7 hábitos que te ayudan a combatir el insomnio de forma natural

Carolina Betancourth 24 octubre, 2017
Mantener un horario fijo para irnos a la cama hará que nuestro organismo se acostumbre y adapte nuestros ritmos circadianos para evitar el insomnio y conseguir dormir las horas necesarias

El insomnio se ha convertido en uno de los males modernos y, aunque muchos lo pasan por alto, tiene relación con la aparición de otros trastornos de salud física y emocional.

Se produce cuando la persona tiene dificultades para conciliar el sueño, o bien, cuando sufre interrupciones durante el periodo de descanso.

Debido a que el organismo no consigue cumplir de forma óptima las funciones que lleva a cabo durante este tiempo, se presentan algunas reacciones que, poco a poco, reducen la calidad de vida.

Lo más preocupante es que muchos ignoran los efectos negativos que acarrea y, aunque lo padecen de forma recurrente, no toman medidas de control hasta sufrir alguna consecuencia significativa.

Si bien es cierto que muchos casos son leves y de carácter esporádico, es fundamental prestarle atención para evitar que tome ventaja.

Por fortuna, se puede combatir de forma natural, ya que la práctica diaria de algunos hábitos puede influir positivamente en la calidad del sueño.

¡Descúbrelos!

1. Consumir una cena ligera

Cena-Ligera

El consumo diario de una cena ligera, una o dos horas antes de ir a la cama, es fundamental para evitar interrupciones durante el periodo de descanso.

  • Saltarse esta comida principal puede producir molestias digestivas y sensación de hambre, lo que afecta el descanso.
  • Por otro lado, comer platos demasiado copiosos produce acidez y reflujo ácido, lo que también impide dormir bien.

Te recomendamos leer: 7 alimentos que debes evitar si sufres de reflujo ácido

2. Evitar el consumo de cafeína o estimulantes

Las bebidas estimulantes, como los energizantes o el café, contienen cafeína y otros compuestos químicos que pueden causar dificultades para conciliar el sueño en el horario adecuado.

  • Estas sustancias mantienen activo el cerebro y, por ende, inhiben la acción de los neurotransmisores que permiten descansar.
  • Es primordial limitar al máximo su consumo, sobre todo en horario nocturno.
  • En su lugar nos conviene consumir zumos naturales, infusiones o leche caliente.

3. Mantener un horario fijo

dormir-hora-fija

Mantener un horario fijo para dormir es uno de los hábitos que pueden facilitar el control del insomnio, en especial cuando este tiende a ser recurrente.

De este modo podemos acostumbrar al cuerpo a mantener su ritmo circadiano y, por ende, sentiremos deseos de dormir a la misma hora.

  • El horario debe ajustarse de tal forma que cumpla el tiempo de sueño adecuado (no menos de 7 horas sin interrupciones).
  • Implica, además, evitar cambios bruscos de horas en los días festivos o de descanso.

4. Hacer ejercicio regular

La práctica regular de ejercicio físico nos ayuda a mantener una producción óptima de serotonina, neurotransmisor que influye en la calidad de sueño.

Esto, además de su capacidad para aliviar el estrés y la depresión, hacen que sea ideal para el alivio de los episodios de insomnio.

  • Lo recomendable es dedicarle, por lo menos, 30 minutos al día, 3 o 4 días a la semana.
  • Puedes caminar o hacer cualquier ejercicio cardiovascular.
  • También te beneficia la práctica de entrenamientos combinados, de alto impacto.

5. Crear un entorno de sueño apropiado

entorno-sueño

El entorno en que dormimos tiene mucho que ver con la calidad de sueño. Aunque estamos acostumbrados a hacer muchas actividades en nuestra habitación, lo ideal es dejar este espacio exclusivamente para el descanso.

Es decir que, si acostumbras a trabajar o hacer otras actividades en este cuarto, lo mejor es que empieces a buscar otras alternativas.

  • Los computadores, televisores y otros elementos que producen distracción deben mantenerse en otros lugares de la casa.
  • Es importante revisar el ambiente del lugar, verificando que la temperatura sea regular y que sea silencioso y oscuro.
  • También hay que asegurarnos de mantener la cama limpia y cómoda.

6. Meditar

La meditación antes de dormir es una práctica reflexiva que, además de controlar la ansiedad y el estrés, contribuye a lograr una mejor calidad de sueño.

Esta terapia está recomendada sobre todo cuando el insomnio tiene que ver con trastornos emocionales o nerviosos.

  • Para su práctica es importante un entorno tranquilo, silencioso y alejado de cualquier posible distractor.
  • Lo ideal es combinarla con ejercicios de respiración para obtener más beneficios.

Lee también: Aprende a meditar brevemente para quitar las tensiones

7. Tomar infusiones que faciliten el sueño

valerian-tea

Hay una amplia variedad de plantas que, por sus propiedades, ayudan a relajar el cuerpo y la mente para garantizar un sueño reparador y profundo.

Estas, por lo general, se preparan en infusión y son un tratamiento alternativo a algunos medicamentos contra el insomnio.

Algunas recomendadas son:

  • Valeriana
  • Manzanilla
  • Tila
  • Melisa
  • Mejorana
  • Bolso
  • Menta
  • Lavanda

¿Estás teniendo dificultades para dormir? ¿No consigues descansar el tiempo adecuado? Si últimamente das vueltas en la cama y no consigues conciliar el sueño, pon en práctica los hábitos recomendados y dile adiós a este problema.

 

 

Te puede gustar