7 increíbles motivos para comer mango

Gracias a su gran aporte de fibra, el mango es una fruta muy adecuada para nuestra salud digestiva. Asimismo, sirve para mantener el tránsito intestinal en orden.

¿Qué piensas cuando te hablamos de comer mango? La mayoría de las personas suelen pensar en una fruta dulce que pueden comer de diversas formas. Lo que nunca les pasa por la mente es la idea de que comerlos trae un tremendo beneficio a su salud.

Algunos lo llaman el rey de las frutas; otros, en tanto, lo consideran la fruta caribeña por excelencia. Da igual cómo lo veas, los beneficios del mango son muchos como para pasarlos por alto. Por esa razón, aquí van los principales motivos por los que deberías comer mango más a menudo.

7 beneficios de comer mango

1. Mejora tu salud digestiva

Los mangos son una excelente opción cuando se trata de paliar problemas de indigestión o acidez. Las enzimas digestivas que contiene esta fruta ayudan a promover la digestión natural y la hacen más eficiente.

Al ser rico en ingredientes bioactivos como ésteres, terpenos y aldehídos, contribuye a mejorar el apetito y también la función del sistema digestivo. Por esto, resulta una buena alternativa en la dieta de los niños.

2. Previene el cáncer y mejora la salud del corazón

Los mangos tienen altas cantidades de pectina, una fibra dietética soluble que contribuye eficazmente a bajar los niveles de grasas en la sangre. 

Aunque suene poco creíble, el comer mango y disminuir el riesgo del cáncer del tracto gastrointestinal son cosas que van muy de la mano, dada la presencia de polifenoles en este alimento. Se trata de sustancias químicas que contribuyen a disminuir el avance de células cancerígenas en colon y mamas.

El mango, al igual que otras frutas, es considerado básico para la preparación de medicinas artesanales dentro de las comunidades indígenas de varios países tropicales.

Lee también: 5 signos de que estás comiendo demasiada fibra

3. Favorece el aumento sano de peso

Comer mango con cierta regularidad es una de las maneras más efectivas de subir de peso con rapidez. Esto es muy útil para las personas que tienen problemas para llegar a su peso ideal.

Apenas 150 gramos de mango tienen casi 86 calorías, que pueden ser absorbidas fácilmente por tu organismo. Además, los mangos contienen almidón que se transforma en azúcar, la cual te da energía completamente natural.

Una buena opción es preparar un licuado de mango.

Ingredientes

  • ½ mango pequeño.
  • 1 vaso de leche (200 ml).

Preparación

  • Pela el mango, trocéalo y ponlo en el vaso de la licuadora junto con la leche.
  • Procesa hasta conseguir una bebida homogénea.
  • Si quieres algo fresco, puedes añadir un par de hielos.  

4. Reduce las señales de envejecimiento

Comer mango te ayudará a tener un rostro con brillo saludable, al tiempo que aclara y elimina las manchas causadas por el sol o el acné. Esto se debe a que estas frutas son ricas en vitamina A y vitamina C.

Estas dos vitaminas se encargan de favorecer la producción de colágeno. Para obtener estos beneficios, solo debes incluir un mango pequeño a tu dieta de manera regular.

5. Fortalece tu sistema inmunitario

Al igual que ocurre con las zanahorias, los mangos son ricos en betacaroteno. Este elemento del mango ayuda a potenciar el sistema inmunitario del organismo y hacerlo impermeable a las bacterias y las toxinas.

Cuando consumes la cantidad adecuada de betacaroteno y vitamina A, se forma una capa antioxidante que lleva a tu sistema inmunitario a su máxima capacidad. Así, te brinda protección adicional contra los radicales libres dañinos para tus sistemas internos.

6. Previene y controla la diabetes

Comer mango es un gran remedio natural contra la diabetes, siempre que no te excedas. Seguro has escuchado que los diabéticos deben evitar a toda costa esta deliciosa fruta, pero no hay nada más alejado de la realidad.

Aunque es cierto que esta fruta es muy dulce, si la consumes en pequeñas cantidades te ayudará a controlar la diabetes. Esto se debe a la fibra que contiene y a que sus azúcares son completamente naturales.

Nuestra recomendación es que lo incluyas en pequeñas porciones, una o dos veces a la semana. Otra opción para regular tus niveles de glucosa es tomar agua de hojas de mango.

Ingredientes

  • 15 hojas de mango
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Procedimiento

  • Coloca las hojas de mango dentro del vaso de agua.
  • Deja reposar toda la noche.
  • Por la mañana, retira las hojas y bebe el agua en ayunas.

Te puede interesar: 5 frutas fabulosas para equilibrar tus niveles de colesterol. ¡Pon color y salud a tu dieta!

7. Comer mango combate la anemia y te ayuda en el embarazo

¿Sabes qué tienen en común la anemia y el embarazo? En los dos casos necesitas consumir la cantidad apropiada de hierro. Al ser rico en hierro, el mango es ideal para prevenir la anemia, ya que este mineral es una de las bases que componen la sangre.

En el caso de las mujeres embarazadas, el pequeño ser que llevan en su vientre requiere de suficiente hierro para la correcta puesta en marcha de sus órganos internos, por lo que se les suele recomendar tomar tabletas de hierro. El problema es que estas tienen un sabor metálico y no a todas les gusta; si es tu caso, piensa en añadir un buen batido de mango y espinacas.

Aprovecha la temporada de mango para comerlo

Sabemos que comer mango todo el año es imposible. Por eso, es aconsejable incluirlo en tu dieta cuando sea temporada para aprovechar todos sus nutrientes. Tan solo recuerda no consumir más de una pieza al día y hacer suficiente ejercicio para controlar la energía que aporta.