6 malos hábitos que debes evitar si no quieres que tus senos se caigan

Daniela Echeverri Castro·
30 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica María Vijande al
27 Marzo, 2019
¿Sabías que el sedentarismo y la falta de actividad física también influyen en la caída de los senos? Te contamos todas las claves para mantener tus pechos firmes en el próximo artículo.

Para evitar que tus senos se caigan, hay algo muy importante que debes saber. La ptosis mamaria o caída gradual de los senos es un proceso natural que se produce por la pérdida progresiva de la elasticidad de las fibras de la piel. 

No es un problema médico, pero afecta desde el punto de vista estético, en especial cuando se desarrolla desde edades tempranas. El efecto de la gravedad, los cambios durante el periodo de lactancia y las continuas subidas y bajadas de peso son factores determinantes en su aparición.

Sin embargo, existen algunos hábitos que, dado que suelen ser recurrentes, influyen en el deterioro de las estructuras que sostienen el seno desde el interior.

Profundicemos.

¿Cómo prevenir que tus senos se caigan?

Para prevenir o evitar que tus senos se caigan es necesario que prestes atención a tus hábitos y los modifiques en ciertos aspectos.

1. No fumar

mujeres que fuman

El consumo de cigarrillos no solo acarrea consecuencias negativas en la salud de los pulmones y el corazón, sino que también ocasiona un deterioro de la piel.

De hecho, según afirma la Clínica Mayo, fumar ejerce una función vasoconstrictora que impide el correcto flujo sanguíneo y evita que la piel se nutra y oxigene. Esto, a su vez, provoca arrugas prematuras.

2. Equivocarse en la talla del sujetador

Usar un sujetador de una talla inadecuada es un hábito que, aunque parece inofensivo, puede facilitar la pérdida de la firmeza de los senos. Si bien están elaborados con materiales flexibles que se adaptan con facilidad al cuerpo, un mal ajuste aumenta la tendencia a la flacidez. 

Al igual que en caso anterior, un sujetador excesivamente apretado puede impedir que el flujo sanguíneo fluya correctamente, lo que afectaría directamente a la zona de los pechos.

3. Tener una postura corporal apropiada

mala-postura

Mantener una mala postura corporal incrementa el dolor de espalda y, por si fuera poco, afecta a la estética del cuerpo.

Si te fijas bien, una postura erguida da una imagen de pecho más levantado. Por el contrario, una posición en la que los hombros se encuentran caídos exponen todo lo contrario: unos senos más caídos de lo normal. 

Por ello, es recomendable que cuides tus posturas, tanto si estás en casa como si estás en el trabajo o con amigos.

No te pierdas: Yoga para aliviar el dolor de espalda

4. Llevar un estilo de vida activo

Tener un estilo de vida sedentario implica muchos efectos negativos tanto en el interior de cuerpo, como en sus rasgos estéticos. La inactividad incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, así como la mortalidad asociada, según afirma la Fundación Española del Corazón.

Por otro lado, dado que se descuidan los músculos, con el paso del tiempo es común que los senos pierdan su firmeza y elasticidad. Por eso, hay muchos ejercicios y rutinas de entrenamiento que están diseñados para fortalecer esta zona en especial.

5. Olvidar el uso de protector solar podría favorecer que los senos se caigan

Protector solar

Según expone la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), las radiaciones solares pueden producir manchas, melanomas y, por supuesto, arrugas. Esto podría afectar a la zona del pecho al inferir en la calidad de la piel, provocando con antelación que los senos se caigan.

Por eso, es muy importante usar un buen protector solar, especialmente en aquellos momentos en los que una vaya a pasar mucho tiempo de exposición al sol.

6. Adoptar dietas “milagro”

Los planes de alimentación estrictos, también conocidos como “dietas milagro”, afectan de forma significativa la salud muscular y de la piel.

Por lo tanto, adoptarlas incrementa considerablemente el riesgo de tener pechos caídos antes de tiempo. Esto se debe a que son dietas que suelen implicar deficiencias nutricionales, lo cual podría provocar cambios bruscos de peso y pérdida de músculo magro.

Es primordial mantener una nutrición adecuada y completa, la cual incluya fuentes saludables de:

  • Ácidos grasos esenciales
  • Vitaminas
  • Minerales
  • Proteínas
  • Fibra
  • Antioxidantes

Te puede interesar: La dieta mediterránea mejora la memoria

Sé responsable y presta atención a tus pechos

Muchas mujeres jóvenes, ante la perspectiva de tener unos senos caídos, piensan a futuro. No son conscientes de que los hábitos de hoy serán las consecuencias del mañana. Por ello, es muy importante adoptar cuanto antes medidas saludables que favorezcan la salud del cuerpo en general y del pecho en particular.

Además de las claves aquí descritas, es fundamental acudir al ginecólogo una vez al año y someternse a un examen de mamas. De esa forma, se evitará cualquier tipo de problema de la forma más sencilla: mediante la prevención.

  • Clínica Mayo. https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/quit-smoking/expert-answers/smoking/faq-20058153
  • Fundación Española del Corazón. https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/falta-ejercicio-sedentarismo.html
  • Asociación Española contra el Cáncer. https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/prevencion/evita-exposicion-sol/bronceado-artificial