7 ideas para decorar un jardín pequeño

Paula Heidemeyer · 8 febrero, 2019
Si tienes tu jardín desaprovechado porque piensas que es muy pequeño, dale la vuelta y comprueba con estas magníficas ideas cómo puedes sacarle el partido que se merece.

Decorar un jardín pequeño puede ser tan divertido como si tuvieras uno amplio. La cuestión está en saber aprovechar lo que se tiene y buscar ideas simples, pero capaces de aportar bellos resultados. En otras palabras, todo depende del enfoque.

Si conoces bien las características del espacio, te será mucho más fácil aprovecharlo. Y aunque esto pueda parecer una cuestión obvia, hay muchas personas que, por no tener en cuenta las medidas del espacio, introducen elementos inadecuados que, al final, solo consiguen reducir el espacio.

¿Cómo decorar un jardín pequeño?

Si eres amante de las plantas, flores y de todo lo que brota de la tierra, necesitas en casa tu pequeño jardín o huerto. Además, si quieres disfrutar de los días soleados a partir de ahora, presta atención y toma nota de estas ideas fantásticas para darle un toque diferente a tu jardín.

Puedes convertir ese rincón que quizá creías que no tenía muchas opciones, en un jardín pequeño muy acogedor.

  • En primer lugar, tienes que definir qué estilo deseas seguir. Existen muchos tipos de jardines, por ejemplo rústico, minimalista o zen.
  • En segundo lugar, selecciona los materiales y los colores de los mismos para crear un esquema decorativo armonioso.

Jardines verticales

Son una buenísima opción cuando no cuentas con mucho espacio. Consiste en ampliar el espacio de manera vertical utilizando paredes o soportes de techo.

  • Puedes utilizar diferentes materiales. Vigas, estacas o estantes de madera para crear unas escaleras pegadas a la pared y en ellas colocar las plantas.
  • Por otro lado, puedes hacerte con una enredadera. Estas bonitas plantas son muy resistentes y crecen rápidamente. Además, cubren nuestras paredes dándoles un aspecto muy natural, como de  espacio al aire libre.
  • De la misma familia y buscando el mismo efecto, puedes conseguir plantas trepadoras, como el jazmín, la yedra o la buganvilla. Con unas pequeñas guías, conseguirás un jardín vertical precioso y sin tener que recurrir a muchos materiales.

Pared frondosa con plantas en jardineras y macetas.

Tipo de vegetación

Si eres aficionado de la jardinería, sabrás que hay una grandísima variedad de árboles, flores, arbustos y plantas que puedes colocar en nuestro hogar. Sus colores alegran y convierten un pequeño espacio en algo maravilloso.

Para conseguirlo, hay que saber bien qué tipos de vegetación es las que más conviene según la zona donde vives. Si no sabes por cuáles decidirte, te dejamos algunas ideas. 

  • Plantas trepadoras. Anteriormente citadas, son perfectas para cubrir nuestras paredes, vallas, muros o pérgolas. El efecto visual es precioso.
  • Tapizantes o césped artificial. Si no quieres regar continuamente y estar preocupado por el estado del césped, puedes adquirir césped artificial. Es más económico y tiene muy buenos acabados.
  • Árboles ornamentales. En los viveros tienen árboles que son prácticamente de decoración. Son de un trato sencillo y no requieren muchos cuidados especiales. Eso sí, hay que tener cuidado con el tamaño del árbol si se tiene un jardín muy pequeño.
  • Cactus y suculentas. Estas plantas son muy resistentes y tienen aspectos muy llamativos que quedan muy bien en varios tipos de decoración.

Es importante preguntar a profesionales o documentarse bien respecto a las plantas, ya que muchas pierden su belleza en los meses de invierno o, por el contrario, en primavera u otoño.

Mobiliario de terraza

Si tienes el sitio suficiente para colocar unas mesas o sillas, no te excedas en su tamaño. No lo recargues de elementos porque podría perder el efecto de ser un lugar de reposo y descanso.

Lo ideal es ser consciente y saber para qué quieres utilizar tu jardín. También ten en cuenta de qué material están hechos esos muebles, ya que en verano no es lo mismo que sean de plástico, madera o acero.

Además, con el paso del tiempo, el sol, el viento y la lluvia harán que se estropeen si no son de muy buena calidad. Busca algo que te guste y que sea de calidad media. Si ya cuentas con unos antiguos muebles de jardín, puedes darles una mano de pintura para darle un toque diferente. Combina cojines para las sillas y manteles coloridos. 

Prestar atención a la tierra

Puede ser que adquieras una tierra que no te sirva para plantar la vegetación elegida. Tienes que comprar una buena tierra para que las flores, arbustos y plantas tengan sustratos y nutrientes suficientes para desarrollarse correctamente.

A la hora de plantarlas, debes dejar un espacio prudencial entre una y otra, ya que aunque no lo veas, las raíces se expandirán rápidamente.

Se pueden hacer lámparas caseras con botellas.

Una buena iluminación

Al igual que ocurre con el interior del hogar, uno de los aspectos más importantes que debes considerar para que sea más encantador es el tipo de iluminación. A día de hoy, se pueden encontrar maravillosas lámparas que decoran y alumbran el jardín y ofrecen unos acabados de ensueño.

Los elementos de luz harán que puedas disfrutar de este espacio durante más tiempo. Utiliza bombillas de bajo consumo, lámparas en la pared o guirnaldas aptas para el exterior para iluminar los puntos que desees. También puedes instalar focos detrás de setos o arbustos para que creen el efecto de profundidad.

Opción minimalista

Si buscas un acabado igual de bonito pero sin que te exija tanto trabajo, puedes optar por una decoración minimalistaConsiste en utilizar grava de colores, piedras de río, piedras volcánicas o tablones de madera, entre otros, para cubrir el suelo. El cambio será instantáneo. También puedes comprar macetas y plantar cactus que no necesitan mucho cuidados.

Utiliza materiales reciclados

Para decorar un jardín pequeño puedes utilizar materiales reciclados.

Aunque no lo sepas, es posible que en casa ya tengas algunos materiales muy valiosos para decorar tu jardín. Puedes utilizar los tarros de conserva para hacer terrarios o plantar flores.

Además, puedes hacer centros de mesa con algún bol antiguo, decorar con velas o colgar platos antiguos en los muros. Esto le dará un toque rústico a tu jardín pequeño. Si tienes palés, puedes usarlos para hacer las estructuras para unas jardineras, hacer una mesa o usar las tablas para un jardín vertical.

Ya no tienes excusa para no intentar darle vida a tu jardín pequeño. ¡Anímate y ponte manos a la obra!