procesos.

Lee: 8 síntomas que alertan de una deficiencia de vitamina C

2. ¿El ácido acetilsalicílico de las uvas, cerezas y aguacates?

Las uvas contienen ácido salicílico.

Aunque no está demostrado científicamente que sea efectivo, algunos afirman que si nos acostumbramos a consumir regularmente este tipo de frutas ricas en ácido salicílico, veremos como cada día va mejorando la belleza y la firmeza de nuestra piel. Podemos tomarlas de forma natural, en jugos o también, beneficiarnos de sus propiedades elaborando cremas caseras.

Ahora bien, ¿cuáles son las frutas más ricas en este elemento? Toma nota para que no falten en tu día a día:

  • Las cerezas.
  • Los aguacates.
  • Las mandarinas.
  • Las uvas rojas (tienen más taninos y, por tanto, más antioxidantes para nuestra piel).

¿De qué modo podemos beneficiarnos de estas frutas ricas en ácido salicílico?

El aguacate es una fruta muy nutritiva para reafirmar tu piel desde dentro.

  • Incluye uvas rojas en tu desayuno, recordando siempre consumirlas con piel, ya que es en esta parte donde se encuentran los mayores beneficios.
  • Consume cerezas siempre que puedas y cuando venga la estación. Basta con unas 10 al día, después de tus almuerzos. Además de reafirmar tu piel, son muy adecuadas para tratar el dolor de la artritis, según el artículo ‘Evaluación farmacológica de distintos extractos de los rabos de cereza (Prunus avium L.)‘, publicado en 2016.
  • El aguacate es maravilloso para nuestra piel porque además contiene gran cantidad de vitamina E. Pero, dado que contiene un elevado índice calórico, sería adecuado no consumir más de medio aguacate al día. También puedes prepararte adecuadas mascarillas faciales para dar firmeza a tu piel,  de las cuales te hemos hablado en más de una ocasión en nuestro espacio.

Lee: Desayunos sanos: ¿qué alimentos debes incluir?

3. Fresas y sandía, ¿estimulantes de colágeno?

Podemos tomar licuados de fresa y sandía para estimular la producción de colágeno.

El colágeno es una proteína que solo nos pueden aportar los organismos animales. No obstante, existen muchos alimentos que nos pueden ayudar a producirlo y a estimular su sintetización. Puedes consumir carne de res o de cerdo, puedes comer pescado o prepararte un postre con la siempre adecuada gelatina.

Aunque no está demostrada científicamente la relación directa con la estimulación del colágeno, también puedes beneficiarte de dos frutas que te pueden ayudar a conseguir esa firmeza en tu piel. Esto es debido a su riqueza en antioxidantes, agua y vitaminas, como veíamos en el artículo científico titulado: Actividad antioxidante en diferentes frutos habituales en la dieta mediterránea.

Fuentes de colágeno:

  • La sandía.
  • Las fresas.

¿Cómo podemos beneficiarnos de las sandías y las fresas?

  • Cada vez que venga la temporada de fresas y sandías, no dudes en consumirlas de forma natural o en ricos licuados. Estas frutas se cree que pueden actuar como mediadoras de la producción del colágeno (debido a la presencia de vitamina C). Además, nos van a ayudar a hidratar nuestra piel, dado su alto porcentaje en agua. Disfruta de ellas cuanto puedas.

Nota final

Comer fruta no es solo cuestión de equilibrar la dieta, sino de procurarle al organismo la mejor nutrición posible para poder tener, incluso, una piel radiante.

  • Zapata, P., Valverde, J. M., Guillén, F., Bailén, G., Castillo, S., Martínez-Romero, D., ... & Serrano, M. (2005). Actividad antioxidante en diferentes frutos habituales en la dieta mediterránea. Dept. Tecnología de Alimentos. España, Universidad Miguel Hernández.
  • Coronado, M., Vega y León, S., Gutiérrez, R., Vázquez, M., & Radilla, C. (2015). Antioxidantes: perspectiva actual para la salud humana. Revista chilena de nutrición42(2), 206-212.
  • Arbelaiz Sarasola, A. (2016). Evaluación farmacológica de distintos extractos de los rabos de cereza (Prunus avium L.) (Doctoral dissertation).