7 hábitos para prevenir el cáncer de mama

Para prevenir el cáncer es fundamental llevar una vida saludable. En este artículo te damos algunos consejos que ayudarán a que el riesgo de contraer esta enfermedad sea lo más bajo posible.

El cáncer es una enfermedad que afecta directamente la división celular, provocando que la zona del cuerpo afectada no funcione correctamente. El más común de los tipos de cáncer en las mujeres es el cáncer de mama, por lo que es importante tomar medidas preventivas.

Esta prevención es una tarea diaria con rutinas que puedes incluir sin problema. Algunos de los factores que determinan el desarrollo de esta enfermedad no pueden evitarse, como los hereditarios u hormonales. Otros son completamente controlables a través de un estilo de vida saludable.

¿Cuándo aparece el cáncer de mama?

Adenolipomas en la mama

Este tipo de cáncer aparece cuando las células del seno empiezan a crecer descontroladamente hasta formar un pequeño tumor.

La detección de este tumor la puedes hacer tú misma mediante una exploración manual de seno. Si sientes alguna bolita extraña, deberás acudir con tu médico para que te realice una mastografía.

Es importante que sepas que la presencia de bolitas en el seno no siempre implica cáncer mama. En algunas ocasiones son bolitas de grasa u obstrucciones no dañinas. Sin embargo, debes visitar al médico para determinar el problema real.

Te recomendamos leer: La anatomía de la mama

¿Cuándo debes adoptar los hábitos para prevenir el cáncer de mama?

Debido a que esta enfermedad puede aparecer en cualquier momento de tu vida, debes tomar precauciones cuanto antes. Si nunca te has realizado una exploración, hazla hoy mismo.

En caso de antecedentes de cáncer en tu familia, sea de mama o no, te recomendamos realizarte una revisión médica anual. Recuerda que la genética puede influir en su desarrollo.

Entre los hábitos que evitarán el desarrollo del cáncer de mama están:

1. Mantener un peso saludable

Bajar de peso

El exceso de grasa alrededor de tus senos es sinónimo de aumento de niveles de estrógeno. Claro que unos senos grandes resultan atractivos, pero debes asegurarte de que su tamaño se deba al músculo y no al exceso de peso.

La grasa excesiva desarrolla el ambiente perfecto para las células mamarias alteradas que puedan volverse malignas. Es muy importante controlar todos los aspectos de tu dieta para mantenerte en el peso exacto según tu estatura y morfología.

Además de llevar un régimen alimenticio sano, te recomendamos realizar ejercicios que activen la zona de los senos. Esto ayudará a quemar grasa y aumentar volumen de forma sana.

Visita este artículo: Estrógenos

2. Realiza deporte constantemente

Cualquier ejercicio que practiques reducirá drásticamente el riesgo de padecer cáncer de mama. Puedes elegir la actividad que desees siempre que la practiques por 30 minutos al día.

Si no tienes mucho tiempo, ni dinero para un gimnasio, ni equipos especiales, una simple caminata resulta buena prevención.

3. Cocina tus propios alimentos

Algunos alimentos que no se deben congelar

Los alimentos procesados y la comida rápida contienen químicos que alteran tus hormonas y pueden detonar el crecimiento desmedido de las células.

Al cocinar en casa te aseguras de limitar estos químicos si eliges productos frescos y de temporada. Además tendrás un mejor control de tu peso porque será fácil llevar una dieta baja en calorías, grasas y azúcar.  

Entre los productos que debes evitar destacan los enlatados. Cambia el atún de lata con vegetales de lata y mayonesa por un buen trozo de atún preparado con hierbas. Además de ser delicioso, es más sano y el costo no es excesivo.

4. Deja de fumar

El tabaquismo ocasiona una larga lista de problemas a la salud, incluído el cáncer de mama. Aunque sabemos que es uno de los hábitos más difíciles de dejar, debes encontrar la motivación para hacerlo.

Algunas personas lo usan como vía de relajación. Si es tu caso, apuesta por otras alternativas. Lo más sano para relajarte es meditar un poco o aumentar tu dosis de ejercicio diaria.

Esto último no solo reduce el riesgo de presentar los distintos tipos de cáncer, también mejora tu salud.

5. Consume legumbres con frecuencia

Cómo comer legumbres sin aburrirte

Los nutrientes que te proporcionan las legumbres son buenísimos para disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad. Al momento de organizar tu menú semanal, asegúrate de incluir un plato de frijoles con caldo.

Algunas personas han cambiado por completo la carne por las legumbres. Aunque estas últimas son una buena fuente de elementos nutricionales, siempre debe haber espacio para un corte magro en tu dieta.

Recuerda que algunos elementos requeridos por el cuerpo para su correcto funcionamiento solo están presentes en la carne.

6. Limita el tiempo que pasas sentada

Estar varias horas del día sentada aumenta tu riesgo de padecer enfermedades crónicas. Esto se relaciona en gran medida con la necesidad que tiene el cuerpo humano para estar en movimiento.

Si tu jornada laboral te obliga a estar sentada, al menos asegúrate de levantarte cada hora unos 10 minutos. Da un pequeño paseo o haz una rutina de sentadillas y estiramientos.

Este pequeño cambio significará grandes mejoras en tu salud futura.

7. Evita o limita tu consumo de hormonas

clínica de fertilidad

Ya que el cáncer de mama tiene gran relación con las hormonas, es importante que las evites si tienes antecedentes de esta enfermedad. Sabemos que las terapias con hormonas pueden usarse para lograr un embarazo, evitar un embarazo o sobrellevar la menopausia.

Sin embargo, es importante que converses con tu médico honestamente sobre tus riesgos. Averigua cuáles son tus alternativas antes de incluir hormonas en tu vida diaria. Esto se debe a que la combinación de estrógenos y progestina ha sido asociada con varios casos de cáncer y de mama.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar